El PSG se involucra de lleno para fichar a Sergio Ramos

La decisión de Sergio Ramos va a ser oficial en las próximas semanas. Su renovación con el Madrid sigue encallada y ninguna de las dos partes se mueve de su postura. El club no mejora su oferta (un año más de contrato y el sueldo que percibe actualmente con un 10% de rebaja salarial) y el capitán, cuyo objetivo es seguir de blanco, pide una temporada más. El problema es que se acaba el tiempo y nadie encuentra una solución. Quedan menos de dos semanas para que acabe la Liga y mes y medio para que finalice el vínculo entre Ramos y el Madrid.

A todo esto, grandes clubes se acercan al entorno del jugador para conocer su situación de primera mano y preparar una oferta de cara a las próximas semanas. De momento, no ha habido ningún ofrecimiento en firme, pero el capitán es sabedor del interés. El que parece más volcado en contratarlo es el Paris Saint-Germain y los guiños entre ambos son constantes.

Ramos ya aviso en enero a Florentino en la famosa reunión que ambos mantuvieron en Elche la noche antes de un partido de Liga el pasado 30 de diciembre, tal y como informó Josep Pedrerol en El Chiringuito de Jugones. «El PSG me ha contado que harán un equipazo conmigo y con Messi«, le aseguraba el central al presidente. Aunque la contratación del argentino parece difícil, la del camero si es posible. De hecho, Pochettino abrió la vía en rueda de prensa hace unos días.

«¿Sergio Ramos al PSG? No voy a responder porque cualquier cosa podría ser malinterpretada… Sergio es actualmente jugador del Real Madrid. Pero lo que puedo deciros es que, como cada equipo, todos queremos mejorar algunas posiciones”, aseguraba el entrenador. Cabe recordar que el equipo francés lleva un par de temporadas con necesidad de reforzar la defensa y ven ahora ven en Ramos un candidato ideal por precio y experiencia, aunque también siguen los pasos de su compañero Raphäel Varane.

El capitán del Real Madrid también ha alimentado los rumores a través de redes sociales. En un mismo día comenzó a seguir a varios futbolistas del PSG en Instagram, un gesto que muchos aficionados entendieron como un primer paso para entablar relación con ellos.

Otro de los aspectos que puede ser definitivo para ver a Ramos en el PSG es la renovación de Neymar. El brasileño se comprometió a alargar su contrato con ellos a cambio de, además de un buen salario, un proyecto ganador a corto y medio plazo, petición que la directiva está dispuesta a cumplir.

La relación entre Ney y Ramos es muy buena. A ambos los ha vestido la misma marca durante mucho tiempo, Nike, antes de que el delantero se marchase a Puma. Además, se han intercambiado piropos en los últimos años. El brasileño aseguró en 2019 que el sevillano ha sido el central más complicado al que se ha enfrentado. En redes sociales también intercambian mensajes. De hecho, cuando la estrella del PSG anunció su renovación en Instagram, Ramos lo celebró comentando la publicación con emoticonos de aplausos en lo que muchos consideraron un nuevo gesto de su acercamiento a París.

A pesar de todo, la intención de Sergio sigue siendo continuar en el Real Madrid. El capitán quiere terminar su carrera en el Bernabéu y sabe que Florentino está preparando un proyecto ganador del que quiere formar parte. Esperará hasta el final para tomar una decisión, y todo apunta a que será entre dos opciones: Madrid o PSG.

El Madrid va hasta el final

Hace tiempo que el Madrid debería estar muerto. Elijan la causa porque valen casi todas: el agotamiento (50 partidos mal repartidos), el desánimo (llegó a perder de vista al Atlético) o la inanición (un monogoleador). Pero nadie persigue tan bien como él. Está en el acta fundacional del club. También en el himno y compete a veteranos y noveles. Ayer, con más de los segundos que de los primeros, liquidó a un Granada que mira ya a las vacaciones con el curso aprobado en España y cerca del sobresaliente en  Europa. Fue un triunfo sin replica, incluso desde el punto de vista físico. A estas alturas, las endorfinas le pueden a los isquios. Lo puede explicar bien Modric, jefe del partido después de haberle dado dos vueltas al cuentakilómetros.

Si miraron a la derecha, Marvin. Si lo hicieron a la izquierda, Miguel Gutiérrez. Los laterales de tercera instancia. Y cinco sub-23 en el once que debía mantenerle con vida en la Liga. La nueva normalidad de un equipo que le sigue dando carrete a la persecución. El Camiseta Real Madrid barata ha construido buena parte de su grandeza con un comportamiento de aldea gala: resistir es ganar. Y así anda, como si no pasaran los años. A Los Cármenes salió como si de verdad creyese que aún todo es posible, como si el Atlético no le hubiese ganado a la Real, como si no hubiese existido el pleito del brazo incorrupto de Militao, alargando mucho el viaje de sus cohetes por las bandas, Rodrygo y Vinicius, y con Kroos sentado en la grada. Quedó claro que el plan era salir pitando, descolocar al Granada, aun a costa de perder el caudillaje del alemán.

La ‘cuchara’ de Miguel Gutiérrez
El Granada, que en el autobús que le llevaba al estadio confirmó que no volverá a Europa el próximo curso, apretó poco. Fue evidente que no sentía frío ni calor, porque de esa carnicería del descenso se libró ya hace unas cuantas jornadas. Le faltó ese empeño que le ha tenido en las alturas durante buena parte de la temporada, aunque podrá justificarse sobradamente con las bajas, tan numerosas y significativas como las del Madrid.

El equipo de Zidane fue pronto al grano. Primero con un cabezazo de Benzema en el que todos merecieron medalla: Rodrygo como asistente, el francés como rematador y Ruis Silva como barrera. El Granada no atendió al aviso y de inmediato se vio por debajo en el marcador. El gol fue un canto a la cantera, la única planta que más crece cuanto más yermo es el terreno. Miguel Gutiérrez se abrió paso en la izquierda y se sacó un pase de cuchara a Modric que el croata tramitó con la izquierda sin demasiado ángulo. La asistencia tuvo tanto de precisión como de atrevimiento. En el mejor Marcelo no hubiera extrañado. En un chaval de 19 años que jugaba su primer partido como titular causó un esperanzador asombro. El tanto acomodó aún más al Madrid porque el Granada no encontró a Puertas ni a Machís y menos aún a Fede Vico o Jorge Molina. El once de Diego Martínez tenía pretensiones ofensivas, con tres mediapuntas y un nueve de referencia, pero en el fútbol, a menudo, no se caza más por llevar más munición.

Un suspense efímero

En cualquier caso, alcanzada la ventaja, el Madrid moderó el discurso. Utilizó la pelota como escudo y consiguió que nada sucediese cerca de Courtois hasta que metió el segundo zarpazo, antes del descanso. Rodrygo sacó ventaja de una disputa ganada por Marvin y fue buscándose el hueco en el área hasta que asomó. Su disparo cruzado fue inapelable. Tiene menos cascabeles que Vinicius, pero su temple en el área es notablemente superior. Una lástima esa frialdad que afea mucho sus virtudes.

En la segunda mitad el Granada dejó su papel de oyente y el Madrid se puso en automático tras un rápido cálculo de la paliza del viaje de vuelta y lo cerca que anda San Mamés. Y los cambios de Diego Martínez tuvieron más efecto que los de Zidane, cuya intención era masajear al equipo. Soro y Suárez le dieron presencia ofensiva al Granada. El colombiano pifió un remate asomado a la linea de gol, pero el segundo lo enganchó de lleno y el rechace de Courtois le sirvió a Jorge Molina para poner el partido al alcance de los suyos. Duró un suspiro, lo que tardaron Odriozola en aplicar un trallazo a una cesión de Hazard, obligado al centro tras un mal control, y Benzema en aprovechar una salida estrafalaria de Rui Silva. Fue el último servicio del francés, al que de inmediato se guardó Zidane. Es un metal precioso. Y el Madrid se marchó de Granada dejando un mensaje repetido a lo largo de su historia: acabará esta Liga en Cibeles o en Little Bighorn.

