Un exultante Rayo se enfrenta a la etapa reina: Mallorca y Espanyol

Ganar, ganar y volver a ganar. El Rayo Vallecano se lo ha tomado al pie de la letra y sigue coleccionando triunfos, lleva seis: tres en Liga (Las Palmas, Alcorcón y Mirandés) y otros tres en Copa (Teruel, Haro y Elche). Es más, no ha hecho otra cosa desde que comenzara un 2021 que resulta prometedor. Esta racha ha conducido a los franjirrojos al cuarto puesto de la clasificación —tiene el ascenso directo a cinco puntos— y a los octavos de final del torneo del KO.

Además, el Rayo de Iraola ha demostrado en estos seis últimos duelos algunas de sus cualidades más características, como la solvencia atrás. Sólo ha encajado cuatro goles y ha conseguido dejar la portería a cero en tres ocasiones —dos de ellas, con Dimitrievski bajo palos—. Además, los vallecanos están demostrando pegada, ya jueguen con un delantero puro (Qasmi), algún extremo reconvertido (Bebé o Antoñín) o Trejo de falso nueve. Han sumado catorce tantos en este pleno de victorias y promedian 2,3 dianas por partido.

Habría que remontarse al 2 de diciembre para encontrar la última derrota del Rayo. Y es que después de caer contra el Leganés (1-0), los franjirrojos se han venido arriba y han completado una racha de ocho encuentros sin perder. Todo esto ha hecho que los madrileños estén exultantes y afronten con optimismo su etapa reina, puesto que ahora asoman dos de los pesos pesados de la categoría. Este sábado reciben al Mallorca en Vallecas (16:00 horas) y el próximo domingo 31 visitan al Espanyol (16:00).

Ambos compromisos determinarán las verdaderas aspiraciones de los rayistas, si pueden pelear por una de las plazas de ascenso directo, que actualmente ocupan pericos y bermellones, o su lucha se reduce a mantenerse en los puestos de playoff. Echando la vista atrás, los franjirrojos tienen motivos para la esperanza, ya que se impusieron a ambos en la primera vuelta. Los vallecanos ganaron (0-1, con gol de Isi) en el estreno liguero de Son Moix y también en la visita del líder (1-0, de nuevo Isi).

«A nivel de resultados este es nuestro mejor momento. Hemos tenido solidaridad y contundencia defensiva, que es lo que nos ha dado el partido contra el Mirandés. Nos sentimos afortunados de tener los jugadores que tenemos. Están dándolo todo. Habrá momentos en los que los resultados no acompañen y tendremos que apretar, ahí será cuando más nos costará probablemente», explicó Iraola, quien destacó el compromiso de sus futbolistas. Ayer, en Anduva, ya pudo contar con los que habían sido contactos de positivos por COVID: «Venían de diez días parados. No quería arriesgar con ellos de inicio y pudieron salir en la segunda parte. Eso condicionó la alineación».

A pesar de la marejada extradeportiva, el Rayo de Iraola ha fulminado las mejores rachas de la última década, en cuanto a victorias consecutivas se refiere. Ya ha superado los cinco triunfos del equipo de Sandoval en la temporada 2010-11 (Xerez, Cartagena, Barcelona B, Numancia y Córdoba) y de los de Míchel en la 2017-18 (Albacete, Zaragoza, Barcelona B, Tenerife y Granada). En ambos casos, lo lograron sólo en partidos de Liga y terminaron cosechando un ascenso a Primera. Habría que remontarse hasta la 91-92 para encontrar algo así, cuando doblegaron a Sabadell, Bilbao Athletic, Betis, Avilés Industrial, Real Madrid B y Racing y acabaron subiendo. Por lo que hay motivos para creer…