El sueño cumplido de Pau Torres

 

Pau Torres lloró de emoción cuando el camiseta de futbol Villarreal barata eliminó al Arsenal y se metió en la final de la Europa League. Esas lágrimas recorrieron los corazones de todos los habitantes de Vila-real. Pau, el central formado en el pueblo, había tocado el cielo. El sueño de lograr un título con el equipo de su vida estaba más cerca. Pau, con la final de esta noche, hizo feliz a mucha gente, pero sobre todo hubo otra persona que lloró de emoción como él: su abuelo Manue.l

La primera vez que apareció Pau por la Ciudad Deportiva lo hizo de la mano de su abuelo y de su hermano, quien ya jugaba en las categorías inferiores del Villarreal y tenía tres años más que Pau. Manuel, orgulloso como pocos, llevaba cada día a sus nietos a entrenar al lugar más especial, al Villarreal, al equipo de su vida.

El abuelo de los Torres ya había experimentado lo que era acompañar a un familiar al campo de fútbol. Manuel, su hijo y tío de Pau, llegó al primer equipo en la década de los 80, cuando el Villarreal militaba en Tercera División.

Pero fueron los hijos de su hija Luisa los que derribaron la puerta, especialmente Pau. Mientras su hermano entrenaba, Pau, con apenas cuatro años, se vestía con la equipación del Villarreal, se cogía un balón de casa y se ponía a chutar en solitario, una y otra vez. La insistencia de Pau llamó la atención de José Luis Linares, exjugador del Villarreal y coordinador del fútbol base. Tras un tiempo, Linares le propuso a la madre de Pau que el niño comenzara a entrenar ya con los chavales un año más mayores. Pau se negó porque su ilusión era jugar con sus amigos de clase. El defensa del Villarreal esperó un curso para incorporarse a la escuela amarilla. Con seis años, entró por la puerta para empezar a defender al club de su vida.

A partir de ese día, cuando corría 2003, el abuelo Manuel era un fijo en cada entrenamiento y en cada partido de sus nietos Jordi y Pau, a los que también llevaba al estadio cada domingo. Lo que nunca pensó Manuel es que uno de sus dos nietos llevaría al equipo de su alma a una final europea y podría disfrutarla con 86 años. Jordi no llegó, pero actualmente está vinculado al Villarreal porque dirige a un equipo de la escuela.

«Pau ya apuntaba maneras desde muy pequeño, aunque tanto como para jugar una final no sabría decir», asegura Manuel, quien afirma que a su nieto se le veían cosas diferentes a los demás niños. «Pau ya destacaba, era diferente, tenía esa tranquilidad con la pelota que tiene ahora. Eso me hizo pensar que era muy especial y pensé que podía llegar», afirma Manuel, el abuelo que vio crecer a Pau cada día en la Ciudad Deportiva.

Transcurridos los años, en casa de los Torres se vivirá esta noche la final de una forma muy especial. La pandemia y la edad le impedirán a Manuel estar en Polonia. Será raro porque el día más importante de Pau no podrá estar a su lado ni cogerle la mano como tantas veces hizo cuando le llevaba a los entrenamientos. Manuel se conformará con verlo por la televisión. «Yo ya no estoy para esos viajes. Tengo 86 años y lo veré por la tele con la abuela, los dos juntos en casa, y con la ilusión de poder vivir algo grandeEsperamos que sea una noche histórica», sentencia Manuel.

Pasado y presente

Y como cualquier futbolista de la casa, Pau Torres desde bien pequeño tenía en Bruno Soriano uno de sus referentes. El ya ex futbolista amarillo y Pau compartieron vestuario durante varias temporadas y aunque en ellas Bruno apenas pudo lucir su calidad por las malditas lesiones, el joven canterano sí que pudo aprender de él. Pero antes de la final no podía faltar un último encuentro entre ambos.

Los elogios entre ambos no han faltado: «Tras mi primer partido con el Villarreal yo dije en casa que recordaré más ese día por haber jugado con Bruno que por haber marcado un gol» señaló Pau. «Has sabido crecer bien, tu cesión te vino muy bien y ahora has conseguido que todos en el vestuario y club te respeten, todo eso en muy poquito tiempo» continuó Bruno. Pau además de contar con el apoyo de los aficionados desplazados a Gdansk hoy notará el aliento de su compañero, referente y amigo Bruno Soriano.

Lacazette desata al Arsenal

No llegaban las cosas demasiado de cara para el Arsenal. Hasta el punto de que, en una eliminatoria contra el digno Slavia de Praga, que había eliminado al Rangers y al Leicester, había dudas sobre quién era el favorito. Pero los de Arteta, que son capaces de estas erupciones descontroladas de talento de vez en cuando, siguen atesorando una calidad de la que a veces incluso ellos mismos se olvidan. En semis les espera el Villarreal, seguramente el equipo que más puede asemejárseles en La Liga, con un billete en juego para la final de Gdansk y un pase millonario a la Champions del año que viene.

