El amargo regreso de Varane

Raphaël Varane volvió a jugar el lunes. Dos meses después de su último encuentro. Todavía no había estado disponible para Ralf Rangnick, pero en St James’ Park regresó al equipo inicial. Pronto, a los seis minutos, cometió un error que su equipo pagó caro. Le ganó la partida a Callum Wilson, que trataba de recibir un saque de banda de espaldas a la meta de De Gea, todavía en el centro del campo. El defensor galo se hizo con el esférico, pero estuvo falto de chispa. Se echó en falta la intensidad que se le presupone a un equipo entrenado por Rangnick. Varane fue el ejemplo perfecto. Se durmió y Sean Longstaff le quitó la cartera.

Y luego asistió a Allan Saint-Maximin, que abrió el marcador. Fue una de las principales incorporaciones del pasado verano. Suya era la tarea de ofrecer, por fin, fiabilidad defensiva. Iba a liderar la zaga junto a Harry Maguire, pero a Raphaël Varane la ha acostado asentarse en el equipo, primero con Ole Gunnar Solskjaer, y después con Ralf Rangnick. Especialmente debido a problemas físicos. En octubre regresó de una concentración con la selección francesa con una pubalgia. Posteriormente se dañó los isquiotibiales en el empate frente a Atalanta en la Champions League. Solo ha podido disputar diez encuentros con su nuevo equipo, mostrando las mismas luces y sombras que el resto de sus compañeros.

Un central irregular en un conjunto irregular. Solo en partidos, frente al Wolverhampton Wanderers y el Tottenham Hotspur, ayudó a que el camiseta manchester united 20 21 terminase con la puerta a cero. Capacidades tiene. Su juego aéreo, su anticipación y su calma para sacar el balón jugado son sus principales atributos. El campeón del mundo con Francia, y de Europa con el Real Madrid, no anda falto de galones. A falta de encontrar ritmo y de ganar en regularidad, al galo le queda el consuelo de no conocer la derrota todavía con su propio equipo. Aunque quizá éste sea un alivio insuficiente. Solo la aparición de Edinson Cavani en el segundo tiempo evitó que el error de Raphaël Varane tuviera un coste más alto. El uruguayo rescató un punto marcando a veinte minutos para el final.

El Eintracht neutraliza a Schick

El Eintracht de Frankfurt reaccionó con contundencia y remontó una ventaja de dos goles del Bayer Leverkusen (5-2), firmados ambos por el checo Patrik Schick, amenaza como máximo goleador de la Bundesliga del polaco Robert Lewandowski.

El internacional de la República Checa está en racha. Y lo demostró en el Deutsche Bank Park, donde puso con ventaja a su equipo con su acierto.

A los cinco minutos, recibió dentro del área un balón de Robert Andrichy batió a Kevin Trapp. Un cuarto de hora después, una mano dentro del área de Djibril Sow fue sancionada con un penalti que transformó el delantero checo.

Schick acumula ya catorce goles en lo que va de curso. Tiene solo dos menos que el artillero del BayernLewandowski, después de quince encuentros jugados.

Sin embargo, el doblete del checo no fue suficiente. La reacción del cuadro de Oliver Glasner fue rápida y contundente.

Acortó distancias en el minuto 23 gracias al brasileño Tuta y a la media hora logró el empate con un gol del danés Jesper Lindstrom, que recibió un centro del suizo Djibril Sow.

El Eintracht prolongó la dinámica en la segunda parte. No aflojó. Así, cinco minutos después de la reanudación se puso por delante con una diana de Obite Evan N’Dicka. Y a la hora de juego sentenció el choque el equipo de Glasner con un gol del croata Kristijan Jakic.

No aflojó el equipo local ante un rival desorientado. El quinto llegó en el minuto 76, por medio de Sow, que batió a Lukas Hradecky tras un pase del colombiano Rafael Borré.