Dardo de Thiago Silva al PSG

Thiago Silva se mostró exultante tras la victoria del Chelsea ante el Real Madrid y aprovechó para mandarle un dardo envenenado a su antiguo equipo: el PSG. Cabe recordar que el club parisino decidió prescindir de él y posteriomente de Thomas Tuchel. Hoy, meses después, el club londinense, con ambas figuras como protagonistas, se ha clasificado para la final, mientras que su ex ha caído en las semifinales.

«Tuchel es especial para nosotros. Desafortunadamente el PSG no logró hacer su trabajo, fue algo muy triste para mí. La llegada de Tuchel aquí ha cambiado muchas cosas. Lo merecíamos y aquí estamos. Esto no es una revancha en comparación con el PSG. Ellos tomaron la decisión de dejarme ir y echar a Tuchel. Es difícil de explicar, pero es su elección… Fue algo muy triste para mí, pero lo importante es que estamos aquí con el Chelsea», reconoce el central en los micrófonos de RMC Sports.

Desde luego, Tuchel es un técnico que ha sido capaz de sacar lo mejor de él. Por ello, volvió a elogiarle: «Fue un partido difícil, sufrimos, pero controlamos bien la segunda parte. Todo lo que dijimos, lo logramos. Tuchel nos ha aportado mucho: jugar bien en el campo, mantener la calma… Los jugadores lo han entendido. Para jugar bien hay que aprovechar los recursos. Tenemos gente muy joven. A veces cometemos errores y echamos de menos más goles, pero estamos muy contentos».

Pese a sus 36 años y algunos problemas de lesiones, Thiago Silva ha sido un jugador fundamental en la eliminatoria ante el Real Madrid y es un habitual para Thomas Tuchel. Firmó por solo una temporada, habitual en futbolistas de su trayectoria, pero la prensa inglesa apunta a que estaría cerca de renovar por otra campaña. Hoy, tras un éxito mayúsculo, ha recordado a aquellos que no quisieron apostar por él. Al menos en la noche de semifinales ha demostrado que no le falta razón.

Kroos, descartado para el Betis

Con una hora y media de retraso sobre el horario habitual, la plantilla del Real Madrid comenzó a preparar el partido del sábado ante el Betis (21:00 horas). La hora de llegada a Madrid tras el triunfo sobre el Cádiz (aterrizaron cerca de las 04:00 de la mañana: viajaron en bus desde Cádiz a Sevilla para volar desde la ciudad hispalense), motivó a que Zidane retrasara la sesión en Valdebebas: pasó de ser a las 11:00 de la mañana a las 12:30.

Las ausencias de Kroos y de Modric volvieron a ser la nota negativaAmbos se ejercitaron en el interior de las instalaciones. El primero sigue con unas dolencias musculares en el aductor con las que lleva desde hace casi un mes: son las que le obligaron a dejar la última concentración alemana (23 de marzo). Con Kroos, Zidane quiere ir con cautela para tenerle disponible ante el martes (21:00 horas) en las semifinales de la Champions ante el Chelsea. Está prácticamente descartado para el encuentro ante los béticos. Modric, por su parte, sufrió un tirón muscular en la espalda, que le impidió viajar y jugar ante el Cádiz. Como con Kroos, Zidane prefiere ser cauto. En el entrenamiento del viernes se verá si puede ser de la partida o no.

