El PSG se involucra de lleno para fichar a Sergio Ramos

La decisión de Sergio Ramos va a ser oficial en las próximas semanas. Su renovación con el Madrid sigue encallada y ninguna de las dos partes se mueve de su postura. El club no mejora su oferta (un año más de contrato y el sueldo que percibe actualmente con un 10% de rebaja salarial) y el capitán, cuyo objetivo es seguir de blanco, pide una temporada más. El problema es que se acaba el tiempo y nadie encuentra una solución. Quedan menos de dos semanas para que acabe la Liga y mes y medio para que finalice el vínculo entre Ramos y el Madrid.

A todo esto, grandes clubes se acercan al entorno del jugador para conocer su situación de primera mano y preparar una oferta de cara a las próximas semanas. De momento, no ha habido ningún ofrecimiento en firme, pero el capitán es sabedor del interés. El que parece más volcado en contratarlo es el Paris Saint-Germain y los guiños entre ambos son constantes.

Ramos ya aviso en enero a Florentino en la famosa reunión que ambos mantuvieron en Elche la noche antes de un partido de Liga el pasado 30 de diciembre, tal y como informó Josep Pedrerol en El Chiringuito de Jugones. «El PSG me ha contado que harán un equipazo conmigo y con Messi«, le aseguraba el central al presidente. Aunque la contratación del argentino parece difícil, la del camero si es posible. De hecho, Pochettino abrió la vía en rueda de prensa hace unos días.

«¿Sergio Ramos al PSG? No voy a responder porque cualquier cosa podría ser malinterpretada… Sergio es actualmente jugador del Real Madrid. Pero lo que puedo deciros es que, como cada equipo, todos queremos mejorar algunas posiciones”, aseguraba el entrenador. Cabe recordar que el equipo francés lleva un par de temporadas con necesidad de reforzar la defensa y ven ahora ven en Ramos un candidato ideal por precio y experiencia, aunque también siguen los pasos de su compañero Raphäel Varane.

El capitán del Real Madrid también ha alimentado los rumores a través de redes sociales. En un mismo día comenzó a seguir a varios futbolistas del PSG en Instagram, un gesto que muchos aficionados entendieron como un primer paso para entablar relación con ellos.

Otro de los aspectos que puede ser definitivo para ver a Ramos en el PSG es la renovación de Neymar. El brasileño se comprometió a alargar su contrato con ellos a cambio de, además de un buen salario, un proyecto ganador a corto y medio plazo, petición que la directiva está dispuesta a cumplir.

La relación entre Ney y Ramos es muy buena. A ambos los ha vestido la misma marca durante mucho tiempo, Nike, antes de que el delantero se marchase a Puma. Además, se han intercambiado piropos en los últimos años. El brasileño aseguró en 2019 que el sevillano ha sido el central más complicado al que se ha enfrentado. En redes sociales también intercambian mensajes. De hecho, cuando la estrella del PSG anunció su renovación en Instagram, Ramos lo celebró comentando la publicación con emoticonos de aplausos en lo que muchos consideraron un nuevo gesto de su acercamiento a París.

A pesar de todo, la intención de Sergio sigue siendo continuar en el Real Madrid. El capitán quiere terminar su carrera en el Bernabéu y sabe que Florentino está preparando un proyecto ganador del que quiere formar parte. Esperará hasta el final para tomar una decisión, y todo apunta a que será entre dos opciones: Madrid o PSG.

El Real Valladolid pierde la fe y ya se ve en Segunda

En el día del patrón de Valladolid, San Pedro Regalado, los blanquivioletas firmaron más de medio descenso, aunque en realidad no lo rubricó hoy en Zorrilla ante el Villarreal, sino a lo largo de una temporada lamentable, donde ni jugadores, ni cuerpo técnico, ni el presidente, Ronaldo Nazario, han estado a la altura y han empujado al equipo, prácticamente, a Segunda, salvo milagro. Y es que el Villarreal no fue mejor que los pucelanos, pero aprovecharon su ocasión para llevarse los tres puntos y seguir en la pelea por clasificarse para competición europea. El Pucela pierde la fe en la permanencia y se ve, prácticamente, en Segunda.