Este resultado aleja al Eintracht de la parte baja de la clasificación, donde ha estado inmerso en las últimas fechas. Supone un paso atrás para el conjunto del hispano suizo Gerardo Seoane, tercero en la tabla, que acumulaba tres victorias seguidas.

El Greuther Furth se estrena

El Greuther Furth, un recién ascendido que solo había logrado un punto en las catorce primeras jornadas, logró su primera victoria en la Bundesliga al superar por 1-0 al Unión Berlín, una de las revelaciones de la temporada.

El conjunto de Stefan Leitl solo había podido lograr un empate, ante el Arminia Bielefeld, en la segunda fecha del torneo. El resto fueron derrotas. Doce seguidas hasta la visita al Sportpark Ronhof Thomas Sommer del cuadro de Andreas Luthe.

El triunfo del Greuther Furth se fraguó en el minuto 56, cuando el noruego Havard Kallevik Nielsen firmó un disparo dentro del área que superó a Andreas Luthe.

El resto fue un ejercicio de supervivencia del equipo local, que resguardó su ventaja hasta el final para frustrar al Unión Berlín, quinto en la tabla, en zona europea, pero amenazado por sus perseguidores, el Leipzig y el Mainz.

Atlético en Champions: estos son los posibles rivales del sorteo de octavos

El Atlético está en octavos de final de la Champions después de hacer la machada en Oporto y colarse por delante de los portugueses y del Milan. Ahora, después de las celebraciones pertinentes, toca pensar en el derbi del Bernabéu y el lunes será el sorteo de la próxima ronda europea.

El Atleti, como segundo del grupo B, ya sabe dos cosas: que la ida será en el Wanda Metropolitano (15, 16, 22 o 23 de febrero), la vuelta a domicilio (8, 9, 15 o 16 de marzo) y que se enfrentará con un campeón de otro grupo. Es decir, esquivará al camiseta Liverpool 2021, con quien ha jugado en la primera fase, y también al Real Madrid, porque no se enfrentan aún equipos del mismo país.

El rival del Atlético saldrá de esta lista, en la que hay viejos conocidos como Cristiano Ronaldo, Lucas Hernández, Rodrigo y los cedidos Grbic y Morata:

A: Manchester City

C: Ajax

E: Bayern

F: Manchester United

G: Lille

H: Juventus

El Zaragoza de Francés y Francho

Francés y Francho. O Francho y Francés, porque tanto monta, monta tanto el central que el medio centro. Ambos, genuinos productos de la cantera aragonesa, completaron un partido grandioso y fueron fundamentales en la victoria frente al Eibar, un triunfo de justicia que ha situado al Real Zaragoza octavo, a cuatro puntos del ‘playoff’, y ha devuelto la ilusión al zaragocismo, tras la derrota frente al Leganés y el empate frente al Amorebieta.

Francés fue el que le puso firma a la victoria al rematar de volea un córner de Francho, pero todo su partido fue una exhibición de sus cualidades como central. Francho, por su parte, brilló tal vez más que nunca y su exhibición física fue portentosa. Y ello ha influido y no poco que Juan Ignacio Martínez le esté colocando ahora como medio centro puro, en lugar de adelantar su posición como una especie de media punta, para la que no está tan dotado.

El Real Zaragoza ha venido sobreviviendo estos nueve últimos años en Segunda gracias a la venta de media docena de futbolistas forjados en sus categorías inferiores, como han sido los casos de Vallejo, Diego Rico, Pep Biel, Soro, Raúl Guti o Pombo. En total, algo más de 20 millones de euros, a los que habría que sumar cifras menores por otros canteranos. Y todo porque últimamente no hay verano que el Madrid, el Barcelona, el Atlético o el Villarreal no pesquen en la Ciudad Deportiva del Zaragoza.

