Un ogro antes de la final

España-Portugal, un clásico en categorías inferiores que esta vez sirve para seleccionar al primer finalista de la Eurocopa Sub-21. El ataque más temible frente a la mejor defensa. España sólo ha encajado un gol en este torneo y dos en 14 partidos si se suma la clasificación. Portugal lleva once en cuatro encuentros en el campeonato (2,75 de media), algo que no es casualidad porque en la fase de clasificación promedió 2,9 (29 en 10 partidos). Viene de marcarle cinco a Italia en cuartos de final. Palabras mayores.

De la Fuente tiene una ausencia vital en defensa: Guillamón se lo pierde por sanción. Eso moverá a Mingueza al centro y entra Óscar Gil en el lateral derecho. En la izquierda está la gran duda: Pedrosa llega, pero muy justo: puede entrar Miranda. Villar y Puado serán las otras novedades con respecto al equipo que jugó ante Croacia.

Portugal, por su parte, perdió por COVID a Correia (Valencia) y Trincao (Barça) en la semana previa, pero aun así presenta una lista temible: Florentino, Vitinha, Vieira… Jugará de tú a tú a España.

Estas generaciones se han cruzado en los últimos años. En 2016 Portugal se llevó la Eurocopa Sub-17 al derrotar a España en la final, en la generación de los nacidos en 1999. Nueve de aquellos campeones juegan hoy. En 2019, la generación del 2000 se vengó en Sub-19: derrotó a Portugal en la final. Su ciclo empieza en septiembre, pero lo han adelantado: Portugal tiene a ocho nacidos a partir del 2000 y España a nueve. Muchas cuentas pendientes que saldar en un partido que vale una final.

Claves

Álvaro Fernández: El portero español lleva un torneo sobresaliente. Uno de los líderes del vestuario, debe ser el jefe en defensa sin Guillamón. Su personalidad y seguridad, claves para frenar a Portugal.

Velocidad: Primer partido del torneo en el que España juega ante un rival que no se va a cerrar. Con espacios, es momento de aprovechar la velocidad de jugadores como Puado o Bryan Gil.

Salida de balón: España pierde salida desde atrás con la ausencia de Guillamón. Mingueza y Cuenca deben asumir más riesgos y Zubimendi tendrá que ayudar atrás.

Posesión: Las dos selecciones disfrutan con balón y sufren sin él. Quien mejor sepa gestionar las fases en las que el rival le someta tendrá mucho ganado.

Acierto: Portugal es letal arriba y España necesita demasiadas ocasiones para marcar. La Rojita debe afinar la puntería porque tendrá poco margen de error.

Ases a seguir

Zubimendi: Su partido ante Croacia fue imperial. Si él está bien, España manda en los partidos. Tener hoy la pelota es más de medio partido.

Mota: El killer de Portugal llega muy enchufado a este partido después de conseguir un doblete en media hora contra Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *