Coudet está «desesperado» por ganar en casa

Lograr un resultado positivo delante de su afición se ha convertido en la asignatura pendiente del Celta. En la rueda de prensa previa al duelo con el GranadaEduardo Coudet subrayó el deseo de su equipo por romper la mala racha de resultados desde que la afición celeste regresó a las gradas de Balaídos: cuatro partidos con público, cuatro derrotas. Para que a la quinta vaya la vencida, el Chacho ha convocado a 22 jugadores. Aidoo, es la única baja. 

Cervi: “Estaba un poco tocado, una lesión molesta en la planta del pie. No es algo que se pueda agravar, con el tiempo va a ir mejorando, pero es molesto”.

Aidoo: “Todavía no está disponible. Veremos cómo sale ahora de esta cuarentena obligatoria. Aún no ha podido entrenar”.

Primera victoria como local: “Queremos darle esa alegría. Lo de la gente contra el Cádiz fue impresionante. Nos empujó cuando íbamos 0-2 y nos hizo generar un montón de cosas. En lo personal, la grada de Río fue impresionante, nos llevó. Aquí la gente agradece cuando te vas vacío. Estamos desesperados porque nuestra gente nos vea ganar en casa”.

Momento del equipo: “Podemos dar mucho más. No merecíamos esperar tanto tiempo por la primera victoria. Hubo muchos partidos en los que nos merecimos los tres puntos. De hecho, Robert Moreno dijo ayer que había analizado nuestros tres últimos partidos y en ninguno merecimos perder. Hemos competido de muy buena forma en todos los partidos, salvo contra Osasuna, sin tener aún a todos en su mejor nivel individual”.

Granada: “Tiene un entrenador diferente al que nos enfrentamos la semana pasada. Hay que pensar que tienen muy buena plantilla, con jugadores de mucha jerarquía. Va a ser difícil. Trataremos de concentrarnos para enfocarnos en lo que podemos generar”.

Robert Moreno: “Los entrenadores estamos expuestos a los resultados. Todos tratamos de trabajar y de cumplir los contratos que hemos firmado, pero el fútbol es muy dinámico”.

Tapia: “Lo veo bien, a la par de todos los demás. En el último juego volvió a tener esa chispa, esa agresividad. Nos va a costar, no solo con él, cada vez que haya convocatorias de las selecciones porque se juegan tres partidos en las fechas FIFA. Él y Néstor (Araújo) no tuvieron vacaciones y cuando les podíamos dar descanso fueron de nuevo convocados”.

Nolito: “Espectacular. Aparte de ser un gran profesional, es un gran tipo. Si no le toca iniciar sé que va a sumar. Aquí somos un grupo y todos tiran para el mismo lado. Estoy muy agradecido a mis jugadores porque me dan un día a día espectacular. Es un poco lo que intenté armar: buena gente, buenas personas e ir creciendo juntos”.

Convocatoria: Matías Dituro, Rubén Blanco, Coke Carillo, Hugo Mallo, Néstor Araujo, Carlos Domínguez, Kevin Vázquez, Jeison Murillo, José Fontán, Miguel Baeza, Javi Galán, Renato Tapia, Fran Beltrán, Okay Yokuslu, Denis Suárez, Brais Méndez, Solari, Cervi, Nolito, Iago Aspas, Thiago Galhardo y Santi Mina.

Aprobados y suspensos del Cádiz: las rotaciones vuelven a castigar

1. Conan Ledesma. No tuvo un partido fácil el portero del camiseta Cadiz baratas. En el primer tanto del Rayo obra de Álvaro García, falla la defensa y finalmente se queda con toda la responsabilidad y sin más que hacer. En el segundo tanto, de Falcao, el colombiano le gana la partida engañándolo para rematar cuando Ledesma ya está en el suelo. Ahí quizás pudo hacer algo más, pero con un delantero como Falcao delante es muy complicado. En el 53’ hizo una gran parada que hubiese supuesto la sentencia para los amarillos. En el 87’ llegó el tercer tanto vallecano, pero fue un disparo imposible de parar.

15. Carlos Akapo. No tuvo mucho protagonismo porque los ataques del Rayo se centraron en la banda izquierda. Cumplió cuando tuvo ocasión y combinó bien con Álvaro Jiménez en la segunda parte. Sustituido en el 76’ por Alberto Perea.