Ahora los dos que están en la rampa de salida son los internacionales Sub-21 Francés y Francho, especialmente el primero, cuya temporada está siendo excelente y se encuentra ya en la agenda de varios clubes españoles -fundamentalmente, el Sevilla– y europeos. Alejandro Francés, de 19 años, percibe todavía el sueldo mínimo en Segunda División (80.000 euros), pese a que se le prometió, al igual que a Francho, una mejora que aún no se ha producido. Tiene contrato hasta 2024 y una cláusula de rescisión de 10 millones en Segunda, que se eleva a 20 en Primera, pero todo apunta a que será vendido por menos de su blindaje, salvo que en el Real Zaragoza se produzca un cambio accionarial en las próximas semanas, lo que no parece sencillo.

La sociedad anónima deportiva, con una deuda neta todavía de 67 millones, tiene graves problemas de tesorería y al consejero delegado y vicepresidente Sáinz de Varanda, sobrino del accionista mayoritario César Alierta, hace días que le ronda la idea de recurrir a la venta de Francés en este mercado invernal, aunque el central agotaría siempre la temporada en el Zaragoza. Nada tendría mayor contestación en estos momentos entre el zaragocismo, ya de por sí muy crítico con los ‘principales’ del club, que el traspaso de Francés, que debería ser el jugador franquicia del Real Zaragoza para muchas temporadas, o por lo menos para ayudar a cimentar el ansiado ascenso a Primera División, pero todo hace indicar que esta será su última campaña en el Real Zaragoza, aunque en el Consejo de Administración no todos aprobarían esta operación.

Y en parecidas circunstancias se encuentra Francho Serrano, al que ya tanteó el Real Madrid para su filial Castilla la pasada temporada. Francho, de 20 años, tiene contrato con el Real Zaragoza hasta 2024 y su cláusula de rescisión es de 8 millones de euros en Segunda y de 30 en Primera. Y también percibe el salario mínimo en Segunda, lo que supone todo un agravio respecto de otros jugadores que perciben tres o cuatro veces más y su rendimiento es sensiblemente inferior.

Otro drama para Neymar: ya van 4 esta temporada

Neymar Jr volvió a sufrir ayer una lesión importante que, salvo sorpresa de última hora, le mantendrá alejado de los terrenos de juego seis semanas, tal y como informó este domingo RMC Sport. Desde que aterrizara en París en 2017, el astro brasileño ha sido una fuente inagotable de lesiones que han impedido que alcance la regularidad en el camisetas PSG baratas. Es la cuarta lesión que sufre esta temporada, que está siendo la peor como profesional del exjugador del Barcelona.

En lo que llevamos de curso, Neymar ha estado 57 días fuera de los terrenos de juego, una cifra que podría ascender a 99 en caso de que se confirme el diagnóstico del fuerte esguince de tobillo que ha sufrido. En los cuatro años que ha pasado en París, Neymar ha tenido al menos una lesión grave por temporada que incluso han marcado el devenir del PSG en Champions League.

Sin dudas, las dos lesiones que más le han aquejado a Neymar han sido las fracturas del metatarsiano. Tanto en 2018 como en 2019, el mediapunta se perdió los octavos de final de la Champions en los que el PSG cayó eliminado. En 2020 llevó al conjunto parisino a la última instancia de la máxima competición continental (perdida ante el Bayern) y, este año, Neymar volvió a caer lesionado, perdiéndose los octavos de final de la Copa de Europa en los que el PSG acabó doblegando al Barcelona de forma holgada.

De momento, la participación de Neymar en los octavos de final de la Champions no corre peligro. Según informa L’Équipe, el internacional brasileño debería volver a mediados de enero a la competición, ya que el diagnóstico, aunque no es optimista, ha descartado totalmente una fractura de tobillo. A lo largo de la mañana, el jugador se someterá a unas pruebas que determinarán definitivamente el grado del esguince que tiene.

Las rachas de Elady y Valcarce, frente a frente

La 13º jornada se cierra con un interesante Tenerife-Burgos. Se trata de dos equipos que llegan dulces al duelo por su última victoria e intentarán seguir progresando en la clasificación: los tinerfeños para mantenerse en la zona de playoff y los burgaleses para acomodarse lejos de la zona peligrosa.