En la misma, Hazard volvió a estar con el resto de sus compañeros. Todo indica a que pueda disponer de minutos ante el conjunto verdiblanco con vistas a poder jugar su exequipo. El belga que ya ha superado sus dolencias, pero con el que no se han querido correr riesgos debido a su gran cantidad de lesiones musculares, será una de las bazas de las que disponga Zidane ante el equipo londinense. Por su parte, los tres jugadores lesionados (Sergio Ramos -ya ha superado el COVID-, Lucas Vázquez y Mendy) siguen con sus procesos recuperatorios.

Pochettino: «Yo creo que Neymar y Mbappé jugarán en París la próxima temporada»

Mauricio Pochettino ha pasado por los micrófonos de «El Larguero» de la Cadena SER para analizar el pase a las semifinales de Champions y las renovaciones de Neymar y Mbappé por el club parisino.

Renovación de Neymar: «El objetivo es mantener a los mejores jugadores. El club quiere conseguir la Champions y la capacidad de este club es la de mantener a Neymar y Kylian para que se queden muchos años».

Optimista: «Igual de optimista con las dos. En tres meses tenemos muy buena relación. Los dos jugadores están muy comprometidos con el club. Cualquier equipo quiere tenerlos en sus filas. Soy optimista que se van a quedar».

Mbappé: «Creo que va a jugar en el PSG».

Viable sin uno de los dos: «La prioridad es que sigan los jugadores del talento de Neymar y Mbappé. No pensamos en otro plan sin estos jugadores».

El dinero: «No sólo es el dinero. Es la capacidad de gestión. Es una estructura. El dinero ayuda porque el talento cuesta. No creo que sea lo definitivo como por ejemplo el Tottenham sin hacer inversión llegamos a la final de la Champions».

Neymar: «Hizo un gran partido al igual que todo el equipo. Brilló. Desde que llegamos ha tenido problemas y ha tenido problemas para volver. Contra el Bayern estuvo a un gran nivel».

Sorprende: «En los entrenamientos cuando lo ves te da la sensación del talento que tiene para eliminar jugadores, para el regate, cómo se gira. Es un jugador con una capacidad de los jugadores que salen de la calle. Es puro talento».

Neymar, el mejor: «Es uno de los mejores y está a ese último nivel de los genios».

Último nivel: «Messi, Cristiano y Mbappé».

Manchester City: «Me gusta enfrentarme a Pep porque lo considero el mejor entrenador del mundo y cuando quieres mejorar hay que competir con los mejores. Es un desafío enorme. el City tiene grandes individualidades»

Guardiola: «Su objetivo es la Champions. en Inglaterra está haciendo un gran trabajo. No me llama la atención. el City ha podido reinventarse tras Pellegrini y construir un equipo a su imagen y semejanza».

Zidane: «Está al nivel de Guardiola. Han demostrado ser los mejores y lo demuestran los resultados».

Criticado: «Difícil de entender. No tengo dudas de que Zidane o Guardiola haya ningún debate. Entrenadores de ese nivel están ahí arriba».

Madrid, favorito: «No es coincidencia cuando tiene tantos trofeos de esta magnitud. Hay una energía interna de un club que es ganador y hace un equilibrio y que sea competitivo. Ahora los aspirantes llegan con fuerza, energía y deseo que equiparen a los clubes que tienen esa solera. Esperemos que estemos a la altura».

Ramos en el PSG: «No me gusta hablar de jugadores que no están en mi equipo. Hay muchos rumores y el PSG trabaja para mejorar cada año el equipo. Falta poco tiempo para que todo se empiece a mover».

Mbappé en el Madrid: «Todo el tiempo que esté en el PSG me gustaría que esté conmigo. Pelearía con toda mi fuerza para que se quede con nosotros. Tras compartir tres meses vestuarios con Kylian pelearé con todas mis fuerzas para que se quede con nosotros».

Messi: «Nos saludamos y hablamos dentro con Jordi Alba, Neymar, Rafinha. Hicimos una buena tertulia «.

Fichado para esto: «Se lo decía al presidente y Leonardo que con el coronavirus tenía una vida relajada. Ahora hay partido cada tres días y medio. El sueño es la Liga de Campeones. Eliminamos al Barcelona, al Bayern».

