Ramos y Madrid, divorcio total

Cada vez se mandan más signos de que Ramos no tiene futuro en el camiseta de Real Madrid barata. A un mes de la finalización de su contrato la situación está totalmente encallada. Más aún, ya es más que evidente que hay un divorcio total entre el capitán y el presidente. El fichaje de Alaba es determinante para atisbar que habrá un cambio de orden en el Madrid. Alaba, con 28 años y cinco de carrera a buen nivel por delante, coge el sueldo del camero, al que el club no ha incluido en los videos promocionales de la nueva camiseta.

Ha sido Onda Cero la que ha aportado el último dato de uno de los principales motivos del divorcio entre Ramos y el Real Madrid. El club blanco, informa la cadena de radio, está muy dolido porque Ramos fue uno de los principales promotores de que la plantilla se negara a bajarse el sueldo un 10 por ciento esta temporada, la segunda en la que han caído drásticamente los ingresos por la crisis derivada del coronavirus y la ausencia de público en los estadios. Eso obligó al Madrid a negociar individualmente esta rebaja del 10 por ciento, que sólo ha sido asumida en algunos casos. La argumentación de Ramos es que esa rebaja pretendida por el Madrid, informa Onda cero, iba a servir para pagar a Mbappé.

Esta rebaja era vital para que el Madrid evitara gran parte de los más de 100 millones de euros de pérdidas que prevé en este segundo ejercicio en pandemia (en total, los ingresos han caído más de un 30% hasta los 617 millones). Esa bajada global del 10% de sueldos en las plantillas de fútbol, baloncesto, castilla y altos directivos habría supuesto alrededor de 50 millones de euros. Hay que tener en cuenta que, con 617 millones de euros de ingresos, la masa salarial total de los 800 trabajadores del club es de 448 millones.

Pero hay otros detonantes que han provocado ese divorcio definitivo entre Ramos y el Real Madrid. Tres sobresalen de entre todos. El primero fue en 2015, cuando Sergio Ramos forzó para renovar al alza con una oferta del United justo cuando el otro capitán, Casillas, había salido del Madrid de manera traumática. La segunda, cuando ambos se enfrentaron en el vestuario tras la eliminación en Champions ante el Ajax, hace ya dos temporadas. La tercera, cuando Ramos pidió salir a China con la carta de libertad. El presidente no le dejó, y además dejó al defensa en evidencia cuando dijo públicamente que era el que más cobraba de la plantilla blanca.

Ramos ha sido ese tipo de capitán que no tiene pelos en la lengua. Quedó patente cuando no dudó en opinar de una posible vuelta de Mourinho: «Llevamos cinco años sin él y hemos ganado mucho en estos años…», dijo cuando sonaban campanas de un posible retorno del técnico portugués. «El respeto se gana, no se impone…», no dudó en señalar cuando el que sonaba era Conte y su mano dura. Ambas afirmaciones cuestionaban los planteamientos de Florentino. Ahora, se inicia una nueva era y el capitán tiene muy difícil estar en ella.

Verano de 2015. René Ramos aprovechó una oferta del Manchester United para forzar en la renovación del capitán que se estaba gestando. La noticia dio la vuelta al mundo: El United, en pleno proceso de inversión, con Van Gaal como técnico (y para hacer olvidar la época de Ferguson), daba 55 millones de euros netos a Ramos en cinco temporadas. Pagaban a precio de oro para llenar el vacío que dejaban Vidic y Ferdinand. Ramos tenía entonces 29 años y una gran parte de su carrera por delante. Ese órdago no sentó muy bien a Florentino, sobre todo porque coincidía con la salida traumática de la entidad de Casillas. No podía dejar de un plumazo a la plantilla sin sus dos capitanes. Tuvo que acceder y Ramos pasó a cobrar 12 millones de euros netos.

En el vestuario tras el Ajax.