La jornada pasada, los blanquiazules se repusieron ante la adversidad en Leganés (con polémico gol en contra) y sumaron tres puntos de prestigio gracias a Elady, su hombre más en forma, mientras que el conjunto blanquinegro llega tras dar un golpe sobre la mesa derrotando al poderoso Huesca (y antes al Real Oviedo) por 3-1 con dos tantos de Pablo Valcarce. Ambos goleadores se verán frente a frente.

En plena época de rotaciones, Luis Miguel Ramis tiene previsto seguir con su idea para evitar acumulación de cansancio en las piernas de sus jugadores. Salvo en la portería, ha movido a casi todos. Para este duelo, por ejemplo, recupera a Michel Herrero y Mollejo y ambos aparecen como candidatos a ser titulares.

También es más que probable que Enric Gallego esté en la convocatoria tras superar su esguince de tobillo, aunque no parece que salga de inicio. La idea es no arriesgar y más teniendo a Elady Zorrilla en forma y siendo determinante. Así, se espera recuperar la fortaleza de un Heliodoro que por el momento no está siendo tan invencible.

Los pupilos de Calero, por su parte, han ganado en seguridad y confianza con los últimos resultados. El técnico madrileño ha anunciado rotaciones en el once titular, teniendo en cuenta los tres encuentros que debe disputar en una semana y, además, tiene a toda la plantilla disponible. Últimamente venía utilizando un sistema con tres centrales y dos carrileros que puede variar en esta oportunidad.

Los cambios en las alineaciones son una tónica habitual del míster y más en esta semana con compromisos tan exigentes. La mejor versión del equipo castellano se ha visto con una defensa sólida y la búsqueda de contras que hagan daño al rival. El equipo burgalés se presenta en el estadio tinerfeño como un equipo modesto, pero con argumentos para poder dar la sorpresa.

Las diez esperanzas del Leganés

Mehdi Nafti, nuevo entrenador del Leganés, tiene por delante un reto que no es nada sencillo. Pese a gozar de una plantilla llamada a principios de curso al reto de subir de categoría, ahora los pepineros aspiran a mantenerse en Segunda. Viendo las estadísticas de la última década, el asunto es complejo, pero no imposible: diez de los 17 equipos que en ese periodo sumaban 10 puntos (los mismos que suma el Leganés ahora mismo) o menos a estas alturas del campeonato lograron salvarse. Supone un alto porcentaje del 58%. Los otros siete acabaron bajando.

Dos son los ejemplos más cercanos. El curso pasado, Zaragoza (diez puntos) y Alcorcón (ocho puntos) ocupaban el último y antepenúltimo puesto de la clasificación. Los dos consiguieron salvarse y hacerlo con cierta holgura tras acabar con 50 y 48 puntos respectivamente el campeonato. La marca de los 50 puntos son las que se han fijado ahora en el Leganés. En el lado negativo de esa temporada, Albacete (también diez puntos) y Castellón (once) acabaron en Primera RFEF pese a tener los mismos o más puntos de los que ahora suma el Leganés.

Salvados con menos puntos que el Leganés

Más complicado lo tuvieron en su momento el Extremadura (9 puntos en la 2018-2019), Albacete (8 puntos en la 2014-2015), Hércules (8 puntos en la 2012-2013) y Huesca (7 puntos en la 2011-2012), los tres únicos equipos de este periodo, de la última década, que llegaron a la jornada 13 con menos puntos de los que ahora suma el Leganés y que acabaron salvando la categoría. Ellos son también referencia para Nafti y los suyos.

Los otros cuatro equipos que lograron salvarse con diez o menos puntos a estas alturas de campeonato en esta década fueron Córdoba (10 puntos en la 2017-2018), Nàstic (10 puntos en la 2016-2017), Mirandés (10 puntos en la 2012-2011) y Nàstic de nuevo (10 puntos en la 2011-2012).