La primera parte se puede dividir en dos mitades. En la inicial dominó claramente el equipo de Emery, llegando bien por las bandas y rondando el área de Roberto, aunque sin oportunidades claras. Lo intentaron Moi Gómez, tras una larga jugada de los amarillos, y Gerard Moreno, por dos veces, pero no hizo falta que interviniera Roberto. Eran minutos en los que el balón le duraba poco a los blanquivioletas y los de Unai Emery monopolizaban el esférico moviéndolo con rápidez, lo que unido a una fuerte presión tras perdida le daba el control del partido. Sin embargo, pasado el ecuador de estos primeros 45 minutos, los pucelanos empezaron a sentirse más cómodos y a ver a Asenjo más de cerca porque hasta ese momento sólo Roque Mesa llegó con peligro al área contraria cruzando el balón demasiado. Sin embargo, con el crecimiento del canario y de Toni Villa en la banda izquierda, los locales empezaron a encontrar espacios para ponerle balones a Weissman. El goleador israelí tuvo hasta cuatro ocasiones, pero extrañamente en él, no tuvo el punto de mira ajustado, como tampoco Roque Mesa, que le quitó un remate tras un centro de Janko justo antes de irse al descanso.

Empezó la segunda parte con ritmo y ocasiones. En el área local, Alcácer le dio un pase espléndido a Pedraza que realizí un buen disparo, pero Roberto sacó una mano salvadora. Tan impresionante como la que tuvo que realizar a Asenjo después de una gran jugada de El Yamiq que llegó al área contraria tras un gran taconazo de Guardiola, pero el palentino se lució en el estadio que debutó con el Real Valladolid, precisamente, ante el Villarreal. Estaba el partido para decidirse en una jugada y fue Gerard Moreno el que aprovechó la suya. Pau golpeó desde su campo al espacio donde el punta ganó en carrera a Nacho que le fue agarrando todo el tiempo hasta entrar en el área. Sin embargo, el segundo máximo goleador de la Liga se hizo el hueco y mandó el balón a las mallas. Entonces, el Real Valladolid buscó, con más corazón que cabeza y fútbol, el gol del empate, pero como ha pasado el resto de la temporada con escaso acierto. Lo contrario a lo que le pasó a Capoue que en un disparo desde fuera del área hizo la sentencia. Ya sólo un milagro puede salvar al conjunto blanquivioleta que ya llora el descenso.

El Madrid va hasta el final

Hace tiempo que el Madrid debería estar muerto. Elijan la causa porque valen casi todas: el agotamiento (50 partidos mal repartidos), el desánimo (llegó a perder de vista al Atlético) o la inanición (un monogoleador). Pero nadie persigue tan bien como él. Está en el acta fundacional del club. También en el himno y compete a veteranos y noveles. Ayer, con más de los segundos que de los primeros, liquidó a un Granada que mira ya a las vacaciones con el curso aprobado en España y cerca del sobresaliente en  Europa. Fue un triunfo sin replica, incluso desde el punto de vista físico. A estas alturas, las endorfinas le pueden a los isquios. Lo puede explicar bien Modric, jefe del partido después de haberle dado dos vueltas al cuentakilómetros.

Si miraron a la derecha, Marvin. Si lo hicieron a la izquierda, Miguel Gutiérrez. Los laterales de tercera instancia. Y cinco sub-23 en el once que debía mantenerle con vida en la Liga. La nueva normalidad de un equipo que le sigue dando carrete a la persecución. El Camiseta Real Madrid barata ha construido buena parte de su grandeza con un comportamiento de aldea gala: resistir es ganar. Y así anda, como si no pasaran los años. A Los Cármenes salió como si de verdad creyese que aún todo es posible, como si el Atlético no le hubiese ganado a la Real, como si no hubiese existido el pleito del brazo incorrupto de Militao, alargando mucho el viaje de sus cohetes por las bandas, Rodrygo y Vinicius, y con Kroos sentado en la grada. Quedó claro que el plan era salir pitando, descolocar al Granada, aun a costa de perder el caudillaje del alemán.

La ‘cuchara’ de Miguel Gutiérrez
El Granada, que en el autobús que le llevaba al estadio confirmó que no volverá a Europa el próximo curso, apretó poco. Fue evidente que no sentía frío ni calor, porque de esa carnicería del descenso se libró ya hace unas cuantas jornadas. Le faltó ese empeño que le ha tenido en las alturas durante buena parte de la temporada, aunque podrá justificarse sobradamente con las bajas, tan numerosas y significativas como las del Madrid.

El equipo de Zidane fue pronto al grano. Primero con un cabezazo de Benzema en el que todos merecieron medalla: Rodrygo como asistente, el francés como rematador y Ruis Silva como barrera. El Granada no atendió al aviso y de inmediato se vio por debajo en el marcador. El gol fue un canto a la cantera, la única planta que más crece cuanto más yermo es el terreno. Miguel Gutiérrez se abrió paso en la izquierda y se sacó un pase de cuchara a Modric que el croata tramitó con la izquierda sin demasiado ángulo. La asistencia tuvo tanto de precisión como de atrevimiento. En el mejor Marcelo no hubiera extrañado. En un chaval de 19 años que jugaba su primer partido como titular causó un esperanzador asombro. El tanto acomodó aún más al Madrid porque el Granada no encontró a Puertas ni a Machís y menos aún a Fede Vico o Jorge Molina. El once de Diego Martínez tenía pretensiones ofensivas, con tres mediapuntas y un nueve de referencia, pero en el fútbol, a menudo, no se caza más por llevar más munición.

Un suspense efímero

En cualquier caso, alcanzada la ventaja, el Madrid moderó el discurso. Utilizó la pelota como escudo y consiguió que nada sucediese cerca de Courtois hasta que metió el segundo zarpazo, antes del descanso. Rodrygo sacó ventaja de una disputa ganada por Marvin y fue buscándose el hueco en el área hasta que asomó. Su disparo cruzado fue inapelable. Tiene menos cascabeles que Vinicius, pero su temple en el área es notablemente superior. Una lástima esa frialdad que afea mucho sus virtudes.

En la segunda mitad el Granada dejó su papel de oyente y el Madrid se puso en automático tras un rápido cálculo de la paliza del viaje de vuelta y lo cerca que anda San Mamés. Y los cambios de Diego Martínez tuvieron más efecto que los de Zidane, cuya intención era masajear al equipo. Soro y Suárez le dieron presencia ofensiva al Granada. El colombiano pifió un remate asomado a la linea de gol, pero el segundo lo enganchó de lleno y el rechace de Courtois le sirvió a Jorge Molina para poner el partido al alcance de los suyos. Duró un suspiro, lo que tardaron Odriozola en aplicar un trallazo a una cesión de Hazard, obligado al centro tras un mal control, y Benzema en aprovechar una salida estrafalaria de Rui Silva. Fue el último servicio del francés, al que de inmediato se guardó Zidane. Es un metal precioso. Y el Madrid se marchó de Granada dejando un mensaje repetido a lo largo de su historia: acabará esta Liga en Cibeles o en Little Bighorn.

Dardo de Thiago Silva al PSG

Thiago Silva se mostró exultante tras la victoria del Chelsea ante el Real Madrid y aprovechó para mandarle un dardo envenenado a su antiguo equipo: el PSG. Cabe recordar que el club parisino decidió prescindir de él y posteriomente de Thomas Tuchel. Hoy, meses después, el club londinense, con ambas figuras como protagonistas, se ha clasificado para la final, mientras que su ex ha caído en las semifinales.

«Tuchel es especial para nosotros. Desafortunadamente el PSG no logró hacer su trabajo, fue algo muy triste para mí. La llegada de Tuchel aquí ha cambiado muchas cosas. Lo merecíamos y aquí estamos. Esto no es una revancha en comparación con el PSG. Ellos tomaron la decisión de dejarme ir y echar a Tuchel. Es difícil de explicar, pero es su elección… Fue algo muy triste para mí, pero lo importante es que estamos aquí con el Chelsea», reconoce el central en los micrófonos de RMC Sports.

