Duras críticas a Cristiano

Fabio Capello cargó duramente contra Cristiano Ronaldo tras la eliminación de la Juventus en Champions contra el Oporto. El técnico italiano culpó en parte al portugués del prematuro adiós de los suyos, en especial por el gol de falta anotado por Sergio Oliveira en la recta final del encuentro. Según el entrenador, la estrella de la Juve tuvo miedo a impactar con la pelota y fue el causante de que la pelota acabara dentro de la portería.

«El primero gol en el primer partido es un regalo, hay un gran descuido en el segundo… Ciertos goles no se pueden encajar. El penalti de esta noche es otro regalo. Demiral está demasiado ingenuo, es un error gravísimo. Pero esto ya es lo más grave. Cristiano Ronaldo saltando y girando en la barrera. Quien esté en la barrera no puede tener miedo a ser golpeado. Es un error imperdonable que no tiene excusas«, sentencia Capello.

Además, defendió la figura de Allegri, ante todas las críticas que en su día recibió: «El tan vilipendiado Allegri llegó a dos finales de la Champions League, ganó campeonatos… Lo que hizo jamás se destacó. Se dijo que la Juve necesitaba un fútbol diferente. Estas cosas hay que decirlas. Cuando intentas hacer algo diferente, entras en cosas que no son siempre agradables y positivas».

Del Piero

Alessandro Del Piero, por su parte, criticó la actuación del exmadridista, aunque no le echa toda la culpa del fracaso bianconero: «Cristiano tiene responsabilidades, por supuesto. No tuvo muchas ocasiones, pero desperdició aquel cabezazo que nos acostumbró a aprovechar siempre. Sin embargo, no puede ser únicamente culpa suya. La Juve jugó más de una hora 11 contra 10″.

Más críticas

El periodista Paolo Condó, en el mismo plató, fue tajante sobre el portugués: «A Cristiano lo ficharon para competir al máximo nivel en la Champions. En las primeras dos temporadas se desmoronó el resto del equipo, esta vez él también. Antes del partido le pedí a Paratici sobre su renovación, creo que ahora me daría una respuesta negativa».

Por primera vez en 15 años

Cristiano se despidió de la Liga de Campeones en los octavos de final por segunda temporada consecutiva, al caer contra el Oporto tras la debacle del curso anterior contra el Lyon, y no marcó en una eliminatoria europea por primera vez en los últimos quince años.

Desde su adiós al Real Madrid y su fichaje por el Juventus en 2018, el mejor resultado de Cristiano en la Copa de Europa ha sido un cuarto de final en su primera campaña turinesa, cuando cayó contra el Ajax.

Si en las ediciones anteriores CR7, cinco veces campeón de Europa y máximo anotador histórico de la competición, había marcado siete goles en siete partidos, siendo decisivo en los octavos del curso 2018-2019 contra el Atlético Madrid con un tremendo triplete, este martes el luso no tuvo espacios y no pudo evitar un nuevo fracaso europeo de su equipo.

Immobile tumba al Zenit

La fiesta de la Lazio la pagó el Zenit al completo. El conjunto ruso quedó eliminado de la Champions tras caer ante un equipo romano en el que todos fueron buenas noticias sobre el césped: se llevó los tres puntos, Luis Alberto salió reforzado de su enfrentamiento con la directiva, Reina superó a Xavi en partidos en competiciones europeas (con 174, solo le quedan por delante Casillas, 186, y Cristiano, 179) e Immobile, recuperado por fin del COVID-19, volvió a dar buena fe de que Lewandowski y Haaland no son los únicos grandes artilleros de Europa.

La inclusión de Luis Alberto en el once inicial en uno de los partidos más importantes del año para la Lazio fue una declaración de intenciones de Simone Inzaghi: es intocable, por mucho que a Lotito, el presidente del club, le pese. El mandamás ya ha dejado claro que quiere que el español se marche cuanto antes, a ser posible en enero, después de que este criticara que el club se gastara unos cuantos millones en un avión cuando hay jugadores a los que se les debe dinero. Pero Lotito no cuenta con apoyos dentro del equipo. Luis Alberto es una estrella, pieza clave en los éxitos laziales, y por ello, Inzaghi va a hacer todo lo posible para evitar su salida.

Quien también se sabe estrella, como no, es Immobile. Era su primer partido tras superar el coronavirus y sólo tardó tres minutos en abrir el marcador con un auténtico golazo: derechazo, tras recibir a la media vuelta desde la frontal del área, directo a la escuadra, folha seca incluida. Con todo de cara, la primera parte fue un paseo para la Lazio, que se puso 2-0 gracias a otro disparo lejano, este raso, de Parolo. Dzyuba recortó distancias antes de la media hora de juego en una jugada aislada, en la que controló con facilidades en el área y ajustó el balón al poste derecho de Reina.

Con un 2-1 excesivamente corto para la Lazio llegó el descanso y el Zenit mantenía viva sus ilusiones por seguir vivo en la Champions, pero solo fue un espejismo que duró lo que tardó Immobile en anotar su segundo gol, esta vez de un penalti que el mismo había provocado.

El triunfo de la Lazio acerca seriamente al conjunto de Inzaghi a los octavos de final. Una victoria la semana que viene ante el Dortmund o un empate en la última jornada frente al Brujas dará matemáticamente la clasificación al equipo italiano.

Sí, volvió a marcar Haaland

El Borussia Dortmund cuenta sus jornadas por goles de su niño de oro. Volvió a mojar Haaland en la cómoda victoria por 3-0 ante un superado Brujas, esta vez con el enésimo doblete que le sirve al noruego para seguir batiendo todos los registros de la máxima competición continental. Lleva un total de 16 tantos en tan solo 12 partidos disputados, lo nunca visto en Champions hasta la fecha. A diferencia del pasado sábado en Berlín, donde Haaland llegó a hacer un póker al Hertha, esta vez fue el único protagonista sobre el césped. No jugó Moukoko. Tendrá que esperar el jugador más joven en debutar en la Bundesliga para batir ese mismo récord en Champions. Tiene tan solo 16 añitos. No hace falta correr.

Se habían enterado en Brujas de cómo se las solía gastar el rubio en la delantera del Borussia e intentaron ponerle varios guardaespaldas, pero un depredador como él es indomable. Tuvo la primera a los dos minutos de una primera parte dominada por los locales y falló. Sí, falló. Tardó un cuarto de hora en redimirse el kíller, que aprovechó una filtración de Sancho para hacer justicia en el luminoso. El inglés sentenció el choque al borde del descanso por medio de un libre directo a la escuadra de Mignolet. Vormer protagonizó la única llegada con peligro de un Brujas cuya zaga decidió dejar un despeje en los pies de Haaland. No perdonó. Y Favre volvió a sustituirle a falta de diez minutos para el final. Tampoco es bueno abusar.