5. Haroyan. Autor del gol cadista en el minuto 22. Buena recompensa para un futbolista que trabaja en la sombra y que está rindiendo a un buen nivel. Tuvo ocasión de anotar otro tanto en la recta final del partido. Vio la tarjeta amarilla en el 48’ por falta sobre Trejo.

16. Juan Cala. Regresó a la titularidad tras cumplir sanción por ver la doble amonestación ante la Real. El central falla en el primer gol dejando toda la ventaja para el Rayo. Sigue sin encontrar su mejor versión y le pasa factura al Cádiz. Tuvo una ocasión de gol en el 75’. Vio la tarjeta amarilla en el 55’.

22. ‘Pacha’ Espino. El lateral llegó con una sobrecarga importante de minutos en sus piernas tras dos partidos de máximas exigencias ante Celta y Barça. De menos a más. La maquinaria tenía que decir hasta aquí hemos llegado. Se le notaba cansado y no llegaba con la facilidad que acostumbra. Isi lo volvió loco. En la segunda parte mejoró y hasta pudo marcar el 2-2.

7. Salvi. Sacrificio en defensa e intentando aportar en ataque. Puso centros interesantes en la segunda parte, cuando el Cádiz consiguió hacerse con el control del partido durante varios minutos.

2. Jens Jonsson. Suya fue la asistencia para ‘Vato’ Haroyan. El danés recibió el balón dentro del área tras el saque de falta de Tomás Alarcón y no se lo pensó. Una asistencia que ayudará al mediocentro a ir recuperando su nivel tras la lesión que tuvo en pretemporada. Fue sustituido en el descanso por Rubén Sobrino.

30. Álvaro Bastida. El centrocampista afrontaba otro gran reto en la titularidad y esta vez se le notó algo más nervioso y dejó muchas dudas con el balón. La mejor noticia es que se le sigan dando oportunidades a los jóvenes canteranos. Vio la tarjeta amarilla en el minuto 45.

12. Tomás Alarcón.Buen partido del mediocentro que actuó por momentos como centrocampista y a ratos como tercer central. Sacó la falta que terminó con el único tanto cadista. Al final del partido se encontró solo en el centro del campo.

19. Arzamendia. Tan solo tuvo 45 minutos. No estuvo bien, al igual que ‘Pacha’ y la banda izquierda hacía aguas por todos lados. Hacía falta reforzar esa zona del campo con alguien que defendiese y también pudiese aportar algún centro, al menos en la teoría, y el elegido fue Álvaro Jiménez en el descanso para que Salvi ocupase el extremo izquierdo.

17. Florin Andone. Desaparecido los minutos que estuvo en el campo. El Cádiz tampoco generó muchas ocasiones en la primera parte, pero sigue sin demostrar que merece un hueco en el once de Cervera.

Desde el banquillo.

11. Álvaro Jiménez. Saltó al terreno de juego antes de dar comienzo el segundo tiempo en sustitución de Arzamendia. Buen centro para ‘Pacha’ en el 75’ que tuvo muy cerca el gol.

21. Rubén Sobrino. También entró en el descanso por Jens Jonsson en busca de mayor profundidad y encare a puerta. Se le escapó Isi en el centro del campo y el futbolista del Rayo no perdona.

9. ‘Choco’ Lozano. Entró en el 66’ en sustitución de Álvaro Bastida. Intentó generar más de cara a portería, pero el partido estaba ya muy complicado y el Rayo seguía presionando.

18. Álvaro Negredo. Sustituyó a un perdido Florin Andone en el 66’. Tuvo una buena ocasión en los últimos minutos que salió desviada por poco.

10. Alberto Perea. Fue el último cambio, en el 76’ por Carlos Akapo, en busca de que su magia desatascara el encuentro, pero no lo consiguió. No está el Perea que solucionaba partidos. Vio la tarjeta amarilla en el 92’.

El ‘sí quiero’ en el Salto del Caballo

Nunca una derrota supo tan dulce como la del Toledo ante el Calvo Sotelo de Puertollano este fin de semana. Al menos así lo recordará el delantero toledano Rubén Moreno, que nada más concluir el partido de la jornada 4 en 2RFEF fue sorprendido por Claudia, su pareja, con una pedida de mano en el césped del Salto del Caballo.

Quizá el público del estadio toledano no recordará este domingo por el resultado de un derbi regional que terminó con resultado contundente (1-4) en favor del conjunto de Puertollano, pero sí por la imagen que Claudia y Rubén dejaron nada más concluir el encuentro.

Para sorpresa de todos, y todavía con los jugadores del Toledo sobre el terreno de juego, uno de los hijos de la pareja protagonista apareció en el túnel de vestuarios montado en un coche eléctrico y con la proposición de matrimonio para su padre.

“Sí quiero”

Todavía vestido de corto, y con una evidente sensación de incredulidad, Rubén Moreno aceptó la propuesta de Claudia, que hincó rodilla en el verde del Salto del Caballo para dejar una de las imágenes del fin de semana en la cuarta categoría del fútbol español.

Las lágrimas de la pareja, así como la emoción de los familiares y aficionados que se situaban en la tribuna del estadio, reflejaron la emoción con la que se vivió el momento en la instalación deportiva de la Ciudad Imperial… a pesar de la derrota de su equipo.

Shashoua, goleador del equipo

Sam Shashoua le puso esperanzas al Tenerife en Almería. El británico logró, con su gol de penalti, meter al Tenerife en el partido y albergar alguna opción de empatar. Es más, en sus botas estuvo el 2-2, pero el portero almeriense sacó una mano prodigiosa que evitó nivelar el marcador. Así, con su acierto, el atacante se ha convertido en el goleador del equipo con dos goles.

De todos modos, Sam cortó una muy buena racha anotadora con el Tenerife ya que el viernes fue la primera vez que los tinerfeños perdieron cuando él vio puerta. La última vez que acertó, por ejemplo, fue en Valladolid y en aquel partido, los blanquiazules vencieron 0-2. En esta ocasión, a pesar de anotar el 2-1 parcial, los de Ramis cayeron en el Juegos Mediterráneo (3-1).

La caída en suelo andaluz confirmó, además, lo mal que se le da al Tenerife jugar en viernes ya que ha perdido en diez de los últimos 13 encuentros que jugó en tal día. “Hay que tener la cabeza fría, toca analizar cómo se han perdido los partidos.Hay que seguir trabajando como hasta ahora porque los resultados seguirán llegando”, opinó tras la derrota Ruben Diez, quien jugó en Almería gran parte del partido reemplazando a Enric Gallego.

“No hemos bajado los brazos y tuvimos coraje hasta tener la opción de lograr el 2-2“, admitió, “pero la intervención del portero lo evitó. Nos vimos las caras con un conjunto muy poderosos, y sabíamos que habrían tramos del partido que tendríamos que sufrir. Hubo fases que controlamos el juego”.

La plantilla regresó a casa en la tarde del sábado tras ejercitarse en Almería y este domingo ha tenido su jornada de descanso. La vuelta a los entrenamientos está prevista para el lunes a las 10:00 horas en las instalaciones de El Mundialito, a puerta cerrada. El próximo compromiso será el sábado en Huesca.

Alcácer rehabilita al Submarino

Fue Paco Alcácer, un hombre que necesitaba rehabilitarse, el que le dio oxígeno al Villarreal para que cazase su primera victoria de la temporada. El valenciano, frente a su rival maldito, participó en tres goles ante un Elche que sólo aguantó el pulso unos minutos. Alcácer, en modo recuperador y asistente, como si fuese un base de baloncesto, vio desde una posición privilegiada los goles de Pino, Trigueros y Danjuma.

Trigueros también fue clave en el festín amarillo. El Submarino, atascado hasta el momento, aprovechó una acción clave en el primer tiempo para desbloquear un partido que sólo se le complicó con el golazo de Mojica. El Elche se perdió reclamando una expulsión de Pedraza. Ante tanta protesta, Roco la lió frente Alcácer y Trigueros hizo el 2-1. Ahí se acabó el partido para el Elche. La segunda parte fue de baño y masaje para el Villarreal. Alcácer le regaló otro gol a Danjuma y Paco pasó de buscar la rehabilitación a ser el rehabilitador amarillo. Alberto Moreno, en el último minuto del descuento, cerró la goleada amarilla.

Alcácer empezó a dar síntomas de su recuperación nada más arrancar el duelo. El valenciano estaba ágil, casi flotaba en el césped. Eso le permitía presionar, robar y tocar rápido. Sólo le faltaba rematar, pero cambió el disfraz de killer por el de fino pasador. Así nació el primer gol del partido. Alcácer conectó rápido con Trigueros, que mejoró la jugada con el pase y dejó al ‘9’ amarillo dispuesto para el remate con la pared. Alcácer, sin ánimo de venganza por todo lo que pasó ante el Elche, levantó la cabeza y culminó la acción cediendo a Pino el 1-0.

Sólo habían pasado cuatro minutos y el equipo de Escribá se veía superado. Lejos de venirse abajo, el Elche fue adelantando metros poco a poco. Carrillo avisó y Mojica se sacó un latigazo para ajustar el balón al poste y dejar a Asenjo con la mano levantada en la foto. Su ojo de halcón le pasó una mala pasada porque el balón entró. Y de qué manera, reventando su red e igualando el choque.

El Elche tenía el partido controlado. Incluso, Lucas Pérez tuvo el segundo tras una rápida contra con Fidel en la conducción. Emery resoplaba porque la acción llegó de un saque a favor. Eso el vasco no lo perdona. Lucas le indultó. Pero fue otra acción la que dio un vuelco al partido. Pedraza estuvo a un paso de marcharse expulsado. Escribá echaba humo desde su banda porque era la segunda del lateral amarillo. Muñiz Ruiz se la perdonó y el Elche, en un minuto y entre miles de protestas, se desconectó. En la siguiente acción, Roco tembló ante Alcácer. El valenciano, rápido y atento, le robó el balón y encontró a Pino. El canario, en otra triangulación de manual, vio la llegada de Trigueros para el 2-1. Mandi, con el Elche todavía aturdido por la acción de Pedraza y el fallo de Roco, estuvo cerca de meter el tercero. Casilla evitó un gol claro.

La segunda parte fue tranquila para el Villarreal. El equipo de Emery en ningún momento vio peligrar su primer triunfo del curso. El Elche seguía anulado, dándole mil vueltas a la jugada de Pedraza. Se borró del partido y eso le pasó factura ante un Villarreal con ganas de fiesta. Alcácer continuó con su show y asistió a Danjuma para el tercero. El Submarino llegaba con peligro y Escribá agitó el banquillo, sin suerte porque no hubo reacción. Alberto Moreno le puso la guinda a una noche redonda para el Villarreal y para Alcácer, que está de vuelta.

El Sevilla recupera su sitio

Veinte minutos de vendaval, eficacia y algo de desgracia valencianista dieron al Sevilla una victoria importante en lo clasificatorio y sobre todo lo anímico, que posiblemente contribuirá a sacar de la depresión a los nervionenses después de tres haber sufrido empates consecutivos. Un 3-1 que devuelve al equipo del Sánchez-Pizjuán a la parte de arriba de la tabla, con un partido menos, mientras el Valencia, que suma una segunda derrota seguida aunque contra dos rivales que a priori no son de ‘su Liga’, deberá recuperar energías, efectivos y quizá algo de euforia para seguir en la buena línea que ha estado marcando Bordalás.

Casi todo lo importante ocurrió durante una primera media hora loca, impropia de dos equipos tan presuntamente sólidos como este Sevilla de Lopetegui y el nuevo Valencia de este año. Un guión disparatado que de pasa alumbra varios debates, sobre todo en el Sánchez-Pizjuán, donde muchos reclamaban que Lopetegui centrara más a Papu Gómez, que ha jugado bastante más en la banda desde que llegó. Lo hizo esta vez y el argentino inauguró sin casi haber sudado el marcador (1-0, 2′) en conexión muy argentina, con robo de Montiel y balón largo de Lamela. Sigue aportando el extremo ex del Tottenham y debutó bien como titular el lateral, inmiscuido de manera aún más decisiva en el también tempranero 2-0 (15′). Un centro del exlateral de River se envenenó en la espalda de Lato y se convirtió en gol tras una espantosa salida de Mamardashvili, superado por arriba.

La competencia real del portero georgiano también entrará en discusión, seguro, después de ese gol tontísimo y de también quedarse en tierra de nadie en la vaselina del 3-0, en el que quedó asimismo algo retratado Omar Alderete. Bordalás le cambió en el descanso. Se pasó de revoluciones casi siempre el central paraguayo y le faltaron para aguantarle la carrera a Rafa Mir en ese tercer tanto, que auguraba tormenta cuando apenas se habían superado los 20 minutos de partido.