Fue después de la eliminación de la Champions a manos del Ajax. Florentino bajó al vestuario a recriminar lo sucedido a la plantilla y, una vez más, Ramos salió en defensa de los jugadores enfrentándose al mandatario«La planificación ha sido una vergüenza», le dijo. «Te echo», contentó Florentino. «Perfecto, tú pagas», zanjó el defensa… Esa temporada fue especialmente difícil para el Real Madrid, porque fue la primera tras la salida de Cristiano por 100 millones de euros a la Juve. Tras su salida, el Madrid fichó a Vinicius (45), Courtois (35), Odriozola (35), Brahim (17) y sobre todo, para sustituir el gol que se fue con el portugués, a Mariano (22). A Ramos no le pareció suficiente.

La oferta de China.

Fue el último encontronazo entre ambos y después de él su relación, según dicen desde ambas partes, es mejor que nunca. En el verano de 2019, con contrato hasta 2021 y una cláusula de 800 millones de euros, el gran capitán pidió una reunión con José Ángel Sánchez y Florentino para tratar de salir con la carta de libertad. Fue pocos meses después de la bronca en el vestuario por la eliminación ante el Ajax. Luego fue Florentino quien dio su versión: «Vinieron a verme a mi oficina. Me comentaron que si podía marcharse pero sin pagar porque los traspasos en el fútbol chino son muy complicados. Yo le dije que no podía irse y que ya hablaríamos con el club chino. Es imposible que pueda dejar salir a su capitán gratis, porque es un precedente terrible». Y desveló que era el que más cobraba en el Madrid. El ambiente se puso tan en contra del capitán que se vio obligado a dar una rueda de prensa: “Me quiero retirar en el Madrid, jugaría gratis aquí”.

El PSG se involucra de lleno para fichar a Sergio Ramos

La decisión de Sergio Ramos va a ser oficial en las próximas semanas. Su renovación con el Madrid sigue encallada y ninguna de las dos partes se mueve de su postura. El club no mejora su oferta (un año más de contrato y el sueldo que percibe actualmente con un 10% de rebaja salarial) y el capitán, cuyo objetivo es seguir de blanco, pide una temporada más. El problema es que se acaba el tiempo y nadie encuentra una solución. Quedan menos de dos semanas para que acabe la Liga y mes y medio para que finalice el vínculo entre Ramos y el Madrid.

A todo esto, grandes clubes se acercan al entorno del jugador para conocer su situación de primera mano y preparar una oferta de cara a las próximas semanas. De momento, no ha habido ningún ofrecimiento en firme, pero el capitán es sabedor del interés. El que parece más volcado en contratarlo es el Paris Saint-Germain y los guiños entre ambos son constantes.

Ramos ya aviso en enero a Florentino en la famosa reunión que ambos mantuvieron en Elche la noche antes de un partido de Liga el pasado 30 de diciembre, tal y como informó Josep Pedrerol en El Chiringuito de Jugones. «El PSG me ha contado que harán un equipazo conmigo y con Messi«, le aseguraba el central al presidente. Aunque la contratación del argentino parece difícil, la del camero si es posible. De hecho, Pochettino abrió la vía en rueda de prensa hace unos días.

«¿Sergio Ramos al PSG? No voy a responder porque cualquier cosa podría ser malinterpretada… Sergio es actualmente jugador del Real Madrid. Pero lo que puedo deciros es que, como cada equipo, todos queremos mejorar algunas posiciones”, aseguraba el entrenador. Cabe recordar que el equipo francés lleva un par de temporadas con necesidad de reforzar la defensa y ven ahora ven en Ramos un candidato ideal por precio y experiencia, aunque también siguen los pasos de su compañero Raphäel Varane.

El capitán del Real Madrid también ha alimentado los rumores a través de redes sociales. En un mismo día comenzó a seguir a varios futbolistas del PSG en Instagram, un gesto que muchos aficionados entendieron como un primer paso para entablar relación con ellos.

Otro de los aspectos que puede ser definitivo para ver a Ramos en el PSG es la renovación de Neymar. El brasileño se comprometió a alargar su contrato con ellos a cambio de, además de un buen salario, un proyecto ganador a corto y medio plazo, petición que la directiva está dispuesta a cumplir.