Los que no lo lograron, además del mencionado Albacete del curso pasado, fueron Nàstic (9 puntos en la 2018-2019), Sevilla Atlético (7 puntos en la 2017-2018), Real Madrid Castilla (7 puntos en la 2013-2014) y Cartagena (9 puntos en la 2011-2012). El equipo que falta, el Guadalajara, sumaba 9 puntos a estas alturas en campeonato en 2012 y acabó fuera de los puestos de descenso, pero bajó por motivos administrativos.

La botella medio vacía

En el lado negativo de la balanza, de los 40 equipos que descendieron en esta última década, 14 (el 35%) lo hizo teniendo más puntos incluso de los que suma ahora el Leganés. Un dato, éste último, que en Butarque tienen en cuenta, pero que esperan desterrar a final de un campeonato que se ha torcido mucho más de lo esperado. En Nafti y su capacidad para agitar el equipo se confía para cambiar esta tendencia negativa.

Mourinho empata su batalla con Spalletti

Nápoles y Roma demostraron esta tarde que, en este deporte, también un partido sin goles puede ser entretenido. Los azzurri dijeron adiós a su pleno de triunfos (y ahora comparten el liderato con el Milan), y los giallorossi no pudieron cancelar con una victoria la humillación de Noruega, pero ambos contrincantes abandonaron el campo orgullosos por estos 90 minutos.

Mourinho hace casi un mes bromeó con Spalletti («¿Quieres ganarlo todo? Vas a tener que perder aquí»), pero hoy no podía sonreír mucho. El 6-1 de Conference League dejó heridas muy profundas, y el portugués castigó a cinco titulares de aquel partido (Kumbulla, Reynolds, Diawara, Villar y Borja Mayoral) dejándolos en las gradas. Sus jugadores reaccionaron bien, empezando con intensidad y creando una enorme oportunidad con Abraham, que desperdició un mano a mano con Ospina chutando fuera.

Los sureños, poco a poco, se hicieron con el control del balón (acabaron con el 62% de posesión) y tras rozar la ventaja con un remate desde lejos de Insigne, en la segunda parte se desesperaron con Osimhen. El nigeriano, siempre muy activo, fue bien limitado por Mancini, pero aún así remató a la madera dos veces. El enfrentamiento regaló emociones y vaivenes hasta el pitido final, pero el marcador no se movió. Mourinho, que fue expulsado por protestar con el árbitro, se mostró satisfecho: los suyos dieron una respuesta importante ante el mejor equipo del campeonato. Spalletti, que también vio la tarjeta roja tras el pitido final (al parecer, por un malentendido) sigue en la cima de la tabla, y confirma que su conjunto va muy en serio.

El Ajax arrolla al PSV

El Ajax ganó el clásico de los Países Bajos contra el PSV Eindhoven (5-0) y apuntaló el liderato de la competición, ahora con cuatro puntos de ventaja respecto a su rival tras diez jornadas disputadas.

En el duelo del Johan Cruyff Arena, el equipo de Erik Ten Hag se mostró superior. El PSV Eindhoven, rival de la Real Sociedad en la Liga Europa, no inquietó y salió malparado ante un equipo superior. El equipo de Roger Schmidt se hundió tras el descanso. No encontró soluciones para equilibrar el marcador después de que Steven Berghuis, a los 19 minutos, adelantara al Ajax.

Fue tras el intermedio cuando el encuentro se desniveló del todo. Especialmente con el tanto del marfileño Sebastian Haller, a pase de Dusan Tadic, a los diez minutos de la segunda parte. El gol hundió al PSV, que se desmoronó. El brasileño Antony marcó el tercero a la hora de partido y después Davy Klaassen hizo el cuarto. En el tiempo añadido, Dusan Tadic redondeó la goleada del Ajax.

El conjunto de Amsterdam se escapa en la clasificación. Aventaja ahora en cuatro puntos al PSV Eindhoven, segundo, con solo uno de renta respecto al Utrecht, tercero.

