«¿Cómo le explico a mi hijo que no me quiere ningún equipo?»

Jack Wilshere tiene 29 años y no tiene equipo. El año pasado vistió la camiseta del Bournemouth durante la segunda mitad de temporada, jugó 17 partidos -11 de ellos como titular- y nadie le ha vuelto a llamar este verano. El que un día fue el futbolista más ilusionante que había en Inglaterra, hoy es un jugador sin equipo y, peor aún, sin ofertas. «Siento que se me ha cerrado una puerta en mi país», cuenta Wilshere en una entrevista en The Athletic.

El ex centrocampista del Arsenal explica lo difícil que es encontrarse en esta posición cuando hace no tanto tenía toda su carrera por delante: «Nunca en mi vida pensé que iba a estar en esta posición. Hoy estuve corriendo en una pista de atletismo. Todo el mundo me decía que a los 28 o 29 años iba a estar en lo más alto de mi carrera. Y yo pensaba que así sería, que seguiría jugando para Inglaterra, que seguiría en un club top…».

En su vida familiar, Wilshere vive escenas que le están siendo complicadas de explicar: «Mis hijos ya están en una edad en la que entienden las cosas. Archie, que tiene nueve, me pregunta: ¿Y qué te parece la MLS? ¿Por qué no estás jugando en la liga? Le encanta el fútbol, lo sabe todo. A veces me dice: ¿Por qué no te quiere ningún equipo? No lo sé. ¿Cómo se lo explico? Tienen amigos en el colegio y ya sabes como son los niños, pueden ser muy duros. ¿Por qué tu papá no trabaja? ¿Es que no es buen futbolista?«. De hecho, los dos pequeños, Siena y Jack, nunca han visto a su padre jugar al fútbol: «Lo más difícil es intentar explicarlo cuando preguntan cosas como: ¿Entonces por qué no firmas por un equipo en Inglaterra? Y yo pienso: porque nadie me quiere».

Después de debutar con 16 años, de brillar en la Champions League poco más tarde o de jugar múltiples partidos con la selección inglesa, Wilshere reconoce que nunca debió salir del Arsenal, incluso cuando le dijeron que no iba a ser titular: «Nunca debí irme del Arsenal y esto no tiene nada que ver con el West Ham [equipo por el que firmó al salir del Arsenal] porque fui aficionado de pequeño. Tuve una conversación con Wenger cuando volví de mi cesión en el Bournemouth y me quedaban 12 meses de contrato. Me dijo: «Puedes irte, aquí no te vamos a ofrecer un nuevo contrato». Yo sabía que Wenger me valoraba como futbolista y sabía que si tenía partidos podía ganarme la confianza. Tuve la misma conversación cuando me senté con Emery y él me dijo: ‘Mira, aquí tienes un nuevo contrato pero no vas a estar en mi once titular’. Recuerdo que salí enfadado, llamé a mi agente y le dije que me tenía que ir. Quizás debí tomarme unos días para pensar que podía haber peleado por un puesto en ese centro del campo», recuerda.

¿Y ahora? ¿A seguir esperando una oferta? ¿En qué parte del mundo? Wilshere quiere nuevas experiencias: «Quizás es por mi historial de lesiones y por las referencias que va dando la gente pero creo que es injusto, la última vez que estuve lesionado fue en enero de 2020. Estoy abierto a jugar en el extranjero. De hecho, quiero ir y probar algo diferente, será bueno para mí y para mi familia. Quiero que no se piense: «Mira, aquí está Wilshere, se va a lesionar hoy… o jugará cinco partidos y será una pérdida de dinero».

Grealish contesta a Keane: «No dejaré que la gente diga que no quería tirar un penalti»

Bukayo Saka vivió con apenas 19 años uno de los momentos de responsabilidad más grandes que puede pasar en una carrera como futbolista. El del Arsenal fue el elegido para tirar el quinto penalti en la tanda que decidía el campeón de Europa. En Wembley, contra Italia y ante el mejor jugador del torneo, Gigi Donnarumma.

El centrocampista gunner, que enamoró al país durante el torneo y ha sido una de las grandes apuestas de Southgate en detrimento de jugadores con más cartel (Jadon Sancho) o más experimentados (Rashford), falló. Saka le pegó duro, abajo y con su zurda la mandó hacia la derecha, pero demasiado centrada. El meta ex del Milan acertó el lado y sentenció el torneo con su parada.

Por ese fallo ya está recibiendo ataques en redes y también el apoyo público tanto de la FA como de Southgate o de distintos exjugadores, viejas estrellas de la Liga inglesa, ahora en distintas tertulias de televisión.

El irlandés Roy Keane, ex del Manchester United, defendió a Bukayo Saka y criticó a Raheem Sterling o Jack Grealish por no hacerse cargo de esta responsabilidad que les podría corresponder por edad y galones. «Si eres Sterling o Grealish no puedes quedarte ahí parado y dejar que un chico joven como Saka vaya a lanzar delante tuya. No puedes. No puede dejar a un chico tímido de 19 años que vaya delante de ti. Ellos tienen mucha más experiencia. Sterling ha ganado títulos. Tiene que levantarse y tirar antes que el chaval», dijo Keane.

En ese quinto penalti se quedaron las esperanzas de Inglaterra de levantar su primera Eurocopa y además, romper una racha de más de 50 años sin ganar. El escenario, Wembley, era inigualable y estaba preparado, pero Italia se coló en la fiesta y es la nueva campeona de Europa.

Grealish contesta a Keane

El jugador del Aston Villa, Jack Grealish, respondió a la críticas de Roy Keane cuando este le acusó de no querer tirar un penalti y cederle esa responsabilidad a Bukayo Saka, quien tiró y falló el quinto. «¡Yo dije que quería tirar! El entrenador ha tomado muchas decisiones correctas este torneo y también lo hizo esta noche, pero no dejaré que la gente diga que no quería tirar un penalti cuando dije que lo haría», contestó.