Pero no. Compitió el Valencia como siempre ha competido en esta temporada con Bordalás, aunque a los trompicones que marcaba Guedes durante los casi 70 minutos que el portugués sobrevivió sobre el campo. A la media hora, una falta botada por el portugués y mal despejada por Ocampos la empalmó Hugo Duro (otra vez él) para que Diego Carlos desviara la pelota e hiciera imposible la estirada de Bono (3-1). Había partido.

Lo había, en silencio al menos, a la espera de que el Valencia diera otro zarpazo o el Sevilla lo matara en una contra. Foulquier culminó fatal una gran jugada propia, Maxi se encontró con Diego Carlos en un chutazo franco desde la frontal y En-Nesyri cabeceó flojo un buen servicio de Lamela, siempre Lamela. Pero no se volvió a mover el marcador.

Asensio se carga de razón

Era un Mallorca recién ascendido y plagado de suplentes, para no llamarse a engaño, pero tomen nota de este cuarteto de violines: Rodrygo, Asensio, Benzema y Vinicius. Va a costar echarles de ahí. A Hazard, a Bale y cualquiera que lo pretenda. El camiseta Real Madrid baratas recuperó el liderato con una decoración lujosa en un partido sencillo. Y Asensio encontró su lugar en el Madrid y en el mundo. No se le recuerda un partido tan completo ni en la derecha ni en la izquierda. De mediapunta, ese sitio que lleva años sin existir en el Madrid, reapareció ese jugador que un día pareció llamado a marcar una época. Cumplieron Ancelotti, que manejó bien el descontento del jugador, y Asensio, que replicó en el foro adecuado. El Madrid salió del partido como si hubiese cerrado un fichaje galáctico. El Mallorca, como si aquello no hubiera ido con él.

El once de Ancelotti dejó un rastro muy visible. No habrá rotaciones extremas. A Casemiro la paliza Madrid/Brasil le ha dejado plomo en sus piernas y niebla en su cabeza. Conviene despejarle. De Hazard sólo pueden servirse medias raciones. A Modric únicamente le van a sacar del once partidos de presunto medio pelo porque no hay gestor de juego que se le acerque. Camavinga y Rodrygo están en la primera línea de suplentes, los que tocan merecidamente con la punta de los dedos la titularidad. Son la punta de lanza de la next genBenzema puede ir olvidándose de las vacaciones y Jovic puede tomárselas cuando quiera. Y Marco Asensio tiene en su mano ser lo que aparenta. La banda derecha le esperó durante todo el curso pasado y él no se presentó. Ayer Ancelotti le tendió esa mano izquierda con la que ha levantado tantas copas y dejó la pelota en su tejado. Le dio la plaza de mediapunta en ese 4-2-3-1 al que empieza a coger el gusto. Un acierto, porque el balear dejó el mensaje de que este tren no lo va a dejar pasar. Más si el puesto le cae como un guante.

El error de Gayá

Luis García, desde la otra orilla, jugó dos partidos en uno: el del Bernabéu y el del domingo próximo en Son Moix ante Osasuna. Sucede en los equipos cortos de munición, que no pueden dispararle a todo. Así que el técnico sólo mantuvo a cuatro de los que jugaron ante el Villarreal la semana pasada. Fue una aceptación tácita de que estaba frente a un imposible.

El partido le dio la razón pronto. Gayà, el lateral del filial del que tiró ante la plaga de bajas en defensa, metió la pata en un mal control. Una desgracia seguida de otra: Benzema era el enemigo más próximo y lleva tres años sin dejar pasar una. Esta tampoco. Metió media docena de zancadas y cruzó la pelota a la red.

En estado de shock, en los minutos siguientes, el Mallorca fue desmintiendo todas sus virtudes. Fue una cama deshecha atrás, sin orden, sin presión, presa del pánico. Aún así, tuvo dos ocasiones claras para empatar, de Kubo y Lago Junior, que le devolvieron al partido. Eso también lo tiene este Madrid de Ancelotti, un equipo largo, divertido y entrañablemente vulnerable. Da mucho y quita poco. Pero esta vez supo pronto que aquello no iba a ser San Siro o Mestalla, donde sus rivales murieron por insuficiencia respiratoria. Eso siempre lo tuvo el Madrid: vive de su fe cuando no puede vivir de su fútbol.

El festival blanco

Con las defensas a la fuga, quedó un partido de recreo, muy de áreas y muy poco de entrenadores. Asensio marcó el gol del que pasaba por allí cuando ni Reina ni su defensa supieron sacar una incursión imposible de Rodrygo. Kang-in Lee respondió con un tanto de alta gama en zurdazo colocado desde fuera del área. Y para que no parara la juerga, Asensio repitió esta vez con un gol a su altura: desmarque, control orientado, casi autopase, de espuela y resolución académica con la izquierda. Una jugada de gran pureza, como ese fútbol que siempre le acompañó (intentó incluso un gol olímpico, la repera de este juego). Completó el hat-trick con un calco del tanto de Kang-in Lee. Fue una reivindicación brutal por el conducto reglamentario: sobre la hierba. Así se piden las oportunidades.

En ese girigay disfrutó Vinicius. Metido en fiesta es imparable. Desbordó, recortó, tiró caños, se gustó… El repertorio completo de ese fútbol callejero en peligro de extinción. Con otro estilo también alzó la voz Camavinga, un estupendo distribuidor de juego que conjuga el presente. Le ha cogido el aire al equipo en tiempo récord. Y Rodrygo le quitó el silenciador a su juego y puso su esprint a la altura del de Vinicius.

Asegurada la goleada, Ancelotti hizo política de vestuario. Dio esperanzas a la cantera entregando minutos a Blanco y Sergio Santos; consoló a Isco y Lucas Vázquez, que aspiraban a más en el duelo (el primero cerró el set), y regaló diez minutos a Jovic para no abusar del físico de Benzema, que antes de irse llegó al doblete con un gol que retrata bien el momento que vive: controló de espaldas, sin que sea posible determinar si sucedió por azar o por duende, y su disparo posterior tocó en dos defensas del Mallorca antes de acabar en la red. Ahora se siente capaz de meter un balón medicinal en un hoyo de golf.

Llega el primer maratón

EI Atlético regresará esta tarde a los entrenamientos, a la espera de que vayan volviendo rnacionales, Griezmann entre ellos, con un Everest por delante: el primer maratón de partidos. Siete en 21 días. Domingo, miércoles, sábado, martes, sábado, martes y domingo. Así, de corrido, en tres semanas. Con la Champions League, jornadas entre semana y el fin de semana. Un Everest en el que el campeón mostrará su verdadero músculo. Si aspira a revalidar el título y si el paso firme se traslada a la Champions.

Todo comenzará este domingo (14:00), con el partido en Cornellà ante el Espanyol, que ha regresado a Primera y siempre ha sido una plaza siempre difícil para los del Cholo, que no ganan allí desde 2017, con dos derrotas y un empate desde entonces (1-1 en la 2019-20, 3-0, en la 2018-19 y 1-0 en la 2017-18). El partido, en principio fijado para el sábado, se retrasó un día para la llegada de los internacionales sudamericanos. Enseguida, después de Cornellà, la música de la Champions.

El Atlético le subirá el telón a la competición en su estadio, el Wanda Metropolitano, ante el Oporto, primer rival de la fase de grupos, el segundo rival de su particular Everest. El segundo llegará casi al final del maratón, en la última semana, el Milan, en San Siro. Entre medias de los dos compromisos de Champions, tres partidos de Liga. Ante Athletic, Getafe y Alavés. Después, el cierre del maratón suena al pico más alto del ochomil: Barça. Se juega en el Metropolitano. Sin Agüero, ya inscrito pero aún lesionado hasta noviembre, pero con Griezmann, que ha vuelto con el Cholo, con todos los focos encima.

Cuando acabe este parón, Simeone no sólo tendrá entre sus filas al delantero francés para afrontar su primer maratón de la temporada, también a futbolistas que lleva esperando desde que comenzó la pretemporada: Herrera y João, aún sin minutos ni comparecencia, aunque ya con el grupo ambos. Simeone los necesitará, y mucho, en estos siete partidos, estos 21 días. En Champions, por ejemplo, el Cholo no podrá contar con un pilar como Savic, cuatro partidos de sanción.

Además de, por supuesto, Suárez, que terminó el partido ante el Villarreal con un edema en la rodilla y no viajó con su selección para recuperarse. Entonces, cuando pasó, el mercado aún no estaba cerrado, Saúl continuaba y el ‘8’ del Atleti no era Griezmann. Ahora sí. De la conjunción de sus piezas en este maratón le dirá mucho al Cholo de a qué aspira de verdad su Atleti 2021-22.

El bonus ético de Neymar

El fichaje de Neymar por el camiseta Paris Saint-Germain 2021 en 2017 procedente del Barcelona aún retumba. 222 millones de euros, cláusula mediante, por un futbolista sigue siendo el fichaje más caro de la historia. Evidentemente, el contrato que acompañaba a semejante desembolso no podía ser baladí y El Mundo se ha encargado de detallarlo. Días atrás exponían que firmó por 43.3 millones de euros brutos al año, con una sexta temporada opcional que le garantizaba 50.6. Pues bien, ahora se ha dado a conocer una curiosa cláusula, un «bonus ético por saludar a los aficionados».

La cantidad que esta variable le asegura al de Mogi das Cruzes es de 6.500.160 de euros brutos por curso, es decir, 541.680 al mes. La premisa para que Ney cumpla es que debe ser «cortés, puntual, amable y estar a disposición de los aficionados» del PSG, tal y como añade ‘El Mundo’. Asimismo, tiene prohibido hacer declaraciones públicas que vayan en contra de planteamientos tácticos del conjunto parisino. Queda claro que en París quieren que sus estrellas se comporten, valga lo que valga.

Si descontamos los impuestos, el ’10’ gana 375.000 euros netos al mes, 4.5 millones al año. No es el único jugador del PSG al que le incluyen cláusulas de este tipo en sus contratos. Thiago Silva, por ejemplo, cobraba 33.000 euros por ir a aplaudir a la afición después de los partidos, según publicó la prensa francesa en 2018. Cantidad, eso sí, muy inferior a la que ‘El Mundo’ afirma que le corresponde a Neymar.

No podemos olvidar que una información similar apareció cuando también trascendió la cláusula de Thiago Silva, tres años atrás. Por aquel entonces, Neymar negó la mayor a través de Twitter, calificando de «fake news (noticias falsas)» lo publicado. «Esta noticia está siendo replicada por innumerables medios de comunicación de una manera irresponsable. Esta es otra ‘noticia falsa'», publicó. Veremos si vuelve a tomar la palabra.

Piqué pide un voto de confianza para Umtiti

Gerard Piqué fue el primer invitado de la nueva temporada de La Sotana, un programa radiofónico que cuenta con el sarcasmo y la mala baba como sus principales ingredientes. El central catalá habló largo y tendido sobre la actualidad blaugrana y quiso romper una lanza especialmente hacia un compañero que está pasando una situación muy complicada, Samuel Umtiti, ya que la afición le ha dado la espalda, recibiéndole con pitos y abucheos cada vez que aparece.

Umtiti: «Está cumpliendo con todas sus obligaciones. Su actitud es impecable. No se ha perdido nunca un entrenamiento. Otra cosa es quién le firmó el contrato, un presidente que fue votado por los socios ¿Por qué le pitamos? La gente ha de ser más empática. La mayoría de gente están en una empresa desde hace 30 años y no hacen nada».

Messi: «Nos llamó Laporta para informarnos. El club estaba esperando a ver qué pasaba con Leo porque el acuerdo estaba. Los capitanes nos bajamos el sueldo para que se pudieran inscribir los fichajes».

Rebaja salarial: «He renunciado a una parte del sueldo. Se me ha cambiado el fijo y el variable».

Guardiola: «En su última temporada hubo mucha tensión. Creo que Mourinho nos desgastó a todos. Pep exige máximo control en todo. Yo estaba saliendo con Shakira y todo cambió con él. Tuve mucha presión y hasta pensé en irme la temporada 2011/12. Sufrí mucho ese último año con Pep».

Bartomeu: «No estoy capacitado para decir si ha sido el peor presidente de la historia. Todos tenemos la culpa, pero lo cierto es que el club no ha ido por dónde queríamos los culés. Estoy convencido que los próximos cinco o diez años serán muy buenos para el Barça».

Periodistas: «No me molestan, pero al final piensas por qué vas a hacer una entrevista. Cuando eres joven quizás para darte a conocer, pero yo ya no lo necesito. El futbolista siempre va con recelo a una entrevista, pensando a ver qué titular buscan».

Retirada:«Voy temporada a temporada. Siempre pienso que es la última y si luego hay otra, pues perfecto. El día que vea que no le puedo dar más al equipo pues me iré. Siempre he sabido gestionar mi cuerpo. Cuando llegué al Barcelona salía más que el sol y todo el mundo me decía que no llegaría a los 34 como futbolista. «Si la gente supiese un 5% de mi primer año me dirían de todo. También es verdad que ha sido clave para mí la estabilidad emocional».