Equipo más maduro: «La experiencia es un punto importante. El año pasado haber jugado una final da una capacidad diferente. Ese estrés lo manejan de manera diferente».

Liga: «El equipo ha sido de los más afectados por el coronavirus. Estamos en la vorágine de tanta competición. No es fácil ser regular y el mejor rendimiento ha sido en la Champions. Haber estado tan cerca hace que sea una excitación diferente».

Eliminar al campeón: «Dormí poco. Estamos más cansados que los jugadores».

Repasar el partido: «En menos de 15 días tenemos las semifinales. Cada tres días hay partido».

Atraco: «Fue un momento desagradable, de muchos nervios e incertidumbre. Di María no entendía porqué lo sacaba. Cuando estaba dentro se lo dije para que llamara a su mujer. Momentos de mucha tensión y nervios. Uno se da cuenta de que el fútbol pasa a un segundo plano».

Idioma en el vestuario: «Hablamos más en inglés y en español que en francés aunque no queremos que se pierda la identidad del club».

Espanyol: «Contento. Soy muy positivo. Merece estar en Primera. Es una pena que no pueda estar la gente. Es un equipo grande que tiene que luchar por otras cosas».

Respiro para Zidane: Kroos y Valverde estarán ante el Liverpool

 

Tras la tormentosa noticia de la nueva lesión de Sergio Ramos, que le impedirá al capitán blanco estar en los tres partidos que pueden decidir la temporada del Madrid entre la eliminatoria con el Liverpool de cuartos de la Champions (días 6 y 14) y el Clásico liguero con el Barça (día 10), Zidane ha visto con alivio cómo la enfermería se le va a aligerar con la recuperación de dos jugadores fundamentales de su ‘Sala de Máquinas’. Tanto Toni Kroos como Fede Valverde están acelerando en la recuperación de sus dolencias y, salvo que sufran alguna recaída en los próximos días, los dos estarán disponibles para jugar ante el Liverpool de Klopp en el Di Stéfano el próximo martes (21:00 horas).

El alemán tuvo un problema de aductores entrenándose con Alemania en este último parón del Virus FIFA, lo que le hizo determinar que era mejor regresar a Valdebebas para ponerse a punto y mejorar de esa leve dolencia ante lo que se le avecina a su equipo. Bien que lo ha sentido Löw y sus compañeros de la Mannschaft, que tras perder el miércoles con Macedonia (1-2) se han metido en un lío y ahora mismo les peligra la clasificación para el Mundial de Qatar. Pero Kroos sintió que si se quedaba podría romperse y bien que lo ha agradecido Zidane, dado que sabe que ese tridente mágico de la medular (CasemiroKroosModric) es clave en las posibilidades que tenga su equipo para superar las tres ‘etapas alpinas’ que le aguardan tras el partido de mañana ante el Eibar en el Di Stéfano (16:15). Kroos todavía tiene alguna ligera molestia, pero forzará para ayudar a su equipo.

Al igual que Valverde, que se lesionó en Vigo en el último partido del equipo ante el Celta en Balaídos. El uruguayo sufrió unas molestias musculares en su pierna derecha, que ni siquiera precisaron de un parte médico. Ha trabajado bien con los fisios estas dos semanas de parón y ya toca balón sin problemas. El martes también estará ante el Liverpool si Zizou necesita de sus servicios, como sí parece en vista de que será un encuentro muy físico y en ese terreno el charrúa se maneja como nadie. Así que Zidane puede respirar más tranquilo. Faltarán Ramos, Carvajal y Hazard, pero tendrá a Kroos y al Pajarito Valverde para las tres grandes batallas que se avecinan.