Desde luego, Tuchel es un técnico que ha sido capaz de sacar lo mejor de él. Por ello, volvió a elogiarle: «Fue un partido difícil, sufrimos, pero controlamos bien la segunda parte. Todo lo que dijimos, lo logramos. Tuchel nos ha aportado mucho: jugar bien en el campo, mantener la calma… Los jugadores lo han entendido. Para jugar bien hay que aprovechar los recursos. Tenemos gente muy joven. A veces cometemos errores y echamos de menos más goles, pero estamos muy contentos».

Pese a sus 36 años y algunos problemas de lesiones, Thiago Silva ha sido un jugador fundamental en la eliminatoria ante el Real Madrid y es un habitual para Thomas Tuchel. Firmó por solo una temporada, habitual en futbolistas de su trayectoria, pero la prensa inglesa apunta a que estaría cerca de renovar por otra campaña. Hoy, tras un éxito mayúsculo, ha recordado a aquellos que no quisieron apostar por él. Al menos en la noche de semifinales ha demostrado que no le falta razón.

Los señalados de Londres

La eliminación del camiseta de futbol Real Madrid barata en Londres ha despertado la furia de parte de la afición madridista que, si bien valoran la dificultad de haber llegado hasta semifinales a pesar de todos los problemas atravesados esta temporada, no aceptan la imagen dada por el equipo en el último partido contra el Chelsea. En este caso, las críticas no incluyen a todo el equipo y van dirigidas a ciertas figuras del vestuario que no han dado la talla en el momento más importante de la temporada. Algunas de ellas podrían tener sus días contados en el conjunto blanco.

Zinedine Zidane

El entrenador es de los que peor parado ha salido de Stamford Bridge. Sus decisiones fueron claves para alcanzar las semifinales, así como para seguir vivos en la lucha por la Liga. Sin embargo, de forma inentendible, se enredó tanto en la ida como en la vuelta contra el Chelsea apostando por un sistema (1-3-5-2) que en ningún momento fue efectivo. En Londres, cuando el equipo pedía un cambio a gritos, no solo se enrocó en su idea durante casi los 90 minutos, sino que lo hizo con jugadores fuera de forma, dejando en el banquillo a otros que llegaban más rodados. Colocar a Vinicius de carrilero, darle entrada a Mendy y Ramos o mantener a Hazard casi todo el encuentro, manchan el que ha podido ser su último partido en Europa como entrenador del Real Madrid.

Eden Hazard

El club siempre ha defendido al belga. Desde la directiva hasta la plantilla, pasando por el cuerpo técnico, lo han arropado en los últimos meses, conscientes de las dificultades que ha vivido desde su llegada al Madrid. Sin embargo, en Londres podría haber caído ese ‘escudo’. Hazard jugó un partido pésimo, en el que puso más ganas que fútbol. La falta de continuidad se le notó desde la primera parte, mostrándose incapaz de superar rivales y siempre participando lejos del área. Se le fichó para ser decisivo en partidos como estos (costó más de 100 millones, la compra más cara de la historia del club) y no fue capaz de aportar nada. Sin embargo, lo que más ha molestado al madridismo es la imagen final, una vez terminado el partido, riéndose con algunos ex compañeros del equipo inglés. La confianza que había en él se ha esfumado en algo más de 90 minutos y su continuidad en el Real Madrid está más en duda que nunca.

Sergio Ramos

Zidane no le hizo ni mucho menos un favor poniéndolo de titular. Ramos, que apenas ha jugado dos partidos completos en todo 2021 (Osasuna en Liga y Athletic en Supercopa) y que venía de un mes de inactividad por una lesión muscular, ha sido el que más ha sufrido el ritmo infernal que ha propuesto el Chelsea. Ha cerrado con oficio varios ataques peligrosos, pero a medida que iba avanzando el duelo se le ha visto más desbordado. La falta de minutos en este tramo de temporada se le ha notado. Podría ser otra amarga despedida: una leyenda del Madrid en Champions que sigue sin renovar y que ha podido jugar su último partido de blanco en la máxima competición continental.

Ferland Mendy

Como Ramos, el francés no debió ser titular, y mucho menos en una posición en la que apenas ha jugado esta temporada. En ningún momento estuvo cómodo y se le vio con dudas de si tenía que mantenerse abierto o, por el contrario, ayudar por dentro. En ninguna de las dos partes del campo estuvo acertado. Con balón no aportó nada y, en defensa, le costó un mundo ayudar a los tres centrales al encontrarse casi siempre lejos de la jugada. Se esperaba más del lateral izquierdo titular del Madrid.

Marco Asensio

Un nuevo examen final para el balear y otro suspenso. Zidane no apostó por él en el once consciente de que con el Chelsea más cansado podría lucir más y mejor su calidad. Nada más lejos de la realidad, sus intervenciones volvieron a estar vacías de contenido. Probó con algunos centros laterales que nunca llegaron a buen puerto y con regates que no valían para eliminar rivales. Ha perdido la verticalidad que le hizo brillar durante sus primeros años en el Madrid y todo el crédito que tenía por parte del club empieza a agotarse.

Vinicius

Hizo lo que pudo en una posición en la que solo ha jugado unos minutos esta temporada. El carril se le quedó largo y en los pocos uno contra uno que tuvo ante Chilwell ni siquiera se animó a encarar. El problema del brasileño es que desde su brillante noche contra el Liverpool ha dejado de ser desequilibrante. Son ocho partidos, siete de ellos como titular, en los que no ha marcado y no ha dado asistencias. Jugadores como él, que cuentan con la confianza total del entrenador, deberían aliviar el problema de gol que tiene el equipo. Sin embargo, en los últimos encuentros ha vuelto a cegarse de cara a puerta.

Kroos, descartado para el Betis

Con una hora y media de retraso sobre el horario habitual, la plantilla del Real Madrid comenzó a preparar el partido del sábado ante el Betis (21:00 horas). La hora de llegada a Madrid tras el triunfo sobre el Cádiz (aterrizaron cerca de las 04:00 de la mañana: viajaron en bus desde Cádiz a Sevilla para volar desde la ciudad hispalense), motivó a que Zidane retrasara la sesión en Valdebebas: pasó de ser a las 11:00 de la mañana a las 12:30.

Las ausencias de Kroos y de Modric volvieron a ser la nota negativaAmbos se ejercitaron en el interior de las instalaciones. El primero sigue con unas dolencias musculares en el aductor con las que lleva desde hace casi un mes: son las que le obligaron a dejar la última concentración alemana (23 de marzo). Con Kroos, Zidane quiere ir con cautela para tenerle disponible ante el martes (21:00 horas) en las semifinales de la Champions ante el Chelsea. Está prácticamente descartado para el encuentro ante los béticos. Modric, por su parte, sufrió un tirón muscular en la espalda, que le impidió viajar y jugar ante el Cádiz. Como con Kroos, Zidane prefiere ser cauto. En el entrenamiento del viernes se verá si puede ser de la partida o no.

En la misma, Hazard volvió a estar con el resto de sus compañeros. Todo indica a que pueda disponer de minutos ante el conjunto verdiblanco con vistas a poder jugar su exequipo. El belga que ya ha superado sus dolencias, pero con el que no se han querido correr riesgos debido a su gran cantidad de lesiones musculares, será una de las bazas de las que disponga Zidane ante el equipo londinense. Por su parte, los tres jugadores lesionados (Sergio Ramos -ya ha superado el COVID-, Lucas Vázquez y Mendy) siguen con sus procesos recuperatorios.

Dembélé se cae de la lista por unas molestias en el pubis

Ronald Koeman no está teniendo suerte con las lesiones esta temporada. Cuando no está en cuadro en defensa lo está en el ataque o viceversa. Ahora mismo, el técnico holandés se ha quedado prácticamente sin delanteros para afrontar el partido ante el Getafe. Y es que a la baja de Martin Braithwaite, que sufrió un esguince en el tobillo derecho durante la sesión del martes, se ha unido este jueves la de Ousmane Dembélé, por unas molestias en el pubis que arrastra ya desde hace tiempo.