Ansu gira el foco hacia el céspe

Para modificación de estatutos, la que impulsó el once de Koeman, que regresó a la competición derrotando al Valencia por 3-1 tras remontar un gol inicial de Gayà e inaugurando una nueva era de ilusión en el Camp Nou que lidera Ansu Fati, que volvió a ser titular. De nuevo, el equipo asume el protagonismo en un día en el que el foco estaba en la asamblea.

El barcelonismo vive a golpe de desfibrilador. Da igual que las jornadas sean maratonianas para el aficionado militante, que se sentó a las tres de la tarde en el Palau Blaugrana (o en el sofá de su casa) para asistir a la “asamblea más importante de la historia del club” y luego empalmó con el partido ante el Valencia. Más de ocho horas de ducha escocesa que sólo pueden asumir los muy cafeteros.

Si en la asamblea se empezó al trote cochinero y a medida que se fue acelerando la cosa los asistentes ya vieron que nos les daba tiempo a solucionar todo lo que hay sobre la mesa de tareas y decidieron echar el freno, sobre el césped del Camp Nou no había tiempo para encantarse.

El Barça retomaba la competición después de dos actuaciones mediocres ante el Benfica y el Atlético, partidos que abonaban la teoría del “esto es lo que hay”, pero la ‘paz de Lisboa’ generó otro relato, cosa que en este club se asume con una generosidad digna de serie de Netflix. Eso de que no se podía aspirar a nada se cambió en un decir Jesús por el “aspiramos a todo” y así salieron los de Koeman, decididos a mejorar su imagen de sus últimas actuaciones.

Para esta tarea, la presencia de Ansu Fati como titular se distinguía fundamental. Con Ansu al lado, Memphis ya tiene a alguien que le entienda y ya deja de ser el Guerrero número 13, el soldado de élite musulmán que por cuestiones del destino se ve envuelto en un destacamento de vikingos sin que nadie le comprenda.

Al primer minuto de juego, Ansu ya amenazó a Cillessen dando la imagen de un barça agresivo que se sustentaba en la presión y la intensidad que aporta a Gavi, que fue titular al lado de Sergi Roberto y Eric. Que Koeman toma nota de la receta de Luis Enrique con la Selección parece claro.

No obstante, el equipo blaugrana sigue teniendo mandíbula de cristal. A la primera aproximación del Valencia, Gayà enganchó un disparo monumental tras un rechace del equipo blaugrana en un saque de esquina que Ter Stegen no llegó a desviar.

Con el viento en contra, el Barça volvió a encontrarse en una situación complicada, pero a diferencia de otras ocasiones, la presencia de Gavi y de Ansu dotaba de más colmillo a los barcelonistas, que empezaron a asediar a Cillessen.

La asociación Memphis-Ansu dio fruto antes del cuarto de hora con un gran gol del canterano tras dejada del holandés. A lomos de la euforia que provoca cada gol de Ansu, que emocionalmente vale por dos en la grada del Camp Nou, el Barça jugó sus mejores minutos y tras una gran combinación en ataque, Fati cayó en el área pequeña ante el acoso de Gayà. Para Gil Manzano fue penalti y el castigo lo ejecutó Memphis con una violencia en el chut que dejó a su compatriota Cillessen con el molde.

El inicio de la segunda parte fue del Valencia a pesar de que la primera ocasión fuera de Ansu, que da la sensación de jugar sin ningún freno muy por encima de lo que le recomendarían los médicos. Su chut lo salvó Cillessen y a partir de ahí el Valencia dominó el partido. Carlos Soler disparó al palo y Ter Stegen recordó al portero salvador a tiro de Guedes.

A la hora de partido, Koeman ya retiró a Ansu, que lo había dado todo, para dar entrada a Coutinho. A primera vista parecía algo así como pasar de la energía atómica a la máquina de vapor, pero los clásicos siempre tienen ases en la manga y el brasileño culminó con toda la calma una jugada frenética de Dest que suponía el 3-1.

Y con ese resultado, el aficionado acabó su ducha escocesa olvidando la asamblea y centrándose en el campo.