El Metropolitano, talismán blanco

El Real Madrid llega al derbi con la obligación de ganar para seguir enganchado a la pelea por la Liga: está cinco puntos por debajo de los rojiblancos (58 a 53) con el Atlético aún teniendo que jugar un partido atrasado. Si cae, la distancia quedará en ocho puntos que podrían llegar a ser once; el empate dejaría abierta una puerta, pero sin margen de error y dependiendo de que los del Cholo pinchen más de una vez. Sólo el triunfo garantiza al Madrid seguir en la pugna, un objetivo para el cual contará con dos elementos a su favor: su estupendo rendimiento como visitante esta temporada y su historia en el Wanda Metropolitano, donde todavía no sabe lo que es caer.

El nuevo feudo rojiblanco se estrenó en la campaña 2017-18 y desde entonces el Madrid lo ha visitado en tres ocasiones: dos empates a cero (en la 17-18 y el curso pasado) y un 1-3 en la 2018-19, con goles de Casemiro, Ramos de penalti y Bale, en tiempos de Santiago Hernán Solari en el banquillo madridista.

Aunque la tarea este curso se presenta titánica: el Atleti es el mejor local de la Liga, con 29 puntos logrados de 36 (nueve victorias, dos empates y sólo una derrota en 12 partidos), 26 goles marcados (2,2 por encuentro) y sólo siete recibidos (0,6 por duelo). Ningún equipo ha conseguido vencer dos veces en el Metropolitano: sólo lo hicieron una vez Chelsea, Sevilla, Levante, Espanyol y el propio Madrid. Para subirse al tren de la Liga, el equipo de Zidane debe ser el primero en conseguirlo.

El Madrid, un seguro a domicilio

Aunque a su favor cuenta el Madrid con una estadística como visitante que invita al optimismo: es el segundo mejor equipo a domicilio (sólo superado por el Atlético), con 28 puntos (ocho victorias, cuatro empates y una derrota) de 39. Lleva ocho encuentros de Liga sin perder lejos de Valdebebas: no cae desde el 8 de noviembre, cuando se fue goleado de Mestalla (4-1). Y ha sido a domicilio donde ha dejado muestras de su mejor rendimiento: San Siro (0-2), Bérgamo (0-1), Camp Nou (1-3), el Pizjuán (0-1)…

Haaland sí está a tiro

Dos nombres ocupan la parte alta de la lista de deseos del Real Madrid para el próximo verano: Mbappé y Haaland. Por ese orden. El francés es la prioridad, acaba contrato en 2022 y no está respondiendo afirmativamente a las ofertas de renovación del PSG; el club blanco espera que la entidad parisina se abra a negociar ante el riesgo de perderlo en un año sin que deje nada en la caja, aunque el PSG ya ha demostrado que eso no le duele.

La especial dificultad de la operación y el delicado momento que atraviesan las cuentas del Real Madrid (también las del PSG) hacen que el club merengue tenga en reserva un plan más factible como es el delantero noruego del Dortmund. Haaland estaba en los planes del Madrid para 2022. No tiene cláusula de rescisión, pero al menos el jugador sacó del club el compromiso moral de que en 2022 escucharían las ofertas que llegaran por él. Se supone que este verano no.

Las dificultades deportivas que atraviesa el Madrid han convertido en prioritario el fichaje de un delantero: ha marcado sólo 57 goles en 34 partidos, 1,7 de promedio por encuentro. La idea es adelantar a junio la incorporación de Haaland si Mbappé se demuestra inviable, y según publicó el miércoles Sport Bild, al nórdico la idea no le desagrada en absoluto: sabe que el Madrid le pretende y esperará a escuchar su propuesta. Además, sus pretensiones salariales, de 12 millones netos por temporada (muy por debajo de los 36 que el PSG ofrecerá a Mbappé), encajan en las cuentas.