Braithwaite y Dembélé, que se suman a las bajas de larga duración de Philippe Coutinho y Ansu Fati, dejan un panorama desolador a Koeman en ataque, ya que sólo tiene tres delanteros disponibles: Leo Messi, Antoine Griezmann y Francisco Trincao. De ahí que haya incluido en la convocatoria al atacante del filial, Konrad de la Fuente.

En todo caso, con el nuevo dibujo que ha implantado Koeman en los últimos partidos, 3-5-2, sólo utiliza dos atacantes, por lo que en principio no se trata de una situación tan traumática como la que vivió hace unos meses en defensa, con media línea de baja.

Hablando de defensas, Koeman tiene a todos disponibles, ocho jugadores del primer equipo más Oscar Mingueza del filial, por lo que podría dar la alternativa a algún jugador que no ha tenido muchos minutos en los últimos partidos, como el central uruguayo Ronald Araújo, en detrimento de un Gerard Piqué, que hizo un gran esfuerzo en la final de Copa, jugando infiltrado en la rodilla derecha.

Otro jugador que tiene opciones de ser titular esta noche es Sergi Roberto. Ya sumó sus primeros minutos en la final de Copa y podría reemplazar a Sergiño Dest en la banda derecha, ya que el estadounidense acumula muchos desgaste en estos últimos partidos.

Una vez más tendrán que ir con mucho cuidado tanto Leo Messi como De Jong, ya que llevan dos meses jugando con fuego, al estar a una tarjeta de la sanción. Y es que el siguiente partido después de Getafe es la visita a Villarreal, uno de los desplazamientos más complicados que le queda al equipo de aquí a final de temporada.

Koeman sigue sin poder contar con el guardameta Neto, por lo que ha convocado a los porteros del filial, Iñaki Peña y Arnau Tenas, que se unen a Óscar Mingueza, Ilaix Moriba y Konrad de la Fuente, entre los jóvenes canteranos que forman parte de la lista de convocados.

La relación completa de futbolistas para jugar este jueves(21 horas) ante el Getafe en el Camp Nou está formada por: Ter Stegen, Dest, Junior, LengletPiquéSergi RobertoAraújoAlbaUmtiti, De Jong, BusquetsPjanicMatheusPedriRiqui PuigGriezmannMessiTrincao,Tenas, Peña, Ilaix, De la Fuentey Mingueza.

Koeman reprende a los jóvenes

Si por algo ha destacado Ronald Koeman desde que está en el banquillo del FC Barcelona es por su apuesta innegociable por los jóvenes. Pero esa juventud también exige un peaje, que, según el entrenador, hoy ha podido pagar muy caro el equipo.

Se le ha visto muy enfadado en algunos momentos del partido

La segunda parte hemos estado menos concentrados y hemos cometido muchos errores. Hemos bajado el ritmo del balón y nos hemos complicado la vida con el 3-2. Es innecesario. No podemos bajar el ritmo. Tenemos que aprender.

Con Mingueza ya tuvo sus primeros desencuentros en su lesión…

Sí. Mingueza se lesiona, se va fuera del campo y duró demasiado en la banda. Tenía que saber si podía seguir o no. Oscar nos dijo que podía seguir. Hay que aprender, tanto los médicos como el jugador. No puede ser.

¿Y la bronca en la segunda parte?

Es un poco exagerada mi postura con él. Está haciendo una gran temporada. Debe aprender que ser jugador en el Barça hay que estar siempre en todos los partidos. Tampoco Pedri ha estado a su nivel hoy. El cambio no ha sido por enfadarme, sino porque quería darle minutos a Umtiti. Pero es evidente que ni Araújo ni Óscar han jugado bien. Mingueza no se puede ir tanto a la banda cuando jugamos con tres. Ya he hablado con él y está todo solucionado, ningún problema.

¿Y el cambio de Piqué?

El cambio estaba previsto porque venía cansado de jugar toda la la final.

¿Se sienten favoritos?

No somos más fuertes que los otros tres equipos. También están en un buen momento. Todos tenemos partidos complicados. No se decidirá hasta la última jornada.

