Di María se desinfla

Ángel Di María volverá mañana a Old Trafford para afrontar uno de los partidos más importantes de la temporada para el PSG. Los parisinos se juegan sus opciones de clasificación a los octavos de la Champions League y el internacional argentino quiere asumir un protagonismo que, atendiendo a lo visto de la temporada, se ha ido diluyendo con el paso de los partidos.

La temporada del rosarino está siendo una de las más irregulares desde que aterrizó en París. Entre el coronavirus y la sanción que sufrió de cuatro partidos por el escupitajo a Álvaro González, Di María no ha terminado de asentarse en el PSG. Sigue siendo el jugador de campo con más minutos de la era Tuchel, pero el exjugador del Real Madrid considera que el técnico alemán no le considera igual de importante que Neymar o Mbappé.

Esta temporada, el Fideo ha disputado únicamente los 90 minutos en cuatro encuentros, perdiendo influencia en los esquemas de Tuchel y siendo sacrificado la semana pasada en el minuto 64 contra el Leipzig, a pesar de haber provocado el penalti de la victoria. Según informa Le Parisien, tanto el entorno como el jugador siguen teniendo confianza en el proyecto del PSG, pero las últimas sustituciones, incluida la suplencia contra el Burdeos el sábado, no han sentado nada bien a Di María, que acaba contrato en

Salah, Firmino o Mané: monedas de cambio por Mbappé

Kylian Mbappé está cerca de salir a subasta. El francés acaba contrato en 2022 y el Paris Saint-Germain ve como los pretendientes se empiezan a agolpar en su puerta. En la de Kylian, claro, y con los parisinos entre ellos. Cada uno tiene un plan distinto. El Real Madrid vende con su prestigio y con mostrarle la senda de su gran ídolo, Cristiano Ronaldo. El ser el próximo gran 7 blanco convence bastante al francés pero el Real Madrid no es el único club que se mueve para que cambie de destino.

El PSG ha llamado a su puerta hasta tres veces para que se quede pero el delantero resiste las tentaciones para ver que hay más allá de la ciudad de la luz. El Real Madrid sigue trabajando pacientemente y el Liverpool también se mueve.

Los de Jürgen Klopp dominaron Europa y compiten por alargar su dinastía en Inglaterra después de una larga historia de desamor con el brillante trofeo de la Premier League que llegó a su fin la pasada temporada. Los reds saben que esa dinastía se podría alargar si convencen al delantero de Bondy y estos, están dispuestos a romper un tridente histórico en busca de más y más gloria.

Según Sunday Times, el Liverpool lleva valorando la venta de Salah, Mané o Roberto Firmino desde hace tiempo para abrir hueco a una posible llegada de Kylian Mbappé. Este medio asegura que no consideran a ninguno imprescindible y que, con 28 años y contrato hasta 2023, una buena oferta les podría sacar de Anfield para poder lanzarse definitivamente a por el delantero parisino. Añaden, además, que el destino de cualquiera de los tres delanteros reds podría ser LaLiga, aunque no especifican a que club de todos.

Esta temporada el fichaje de Diogo Jota dejó entrever que Klopp quiere aumentar la competencia arriba y el portugués está apretando a los miembros del tridente rojo como no lo hizo ningún otro teórico suplente en temporadas pasadas. Ahora, Anfield sueña con un nuevo héroe. 

Cualquier venta supondría un éxito

En caso de que Salah, Mané o Firmino salieran, cualquier venta por su valor de mercado (antes se solía vender por más, ahora, ha explotado la burbuja) supondría un éxito de gestión a nivel institucional de los de Liverpool.

El brasileño llegó desde el Hoffenheim a cambio de 41 millones de euros en 2015 y ya vale 72 ‘kilos, el senegalés pasó de otros 41 que ingresó el Southampton por su pase hasta los 120 actuales. Mismo valor que Salah, por el que el Liverpool pagó a la Roma otros 42 millones de euros. Una inversión total de 124 millones de euros que se podría recuperar con la venta de solo uno de los delanteros africanos y serviría para preparar la llegada del jugador que parece llamado a comandar la próxima etapa del fútbol de élite.