Sintonía entre Madrid y Borussia

A esto cabe añadir las ganas de Mino Raiola de empezar a hacer negocios de forma sostenida con el Real Madrid y la buenísima relación que mantienen el club blanco y el Dortmund, gracias sobre todo a la sintonía existente entre Florentino Pérez y Hans-Joaquim Watzke, presidente borusser, cosechada tras varias operaciones a lo largo de estos años (Sahin, Achraf, Reinier…). El director deportivo del Dortmund, Michael Zorc, quiso enfriar hace unos días los rumores en torno a Haaland: «No quiere, no puede y no va a cambiar de club». Lo hizo después de que Raiola afirmase tener a diez clubes tras el ariete.

Ayer, Watzke fue más realista sobre las opciones del Dortmund de retener a sus figuras en declaraciones a Handelsblatt: «Pedir créditos a los bancos para no vender jugadores es algo que no haremos. Si la próxima temporada no hay público en los estadios, tendremos que contemplar vender algún jugador. No descarto nada en plena pandemia». Si el Dortmund no logra clasificarse para la Champions League (es quinto, a tres puntos del Eintracht Frankfurt), sus urgencias económicas pasarán al siguiente nivel y la salida de una figura se tornará casi obligada. Puede ser Haaland, puede ser también Jadon Sancho, si bien el británico ha perdido cartel en la última temporada; el Dortmund llegó a rechazar una oferta del United de 100 millones por él.

City, United y Chelsea, en el camino

Precisamente, el United es uno de los cuatro equipos que marchan en cabeza para intentar el fichaje de Haaland en junio. Los devils intentarán hacer valer en su favor la presencia en su banquillo de un noruego como Ole Gunnar Solskjaer, ídolo de su país durante las décadas de los 90 y los 2000. Aunque el principal rival del Madrid en la puja por Haaland es el otro equipo de Mánchester. El City cuenta con potencial económico de sobra para tentar al noruego y necesita un reemplazo para Agüero, que finaliza contrato en junio y no seguirá. Por último, aparece el Chelsea, que no convence tanto al futbolista y tampoco anda sobrado de espacio en la delantera: el verano pasado firmó a Werner, que de momento está dando un rendimiento irregular (lleva 10 goles y nueve asistencias).

El que no aparece en la puja, y es extraño, es el Bayern. Ver al equipo bávaro peleando y llevándose a los mejores jugadores del Dortmund ha sido una constante durante los últimos años (Hummels, Götze, Lewandowski…). Pero en este caso el presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, ya se ha encargado de avisar de que no cuenten con ellos: «Tengo buena relación con Watzke, mientras esté yo en el Bayern no habrá otra compra como la de Lewandowski (llegó gratis, se anunció meses antes de finalizar contrato). Haaland está bien en el Dortmund». Aunque, al menos, dejó una puerta abierta: «Eso sí, no se sabe lo que puede pasar en el futuro, yo estaré en la presidencia del Bayern Múnich hasta diciembre del año 2021…».

Mbappé estudia para Ronaldo

Tras un período complicado, Kylian Mbappé ha recuperado la sonrisa en el PSG. El internacional francés ha encontrado su sitio en los esquemas de Mauricio Pochettino y ha vuelto a jugar en una posición en la que se convirtió en una de las mayores promesas del fútbol europeo en el Mónaco.

Los inicios de Mbappé con el técnico santafesino fueron en la banda izquierda, una posición en la que se encontraba anclado y que no le permitió potenciar al máximo su arrancada y potencia al espacio. El exentrenador del Tottenham decidió colocarle de delantero centro el viernes en un 4-4-2 en el que sus rupturas al espacio y su velocidad fueron decisivas para contribuir con dos goles y una asistencia en la victoria del PSG contra el Montpellier por 4-0.

Mbappé, al que le han llovido fuertes críticas por sus últimas actuaciones, parece haber recuperado su mejor nivel como delantero centro. Mientras que Icardi fija a los centrales, el de Bondy ataca los espacios y aprovecha la calidad de Neymar y Di María en el último pase para nutrirse de sus pases. Además, su gran definición y su rapidez para desmarcarse le permiten a Pochettino tener a un jugador que pueda decidir partidos contra rivales que repliegan ante el PSG.

