Asensio toma el mando

Luis de la Fuente le recetó a varios jugadores jarabe de banquillo contra Australia para buscar una reacción tras el empate en la primera jornada contra Egipto (0-0). Hubo hasta cinco cambios (dos de ellos obligados por las lesiones de Mingueza y Ceballos) y dos fueron grandes sorpresas: Merino y Asensio. Tercer y cuarto capitán del equipo…

En el caso del mediocentro de la Real Sociedad, el seleccionador fue radical (único jugador de campo descartado por decisión técnica) pero a Asensio le dio la oportunidad de reivindicarse: salió en el minuto 68, con España atascada en los metros finales (0-0).

Al sentar a un futbolista de tanto peso en el equipo, existe la opción de la reacción en ambas direcciones, positiva o negativa. En el caso del balear, su entrada en el campo fue inmejorable: motivado, participó en casi todas las acciones de ataque y le cambió la cara a España. Actuó por la banda derecha, desde donde aportó verticalidad, desbordes y centros. Colocó hasta tres envíos peligrosos en zonas de remate y fue el último de ellos el que Oyarzabal acarició a gol con su cabeza. Un tanto que evitó una situación dramática para España.

Los tres puntos son vitales, aunque casi tan importante para De la Fuente es haber enchufado en el momento adecuado a un futbolista de tantísimo nivel. “¡Es que es muy bueno! Tengo predilección por él, es diferente”, explicó el seleccionador en una entrevista concedida a AS antes del comienzo del campeonato, cuando fue preguntado por los motivos de su convocatoria a pesar de que no había estado en la Eurocopa Sub-21 en la que se logró el billete. Consciente del rendimiento que puede dar, De la Fuente buscó que Asensio se rebelara tras su suplencia. Ahora mismo el seleccionador no contempla un escenario sin el madridista dentro del campo en los momentos clave del campeonato. Pretendía una rebeldía positiva que consiguió.

Grecia 2015

Pocos entrenadores conocen tanto a Asensio como De la Fuente. El seleccionador le tuvo a sus órdenes en 2015, en la Eurocopa Sub-19 que conquistó La Rojita en Grecia. Aunque de forma diferente, los focos también apuntaban a Marco en aquel torneo, porque unos meses antes el Madrid le había fichado procedente del Mallorca. Igual que ha ocurrido en Tokio, le costó arrancar. Dejó una fase de grupos discreta y destapó el tarro de su clase en semifinales, contra Francia: hizo un doblete decisivo.

De la Fuente sabe que Asensio va de menos a más en estos torneos, especialmente a estas alturas de temporada. La puesta a punto en un jugador tan explosivo lleva tiempo. La lesión de Ceballos, el líder de este grupo, le obligó a ‘pellizcar’ al balear para que diera un paso al frente. Lo entendió, reaccionó y ahora reclama galones para el decisivo encuentro de este miércoles ante Argentina (13:00, La1).

Un ogro antes de la final

España-Portugal, un clásico en categorías inferiores que esta vez sirve para seleccionar al primer finalista de la Eurocopa Sub-21. El ataque más temible frente a la mejor defensa. España sólo ha encajado un gol en este torneo y dos en 14 partidos si se suma la clasificación. Portugal lleva once en cuatro encuentros en el campeonato (2,75 de media), algo que no es casualidad porque en la fase de clasificación promedió 2,9 (29 en 10 partidos). Viene de marcarle cinco a Italia en cuartos de final. Palabras mayores.

De la Fuente tiene una ausencia vital en defensa: Guillamón se lo pierde por sanción. Eso moverá a Mingueza al centro y entra Óscar Gil en el lateral derecho. En la izquierda está la gran duda: Pedrosa llega, pero muy justo: puede entrar Miranda. Villar y Puado serán las otras novedades con respecto al equipo que jugó ante Croacia.

Portugal, por su parte, perdió por COVID a Correia (Valencia) y Trincao (Barça) en la semana previa, pero aun así presenta una lista temible: Florentino, Vitinha, Vieira… Jugará de tú a tú a España.

Estas generaciones se han cruzado en los últimos años. En 2016 Portugal se llevó la Eurocopa Sub-17 al derrotar a España en la final, en la generación de los nacidos en 1999. Nueve de aquellos campeones juegan hoy. En 2019, la generación del 2000 se vengó en Sub-19: derrotó a Portugal en la final. Su ciclo empieza en septiembre, pero lo han adelantado: Portugal tiene a ocho nacidos a partir del 2000 y España a nueve. Muchas cuentas pendientes que saldar en un partido que vale una final.

Claves

Álvaro Fernández: El portero español lleva un torneo sobresaliente. Uno de los líderes del vestuario, debe ser el jefe en defensa sin Guillamón. Su personalidad y seguridad, claves para frenar a Portugal.

Velocidad: Primer partido del torneo en el que España juega ante un rival que no se va a cerrar. Con espacios, es momento de aprovechar la velocidad de jugadores como Puado o Bryan Gil.

Salida de balón: España pierde salida desde atrás con la ausencia de Guillamón. Mingueza y Cuenca deben asumir más riesgos y Zubimendi tendrá que ayudar atrás.

Posesión: Las dos selecciones disfrutan con balón y sufren sin él. Quien mejor sepa gestionar las fases en las que el rival le someta tendrá mucho ganado.

Acierto: Portugal es letal arriba y España necesita demasiadas ocasiones para marcar. La Rojita debe afinar la puntería porque tendrá poco margen de error.

Ases a seguir

Zubimendi: Su partido ante Croacia fue imperial. Si él está bien, España manda en los partidos. Tener hoy la pelota es más de medio partido.

Mota: El killer de Portugal llega muy enchufado a este partido después de conseguir un doblete en media hora contra Italia.