El catastrófico 1-1 de la ida, en el que un regalo defensivo en el último segundo puso en riesgo la única baza que le queda a este equipo esta temporada, no se repitió en Praga. El Slavia fue muy inferior de principio a fin, y por fin se pudo ver a un Arsenal a la altura de las expectativas. Partidazo el de Smith-Rowe, que sirvió una buena asistencia a Pépé para que hiciese el primero. El francés, se llevó una mano a la oreja cuando marcó.

Gestos aparte, el Arsenal apenas tardó seis minutos en sentenciar la eliminatoria. Si en el 18 marcó Pépé, en el 21 Lacazette ya había convertido desde el punto de penalti y en el 24 sentenció Saka, que se echó al suelo de Praga para celebrar un gol y una temporada que están siendo su consagración en el fútbol de élite. En la segunda mitad, Lacazette, tras un control fantástico dentro del área, puso un póker que reivindica a los de Arteta y que les mete en unas semifinales vitales para sus aspiraciones.

Reservas con Odegaard: «Se le ha dado el lujo de jugar ahí…»

El fichaje de Martin Odegaard es una fuente constante de comentarios, tanto positivos como negativos, en el Arsenal. Nadie duda de la calidad del noruego, pero su coincidencia posicional con Emile Smith Rowe crea cierta controversia. Arteta, que está encantado con Martin, está tratando de hacerlos encajar, como se pudo observar en el choque ante el Benfica de la Europa League. Los Gunners empataron (1-1) gracias a un tanto de Bukayo Saka, con el de Drammen ocupando la posición de diez y Smith Rowe desplazado a la banda izquierda. Los tres jóvenes conformaron la línea de mediapuntas por detrás de Aubameyang.

Sin embargo, Martin Keown, leyenda del club, no tiene del todo claro que arrebatar la batuta a Smith Rowe sea lo más adecuado, pues el canterano había sido de las notas más destacadas de la temporada. «Gran parte de los problemas en el Arsenal es encontrar ese jugador que va por libre. Ha sido Smith Rowe en los últimos tiempos, pero a Odegaard se la ha dado el lujo de jugar ahí (…). Las reservas que tengo son que Smith Rowe lo ha hecho especialmente bien en esa posición», dijo a ‘BT Sports’.

Además, la falta de minutos en el Madrid es otra fuente de preocupación para el excentral: «Todavía lo estamos esperando. Creo que hay un buen jugador ahí, pero no ha jugado demasiado con el Real Madrid, quizá siete u ocho partidos esta temporada, puede que esté un poco corto de físico». Eso sí, no quiso poner en duda sus capacidades: «Si no le das el balón no puedes ver de lo que es capaz, pero hubo momentos en los que tuvo el esférico y conectó buenos pases. Lo hace muy bien de cara a portería, es un jugador que quieren probar y construir alrededor suyo».

Posible encaje posicional

Aunque Keown quiso buscarle una explicación a la alineación puesta en juego por Arteta: «Ahora, puede que (Arteta) no sintiera que estaba sacando el suficiente jugo a Pépé defensivamente, por eso ha colocado a Smith Rowe en esa posición. Ahora tienes a Saka y a Smith Rowe abiertos. Se mueven realmente bien, van muy bien hacia dentro, dan espacio para que los laterales lleguen hasta el fondo y saben cuándo deben presionar. Quizá, por ahora pierdan un poco hasta que Odegaard esté preparado para igualarles en velocidad, pero hubo destellos de buen juego».

Por último, dejó una reflexión posicional al analizar una jugada en la que Bellerín no le pasó el balón y comparó al noruego con Mesut Özil, ya historia pasada del club: «Aquí él tiene muchísimo espacio, ¿tiene algo que ver con estatus? Porque el equipo ha perdido a Özil, que era muy bueno en ese tipo de posición y la habría pedido. Este jugador tiene que hacer algo similar. En posición central, si recibe la pelota puede ser muy creativo. Quieres que coja el balón. Creo que por eso Arteta le quiere ahí, pero deben alimentarlo».

El PSV llega con Ihattaren

El PSV ha dado a conocer su lista de convocados para viajar a Granada y en ella se encuentra Mohamed Ihattaren, que se perdió los dos últimos partidos. El joven marroquí de 18 años es una de las estrellas del club y uno de los mayores talentos holandeses, sobre él tendrán que estar muy atentos los chicos de Diego Martínez.

El que también estará enfrente es Zahavi, uno de los fichajes más importantes del verano en Eindhoven y que no estuvo en la ida. Götze, por supuesto, también entra en la convocatoria.

En el apartado de ausencias destaca la de Mauro Júnior, asentado ya en el once titular de Roger Schmidt. Ryan Thomas, Marco van Ginkel, Érick Gutiérrez, Maxi Romero y Obispo tampoco estarán disponibles en Los Cármenes.