Atlético en Champions: estos son los posibles rivales del sorteo de octavos

El Atlético está en octavos de final de la Champions después de hacer la machada en Oporto y colarse por delante de los portugueses y del Milan. Ahora, después de las celebraciones pertinentes, toca pensar en el derbi del Bernabéu y el lunes será el sorteo de la próxima ronda europea.

El Atleti, como segundo del grupo B, ya sabe dos cosas: que la ida será en el Wanda Metropolitano (15, 16, 22 o 23 de febrero), la vuelta a domicilio (8, 9, 15 o 16 de marzo) y que se enfrentará con un campeón de otro grupo. Es decir, esquivará al camiseta Liverpool 2021, con quien ha jugado en la primera fase, y también al Real Madrid, porque no se enfrentan aún equipos del mismo país.

El rival del Atlético saldrá de esta lista, en la que hay viejos conocidos como Cristiano Ronaldo, Lucas Hernández, Rodrigo y los cedidos Grbic y Morata:

A: Manchester City

C: Ajax

E: Bayern

F: Manchester United

G: Lille

H: Juventus

El Zaragoza de Francés y Francho

Francés y Francho. O Francho y Francés, porque tanto monta, monta tanto el central que el medio centro. Ambos, genuinos productos de la cantera aragonesa, completaron un partido grandioso y fueron fundamentales en la victoria frente al Eibar, un triunfo de justicia que ha situado al Real Zaragoza octavo, a cuatro puntos del ‘playoff’, y ha devuelto la ilusión al zaragocismo, tras la derrota frente al Leganés y el empate frente al Amorebieta.

Francés fue el que le puso firma a la victoria al rematar de volea un córner de Francho, pero todo su partido fue una exhibición de sus cualidades como central. Francho, por su parte, brilló tal vez más que nunca y su exhibición física fue portentosa. Y ello ha influido y no poco que Juan Ignacio Martínez le esté colocando ahora como medio centro puro, en lugar de adelantar su posición como una especie de media punta, para la que no está tan dotado.

El Real Zaragoza ha venido sobreviviendo estos nueve últimos años en Segunda gracias a la venta de media docena de futbolistas forjados en sus categorías inferiores, como han sido los casos de Vallejo, Diego Rico, Pep Biel, Soro, Raúl Guti o Pombo. En total, algo más de 20 millones de euros, a los que habría que sumar cifras menores por otros canteranos. Y todo porque últimamente no hay verano que el Madrid, el Barcelona, el Atlético o el Villarreal no pesquen en la Ciudad Deportiva del Zaragoza.

Ahora los dos que están en la rampa de salida son los internacionales Sub-21 Francés y Francho, especialmente el primero, cuya temporada está siendo excelente y se encuentra ya en la agenda de varios clubes españoles -fundamentalmente, el Sevilla– y europeos. Alejandro Francés, de 19 años, percibe todavía el sueldo mínimo en Segunda División (80.000 euros), pese a que se le prometió, al igual que a Francho, una mejora que aún no se ha producido. Tiene contrato hasta 2024 y una cláusula de rescisión de 10 millones en Segunda, que se eleva a 20 en Primera, pero todo apunta a que será vendido por menos de su blindaje, salvo que en el Real Zaragoza se produzca un cambio accionarial en las próximas semanas, lo que no parece sencillo.

La sociedad anónima deportiva, con una deuda neta todavía de 67 millones, tiene graves problemas de tesorería y al consejero delegado y vicepresidente Sáinz de Varanda, sobrino del accionista mayoritario César Alierta, hace días que le ronda la idea de recurrir a la venta de Francés en este mercado invernal, aunque el central agotaría siempre la temporada en el Zaragoza. Nada tendría mayor contestación en estos momentos entre el zaragocismo, ya de por sí muy crítico con los ‘principales’ del club, que el traspaso de Francés, que debería ser el jugador franquicia del Real Zaragoza para muchas temporadas, o por lo menos para ayudar a cimentar el ansiado ascenso a Primera División, pero todo hace indicar que esta será su última campaña en el Real Zaragoza, aunque en el Consejo de Administración no todos aprobarían esta operación.

Y en parecidas circunstancias se encuentra Francho Serrano, al que ya tanteó el Real Madrid para su filial Castilla la pasada temporada. Francho, de 20 años, tiene contrato con el Real Zaragoza hasta 2024 y su cláusula de rescisión es de 8 millones de euros en Segunda y de 30 en Primera. Y también percibe el salario mínimo en Segunda, lo que supone todo un agravio respecto de otros jugadores que perciben tres o cuatro veces más y su rendimiento es sensiblemente inferior.

Las rachas de Elady y Valcarce, frente a frente

La 13º jornada se cierra con un interesante Tenerife-Burgos. Se trata de dos equipos que llegan dulces al duelo por su última victoria e intentarán seguir progresando en la clasificación: los tinerfeños para mantenerse en la zona de playoff y los burgaleses para acomodarse lejos de la zona peligrosa.

La jornada pasada, los blanquiazules se repusieron ante la adversidad en Leganés (con polémico gol en contra) y sumaron tres puntos de prestigio gracias a Elady, su hombre más en forma, mientras que el conjunto blanquinegro llega tras dar un golpe sobre la mesa derrotando al poderoso Huesca (y antes al Real Oviedo) por 3-1 con dos tantos de Pablo Valcarce. Ambos goleadores se verán frente a frente.

En plena época de rotaciones, Luis Miguel Ramis tiene previsto seguir con su idea para evitar acumulación de cansancio en las piernas de sus jugadores. Salvo en la portería, ha movido a casi todos. Para este duelo, por ejemplo, recupera a Michel Herrero y Mollejo y ambos aparecen como candidatos a ser titulares.