¿Ha cambiado su opinión sobre la Superliga después de las declaraciones de Laporta y el comunicado del club?

Ya dije que yo soy solo entrenador, no la persona que dice el futuro de este club. El presidente busca lo mejor para el club.

¿Cómo está viendo a Messi?

La decisión está en sus manos. No te voy a decir si he hablado con él sobre su futuro. Él sabe que lo necesitamos.

Lacazette desata al Arsenal

No llegaban las cosas demasiado de cara para el Arsenal. Hasta el punto de que, en una eliminatoria contra el digno Slavia de Praga, que había eliminado al Rangers y al Leicester, había dudas sobre quién era el favorito. Pero los de Arteta, que son capaces de estas erupciones descontroladas de talento de vez en cuando, siguen atesorando una calidad de la que a veces incluso ellos mismos se olvidan. En semis les espera el Villarreal, seguramente el equipo que más puede asemejárseles en La Liga, con un billete en juego para la final de Gdansk y un pase millonario a la Champions del año que viene.

El catastrófico 1-1 de la ida, en el que un regalo defensivo en el último segundo puso en riesgo la única baza que le queda a este equipo esta temporada, no se repitió en Praga. El Slavia fue muy inferior de principio a fin, y por fin se pudo ver a un Arsenal a la altura de las expectativas. Partidazo el de Smith-Rowe, que sirvió una buena asistencia a Pépé para que hiciese el primero. El francés, se llevó una mano a la oreja cuando marcó.

Gestos aparte, el Arsenal apenas tardó seis minutos en sentenciar la eliminatoria. Si en el 18 marcó Pépé, en el 21 Lacazette ya había convertido desde el punto de penalti y en el 24 sentenció Saka, que se echó al suelo de Praga para celebrar un gol y una temporada que están siendo su consagración en el fútbol de élite. En la segunda mitad, Lacazette, tras un control fantástico dentro del área, puso un póker que reivindica a los de Arteta y que les mete en unas semifinales vitales para sus aspiraciones.

Aubameyang tiene malaria

Pierre-Emerick Aubameyang ha anunciado en su cuenta de Instagram que padece malaria. La contrajo durante la ventana internacional del pasado mes de marzo en Gabón, donde representó a su país. Afortunadamente, los médicos detectaron a tiempo la enfermedad y ha estado tratado en todo momento. Ahora, puede anunciar que se encuentra mucho mejor y que espera volver a los terrenos de juego lo antes posible. Así lo anuncio en su publicación:

«Hola, chicos, gracias por todos los mensajes y las llamadas. Por desgracia, contraje malaria hace unas semanas cuando estaba con la selección en Gabón. Pasé unos días en el hospital esta semana, pero me estoy sintiendo mucho mejor cada día gracias a los grandes médicos que detectaron y trataron el virus tan rápido. Realmente no me he sentido yo mismo durante las últimas dos semanas, pero volveré pronto más fuerte que nunca. Estaré viendo a mis chicos ahora, esperando un gran partido. Vamos, Arsena!», escribió en su red social en la previa de los cuartos de final de la Europa League.

La malaria es la primera enfermedad de importancia entre las enfermedades debilitantes. Más de 400.000 personas fallecen cada año a causa de ella. Afecta especialmente a los niños, ya que más de la mitad de las víctimas anuales son menores de edad. Sus síntomas son muy variados: fiebre, escalofríos, sudoración, dolor de cabeza… Otros menos comunes son las náuseas, vómitos, dolores musculares, trastornos del sistema nervioso central, insuficiencia renal o incluso el coma. Por fortuna, Aubameyang parece estar lidiando con ello sin padecer sintomatología grave.

Mikel Arteta, entrenador del Arsenal, aseguró sobre el estado de Aubameyang tras el partido del Arsenal ante el Slavia de Praga: «Acabamos de hablar con él. Está en casa. Estuvo dos días en el hospital para recibir el tratamiento adecuado, pero ahora se siente bien. Necesitará unos días para recuperarse, pero quiere regresar tan pronto como sea posible». posible.»