Berenguer mete al Athletic en su segunda final de Copa

El Athletic repetirá final de Copa en sólo dos semanas. Los de Marcelino eliminaron al Levante, con un gol de Berenguer en la prórroga, y tendrán dos oportunidades de levantar de nuevo el título de campeón, ese que se le resiste desde 1984 (aquella final de la tangana con Maradona de por medio). En 2021 recupera el clásico apelativo de rey de Copas, o al menos el de rey de las finales. Ningún otro disputará dos finales de la competición del KO por excelencia en sólo 14 días. Histórico. El 3 de abril, contra la Real Sociedad; el 17, contra el Barça de Messi. Además, los de Marcelino se aseguran la defensa de la Supercopa, en enero de 2022.

El Levante, por su parte, se quedó a las puertas de la historia. Superado por un rival con más cuajo en estos partidos, tendrá que bajar de la nube y volver a su día a día en LaLiga, que es la que le da comer, como dice Paco López. Se desfondó mediada la segunda mitad. Tuvo sus opciones, sobre todo tras el gol de Roger, y en su fuero interno siempre le quedará saber qué hubiera pasado con un Ciutat de València lleno, qué habría sido de ellos con una plantilla sin lesiones, sin tanta acumulación de esfuerzo. Un diez para este grupo de Paco López.

La primera parte fue a tumba abierta, con dos equipos verticales en pos de la portería contraria, con dos defensas algo blandas, como atenazadas por la presión del momento. A cada ataque de uno, le respondía otro acercamiento del contrario. Así, el primero que percutió fue Raúl García que remató cerca del poste un servicio de De Marcos. De Frutos respondió de espuela pero fue Roger el que dio en la diana. Gran jugada por la banda izquierda, con caño de Morales incluido, pase de Rochina y Roger, más listo que nadie en el área, a la media vuelta cruza a la red.

Pero el Athletic no estaba dispuesto a renunciar a su segunda final de Copa. Muniain perdonó a Aitor con un cabezazo que salió alto. Por entonces, los de Marcelino habían encontrado un bólido en una autopista con Williams. Así llegó la jugada del penalti. El ariete se fue por la izquierda con su exultante zancada de cuatrocentista, centró al área y Duarte placó a Raúl García cuando este iba a fusilar a Aitor. El navarro, seis días después, repitió desde el punto de penalti.

1-1, todo igualado. Pero nadie con ganas de parar. De Frutos lo intentó con un remate difícil, Muniain se encontró con Aitor pero fue Yeray quien casi la mete en su propia portería, tras un centro de Miramón. El poste le salvó. Del ida y vuelta, intensidad y verticalidad de la primera parte se pasó al juego trabado, ritmo más bajo y faltas tácticas multiplicándose, tras el descanso. Paco y Marcelino advirtieron a los suyos en el vestuario: quien se equivocara, perdía.

Mediada la segunda parte, al Levante le empezó a faltar fuelle. El Athletic empezó a inclinar el campo hacia la portería de Aitor. Pero ni Williams, tras un taconazo genial de Raúl García, ni Berenguer, en dos ocasiones, una de ellas con un cabezazo de espaldas, encontraron la red. El Levante lo fiaba todo a defender y que llegara una cabalgada de Morales o Roger… o un balón parado de Bardhi. Nadie se equivocó, lo que dio paso a la prórroga.

Última media hora

Y ahí, el Athletic quiso más, o pudo más. Raúl García lanzó al lateral de la red en su último esfuerzo y Marcelino puso en liza el punch de Villalibre. El Levante apenas daba dos pases seguidos. Ya casi se trataba de llegar a la orilla de los penaltis. La veía. Pero apareció Berenguer, con un derechazo, que golpeó en Vukcevic y el poste antes de entrar, que mete al Athletic en la final tras una carambola cruel para el Levante y mágica para el Athletic.

Aarón Martín debuta en un Celta que va a Ibiza sin sus reyes

El duelo entre Ibiza y Celta estuvo en el aire después de que un trabajador del club ibicenco diese positivo por COVID-19. Sin embargo, todos los jugadores dieron negativo en el test al que fueron sometidos y esta tarde intentarán dar la sorpresa en la segunda ronda de Copa.

El conjunto vigués, por su parte, intentará resarcirse del mal inicio de año, no tanto por la derrota ante el Real Madrid como por las lesiones de sus dos principales estrellas: Iago Aspas y Nolito. Ambos se sometieron ayer a diversas pruebas que determinaron una rotura fibrilar distal en el bíceps femoral derecho para el moañés, lo que le mantendrá unas tres o cuatro semanas de baja. El sanluqueño, por su parte, sufre una elongación en el bíceps femoral izquierdo y estará ausente en torno a ocho o diez días.

El encuentro le servirá a Coudet para hacer rotaciones y, sobre todo, para observar el nivel del último fichaje, Aarón Martín. El joven lateral, que llega cedido del Mainz, empieza hoy su disputa con Olaza en el carril izquierdo. Tapia, que no podrá jugar ante el Villarreal por sanción, llevará el timón ante el Ibiza. Además, será la oportunidad para que jugadores menos habituales, como Emre Mor, Baeza o Beltrán se puedan reivindicar.

El técnico local, Juan Carlos Carcedo, saldrá con lo mejor que tiene para tratar una histórica victoria que les meta en los dieciseisavos de final de Copa. Después de un mes sin competir, el descanso se convierte en un arma de doble filo. Por un lado, tendrán las piernas más frescas, pero también pueden pagar la falta de rodaje. Sea como fuere, la ilusión está al máximo.