Koeman reprende a los jóvenes

Si por algo ha destacado Ronald Koeman desde que está en el banquillo del FC Barcelona es por su apuesta innegociable por los jóvenes. Pero esa juventud también exige un peaje, que, según el entrenador, hoy ha podido pagar muy caro el equipo.

Se le ha visto muy enfadado en algunos momentos del partido

La segunda parte hemos estado menos concentrados y hemos cometido muchos errores. Hemos bajado el ritmo del balón y nos hemos complicado la vida con el 3-2. Es innecesario. No podemos bajar el ritmo. Tenemos que aprender.

Con Mingueza ya tuvo sus primeros desencuentros en su lesión…

Sí. Mingueza se lesiona, se va fuera del campo y duró demasiado en la banda. Tenía que saber si podía seguir o no. Oscar nos dijo que podía seguir. Hay que aprender, tanto los médicos como el jugador. No puede ser.

¿Y la bronca en la segunda parte?

Es un poco exagerada mi postura con él. Está haciendo una gran temporada. Debe aprender que ser jugador en el Barça hay que estar siempre en todos los partidos. Tampoco Pedri ha estado a su nivel hoy. El cambio no ha sido por enfadarme, sino porque quería darle minutos a Umtiti. Pero es evidente que ni Araújo ni Óscar han jugado bien. Mingueza no se puede ir tanto a la banda cuando jugamos con tres. Ya he hablado con él y está todo solucionado, ningún problema.

¿Y el cambio de Piqué?

El cambio estaba previsto porque venía cansado de jugar toda la la final.

¿Se sienten favoritos?

No somos más fuertes que los otros tres equipos. También están en un buen momento. Todos tenemos partidos complicados. No se decidirá hasta la última jornada.

¿Ha cambiado su opinión sobre la Superliga después de las declaraciones de Laporta y el comunicado del club?

Ya dije que yo soy solo entrenador, no la persona que dice el futuro de este club. El presidente busca lo mejor para el club.

¿Cómo está viendo a Messi?

La decisión está en sus manos. No te voy a decir si he hablado con él sobre su futuro. Él sabe que lo necesitamos.

Cumbre Koeman-Pjanic

Ronald Koeman no está dejando ni un cabo suelto. El técnico holandés confirmó hoy en rueda de prensa que se reunió con Miralem Pjanic, tras las declaraciones del futbolista a un diario italiano sobre su situación en el equipo blaugrana, donde se quejaba por la poca continuidad que estaba teniendo en este inicio de temporada.

Koeman prefirió coger el toro por los cuernos y evitar intermediarios, hablando directamente con Pjanic para intentar aclararle su situación. Para empezar, el técnico holandés no quiso poner más leña al fuego y le aseguró que no tenía ninguna queja de su actitud en el campo, si no todo lo contrario, ya que le gustaba que los jugadores que no eran titulares tuvieran ese punto de rebeldía, innegociable para revertir esa situación. Le recriminó, eso sí, que hubiera utilizado los medios de comunicación para expresar sus quejas y no haberse dirigido antes al entrenador.

El técnico holandés, en un tono muy conciliador, le explicó que tenía su total confianza, que la temporada era muy larga y que estaba convencido que al final sería un jugador importante para el equipo, pero que a día de hoy había jugadores que estaban aportando más rendimiento al grupo. Le pidió un poco más de paciencia y que no desfalleciera, que siguiera trabajando en los entrenamientos con la máxima intensidad. También le recordó que empezó la pretemporada un poco más tarde que el resto de compañeros por culpa de la COVID 19 y que esa circunstancia le obligó a empezar el curso en desventaja con respecto al grupo.

Pjanic recibió los consejos de Koeman con profesionalidad, consciente que todavía no se ha visto el jugador que deslumbró en la Juventus, pero que con trabajo y esfuerzo muy pronto volverá a reencontrarse con su mejor nivel.