El Real Valladolid pierde la fe y ya se ve en Segunda

En el día del patrón de Valladolid, San Pedro Regalado, los blanquivioletas firmaron más de medio descenso, aunque en realidad no lo rubricó hoy en Zorrilla ante el Villarreal, sino a lo largo de una temporada lamentable, donde ni jugadores, ni cuerpo técnico, ni el presidente, Ronaldo Nazario, han estado a la altura y han empujado al equipo, prácticamente, a Segunda, salvo milagro. Y es que el Villarreal no fue mejor que los pucelanos, pero aprovecharon su ocasión para llevarse los tres puntos y seguir en la pelea por clasificarse para competición europea. El Pucela pierde la fe en la permanencia y se ve, prácticamente, en Segunda.

La primera parte se puede dividir en dos mitades. En la inicial dominó claramente el equipo de Emery, llegando bien por las bandas y rondando el área de Roberto, aunque sin oportunidades claras. Lo intentaron Moi Gómez, tras una larga jugada de los amarillos, y Gerard Moreno, por dos veces, pero no hizo falta que interviniera Roberto. Eran minutos en los que el balón le duraba poco a los blanquivioletas y los de Unai Emery monopolizaban el esférico moviéndolo con rápidez, lo que unido a una fuerte presión tras perdida le daba el control del partido. Sin embargo, pasado el ecuador de estos primeros 45 minutos, los pucelanos empezaron a sentirse más cómodos y a ver a Asenjo más de cerca porque hasta ese momento sólo Roque Mesa llegó con peligro al área contraria cruzando el balón demasiado. Sin embargo, con el crecimiento del canario y de Toni Villa en la banda izquierda, los locales empezaron a encontrar espacios para ponerle balones a Weissman. El goleador israelí tuvo hasta cuatro ocasiones, pero extrañamente en él, no tuvo el punto de mira ajustado, como tampoco Roque Mesa, que le quitó un remate tras un centro de Janko justo antes de irse al descanso.

Empezó la segunda parte con ritmo y ocasiones. En el área local, Alcácer le dio un pase espléndido a Pedraza que realizí un buen disparo, pero Roberto sacó una mano salvadora. Tan impresionante como la que tuvo que realizar a Asenjo después de una gran jugada de El Yamiq que llegó al área contraria tras un gran taconazo de Guardiola, pero el palentino se lució en el estadio que debutó con el Real Valladolid, precisamente, ante el Villarreal. Estaba el partido para decidirse en una jugada y fue Gerard Moreno el que aprovechó la suya. Pau golpeó desde su campo al espacio donde el punta ganó en carrera a Nacho que le fue agarrando todo el tiempo hasta entrar en el área. Sin embargo, el segundo máximo goleador de la Liga se hizo el hueco y mandó el balón a las mallas. Entonces, el Real Valladolid buscó, con más corazón que cabeza y fútbol, el gol del empate, pero como ha pasado el resto de la temporada con escaso acierto. Lo contrario a lo que le pasó a Capoue que en un disparo desde fuera del área hizo la sentencia. Ya sólo un milagro puede salvar al conjunto blanquivioleta que ya llora el descenso.

Bruno alcanza los 900 minutos y es el que más juega del Pucela

Uno de los jugadores firmados este verano por el Real Valladolid que mejor resultado están ofreciendo hasta el momento es Bruno González, tras un inicio irregular. El central canario, que llegó libre desde el Levante, tuvo que asumir su rol de titular pese a haber pasado un covid nada más llegar al equipo y no tener tiempo suficiente para prepararse antes del partido de la Real Sociedad. Ante la baja de Javi Sánchez formó como central con Joaquín y tuvo una buena actuación.

El canario siguió siendo titular, pero aparecer en las fotos del gol de Aspas, del Celta, y, sobre todo, la pérdida de balón, al borde del área, que supuso la victoria del Real Madrid, le dejaron marcado en la jornada 4 por lo que perdió la titularidad ante el Eibar. Sin embargo, su susituto, El Yamiq, no cumplió con las expectativas, con nervios y fallos groseros. Las bajas, sin embargo, obligaron al marroquí y al canario a formar pareja en Huesca y, de nuevo, un fallo incomprensible en El Alcoraz, en el primer gol de los oscenses, le apartaron del once ante el Alavés, donde el equipo volvió a perder 0-2.

Sin embargo, Bruno González volvió a la titularidad ante el Villarreal y ya acumula cinco partidos consecutivos, formando una pareja estable con Joaquín, salvo en el Metropolitano, donde no pudo jugar el andaluz por molestias. Sin embargo, el central hizo un buen partido, anulando por completo a Luis Suárez.

De esta manera, el canario acumula 900 minutos, siendo el jugador con más minutos de la plantilla ahora mismo, teniendo en cuenta que ya han jugado lo 25 jugadores de la plantilla, seguido por Nacho Martínez, con 814. Por encima de 700 minutos también se encuentran: Guardiola (785), Orellana (773), Plano (759) y San Emeterio (740).