Su transformación como jugador, pasando de ser un delantero elástico y ágil a un jugador muy potente en la arrancada y con suma facilidad para driblar jugadores en conducción, le hacen recordar a Ronaldo Nazario salvando las distancias. El brasileño era un jugador con una potencia en la arrancada imparable, algo similar a Mbappé, aunque el francés tiene menor dominio de la técnica en espacios reducidos.

Las cuentas del Madrid anuncian fichajes de campanillas

Fue Florentino Pérez quien entendió, nada más llegar a la presidencia del Real Madrid por primera vez en el año 2000, cuál sería el modelo de negocio que seguiría el fútbol partir de ese momento. Por eso emprendió una carrera estelar en busca de reunir al mejor ramillete de futbolistas del planeta, como hizo en los años 50 Bernabéu con Di Stéfano, Puskas, Gento, Kopa y compañía… Trajo primero Florentino a Figo (60 millones). Luego vinieron Zidane (75), Ronaldo (45), Beckham (25), Owen (12)… Los ingresos empezaron a crecer exponencialmente en otros conceptos más allá de la taquilla, como márketing y sponsors publicitarios, y todo con una regla: el Madrid se repartía con sus grandes estrellas el 50% de los derechos de imagen. Ese fue el despegue del Madrid moderno que conocemos hoy…

Veinte años después, Florentino Pérez aún no ha perdido esa perspectiva. El club, incluso, no duda en poner sus intenciones de futuro en el informe económico de la entidad, el último aprobado en Asamblea. Es como una especie de sello de identidad que sigue permitiendo la viabilidad económica del club. “Durante el período 2000–2020, los ingresos han crecido a un ritmo medio anual del 9,6%”, argumenta el informe, que continúa: “Hacia el futuro, la potenciación de la imagen del Club a través de la inversión en grandes jugadores y la expansión internacional continúan siendo factores fundamentales para mantener la capacidad competitiva del Club y su posición de referente en el fútbol mundial”. Por tanto, la dirección a seguir es “la potenciación de la imagen del club a través de la inversión en grandes jugadores”.

En lo que respecta a Florentino, después de esa gran época galáctica, pudo disfrutar como cabeza visible del club de una década con la figura de Cristiano Ronaldo, que fichó por 96 millones de euros en 2009 y que dominó toda la faceta mediática de la entidad en ese tiempo. Tras su marcha, en 2018, recurrió al fichaje de Hazard quien, de momento, ha salido rana…

¿Qué vendrá después? 2021 es el año clave, el que señalaba a la incorporación de Mbappé, al que sólo le quedará un año de contrato en el PSG (termina en 2022) y que podría salir por un precio razonable. Pero la crisis sobrevenida por el coronavirus, que ha hecho que los ingresos caigan un 25% en dos años hasta los 617 millones (eso es lo que indica el presupuesto de la presente temporada) lo deja todo en el aire.

Ese párrafo en el que las cuentas del Madrid desvelan las intenciones de futuro pueden hablar del crack francés fundamentalmente. Pero también pueden hacerlo de Camavinga o Haaland. El mediocentro francés del Rennes también se ha convertido en una prioridad para revitalizar una media en la que Modric ya tiene 35 años. Habiendo cambiado de agente (ahora lo lleva Jonathan Barnett, el mismo que el de Bale) está más claro todavía que saldrá el próximo verano. Con 18 años, su precio rondará los 50 millones. Haaland, sin embargo, es más difícil que salga antes de 2022 del Borussia Dortmund por el pacto verbal al que llegó el CEO d ela entidad, Hans-Joaquim Watzke, con su representante, Raiola, para no facilitar si salida hasta el verano de 2022. Ahí es justo cuando Benzema termina contrato…

De una manera u otra, el Real Madrid necesita seguir viviendo de los fichajes de campanillas, que son los únicos que aseguran ingresos más allá de los títulos conquistados.