La relación entre Ney y Ramos es muy buena. A ambos los ha vestido la misma marca durante mucho tiempo, Nike, antes de que el delantero se marchase a Puma. Además, se han intercambiado piropos en los últimos años. El brasileño aseguró en 2019 que el sevillano ha sido el central más complicado al que se ha enfrentado. En redes sociales también intercambian mensajes. De hecho, cuando la estrella del PSG anunció su renovación en Instagram, Ramos lo celebró comentando la publicación con emoticonos de aplausos en lo que muchos consideraron un nuevo gesto de su acercamiento a París.

A pesar de todo, la intención de Sergio sigue siendo continuar en el Real Madrid. El capitán quiere terminar su carrera en el Bernabéu y sabe que Florentino está preparando un proyecto ganador del que quiere formar parte. Esperará hasta el final para tomar una decisión, y todo apunta a que será entre dos opciones: Madrid o PSG.

Las cuentas del Madrid anuncian fichajes de campanillas

Fue Florentino Pérez quien entendió, nada más llegar a la presidencia del Real Madrid por primera vez en el año 2000, cuál sería el modelo de negocio que seguiría el fútbol partir de ese momento. Por eso emprendió una carrera estelar en busca de reunir al mejor ramillete de futbolistas del planeta, como hizo en los años 50 Bernabéu con Di Stéfano, Puskas, Gento, Kopa y compañía… Trajo primero Florentino a Figo (60 millones). Luego vinieron Zidane (75), Ronaldo (45), Beckham (25), Owen (12)… Los ingresos empezaron a crecer exponencialmente en otros conceptos más allá de la taquilla, como márketing y sponsors publicitarios, y todo con una regla: el Madrid se repartía con sus grandes estrellas el 50% de los derechos de imagen. Ese fue el despegue del Madrid moderno que conocemos hoy…

Veinte años después, Florentino Pérez aún no ha perdido esa perspectiva. El club, incluso, no duda en poner sus intenciones de futuro en el informe económico de la entidad, el último aprobado en Asamblea. Es como una especie de sello de identidad que sigue permitiendo la viabilidad económica del club. “Durante el período 2000–2020, los ingresos han crecido a un ritmo medio anual del 9,6%”, argumenta el informe, que continúa: “Hacia el futuro, la potenciación de la imagen del Club a través de la inversión en grandes jugadores y la expansión internacional continúan siendo factores fundamentales para mantener la capacidad competitiva del Club y su posición de referente en el fútbol mundial”. Por tanto, la dirección a seguir es “la potenciación de la imagen del club a través de la inversión en grandes jugadores”.

En lo que respecta a Florentino, después de esa gran época galáctica, pudo disfrutar como cabeza visible del club de una década con la figura de Cristiano Ronaldo, que fichó por 96 millones de euros en 2009 y que dominó toda la faceta mediática de la entidad en ese tiempo. Tras su marcha, en 2018, recurrió al fichaje de Hazard quien, de momento, ha salido rana…

¿Qué vendrá después? 2021 es el año clave, el que señalaba a la incorporación de Mbappé, al que sólo le quedará un año de contrato en el PSG (termina en 2022) y que podría salir por un precio razonable. Pero la crisis sobrevenida por el coronavirus, que ha hecho que los ingresos caigan un 25% en dos años hasta los 617 millones (eso es lo que indica el presupuesto de la presente temporada) lo deja todo en el aire.

Ese párrafo en el que las cuentas del Madrid desvelan las intenciones de futuro pueden hablar del crack francés fundamentalmente. Pero también pueden hacerlo de Camavinga o Haaland. El mediocentro francés del Rennes también se ha convertido en una prioridad para revitalizar una media en la que Modric ya tiene 35 años. Habiendo cambiado de agente (ahora lo lleva Jonathan Barnett, el mismo que el de Bale) está más claro todavía que saldrá el próximo verano. Con 18 años, su precio rondará los 50 millones. Haaland, sin embargo, es más difícil que salga antes de 2022 del Borussia Dortmund por el pacto verbal al que llegó el CEO d ela entidad, Hans-Joaquim Watzke, con su representante, Raiola, para no facilitar si salida hasta el verano de 2022. Ahí es justo cuando Benzema termina contrato…

De una manera u otra, el Real Madrid necesita seguir viviendo de los fichajes de campanillas, que son los únicos que aseguran ingresos más allá de los títulos conquistados.