También es más que probable que Enric Gallego esté en la convocatoria tras superar su esguince de tobillo, aunque no parece que salga de inicio. La idea es no arriesgar y más teniendo a Elady Zorrilla en forma y siendo determinante. Así, se espera recuperar la fortaleza de un Heliodoro que por el momento no está siendo tan invencible.

Los pupilos de Calero, por su parte, han ganado en seguridad y confianza con los últimos resultados. El técnico madrileño ha anunciado rotaciones en el once titular, teniendo en cuenta los tres encuentros que debe disputar en una semana y, además, tiene a toda la plantilla disponible. Últimamente venía utilizando un sistema con tres centrales y dos carrileros que puede variar en esta oportunidad.

Los cambios en las alineaciones son una tónica habitual del míster y más en esta semana con compromisos tan exigentes. La mejor versión del equipo castellano se ha visto con una defensa sólida y la búsqueda de contras que hagan daño al rival. El equipo burgalés se presenta en el estadio tinerfeño como un equipo modesto, pero con argumentos para poder dar la sorpresa.

Mourinho empata su batalla con Spalletti

Nápoles y Roma demostraron esta tarde que, en este deporte, también un partido sin goles puede ser entretenido. Los azzurri dijeron adiós a su pleno de triunfos (y ahora comparten el liderato con el Milan), y los giallorossi no pudieron cancelar con una victoria la humillación de Noruega, pero ambos contrincantes abandonaron el campo orgullosos por estos 90 minutos.

Mourinho hace casi un mes bromeó con Spalletti («¿Quieres ganarlo todo? Vas a tener que perder aquí»), pero hoy no podía sonreír mucho. El 6-1 de Conference League dejó heridas muy profundas, y el portugués castigó a cinco titulares de aquel partido (Kumbulla, Reynolds, Diawara, Villar y Borja Mayoral) dejándolos en las gradas. Sus jugadores reaccionaron bien, empezando con intensidad y creando una enorme oportunidad con Abraham, que desperdició un mano a mano con Ospina chutando fuera.

Los sureños, poco a poco, se hicieron con el control del balón (acabaron con el 62% de posesión) y tras rozar la ventaja con un remate desde lejos de Insigne, en la segunda parte se desesperaron con Osimhen. El nigeriano, siempre muy activo, fue bien limitado por Mancini, pero aún así remató a la madera dos veces. El enfrentamiento regaló emociones y vaivenes hasta el pitido final, pero el marcador no se movió. Mourinho, que fue expulsado por protestar con el árbitro, se mostró satisfecho: los suyos dieron una respuesta importante ante el mejor equipo del campeonato. Spalletti, que también vio la tarjeta roja tras el pitido final (al parecer, por un malentendido) sigue en la cima de la tabla, y confirma que su conjunto va muy en serio.

Ansu gira el foco hacia el céspe

Para modificación de estatutos, la que impulsó el once de Koeman, que regresó a la competición derrotando al Valencia por 3-1 tras remontar un gol inicial de Gayà e inaugurando una nueva era de ilusión en el Camp Nou que lidera Ansu Fati, que volvió a ser titular. De nuevo, el equipo asume el protagonismo en un día en el que el foco estaba en la asamblea.

El barcelonismo vive a golpe de desfibrilador. Da igual que las jornadas sean maratonianas para el aficionado militante, que se sentó a las tres de la tarde en el Palau Blaugrana (o en el sofá de su casa) para asistir a la “asamblea más importante de la historia del club” y luego empalmó con el partido ante el Valencia. Más de ocho horas de ducha escocesa que sólo pueden asumir los muy cafeteros.

Si en la asamblea se empezó al trote cochinero y a medida que se fue acelerando la cosa los asistentes ya vieron que nos les daba tiempo a solucionar todo lo que hay sobre la mesa de tareas y decidieron echar el freno, sobre el césped del Camp Nou no había tiempo para encantarse.

El Barça retomaba la competición después de dos actuaciones mediocres ante el Benfica y el Atlético, partidos que abonaban la teoría del “esto es lo que hay”, pero la ‘paz de Lisboa’ generó otro relato, cosa que en este club se asume con una generosidad digna de serie de Netflix. Eso de que no se podía aspirar a nada se cambió en un decir Jesús por el “aspiramos a todo” y así salieron los de Koeman, decididos a mejorar su imagen de sus últimas actuaciones.

Para esta tarea, la presencia de Ansu Fati como titular se distinguía fundamental. Con Ansu al lado, Memphis ya tiene a alguien que le entienda y ya deja de ser el Guerrero número 13, el soldado de élite musulmán que por cuestiones del destino se ve envuelto en un destacamento de vikingos sin que nadie le comprenda.

Al primer minuto de juego, Ansu ya amenazó a Cillessen dando la imagen de un barça agresivo que se sustentaba en la presión y la intensidad que aporta a Gavi, que fue titular al lado de Sergi Roberto y Eric. Que Koeman toma nota de la receta de Luis Enrique con la Selección parece claro.

No obstante, el equipo blaugrana sigue teniendo mandíbula de cristal. A la primera aproximación del Valencia, Gayà enganchó un disparo monumental tras un rechace del equipo blaugrana en un saque de esquina que Ter Stegen no llegó a desviar.

Con el viento en contra, el Barça volvió a encontrarse en una situación complicada, pero a diferencia de otras ocasiones, la presencia de Gavi y de Ansu dotaba de más colmillo a los barcelonistas, que empezaron a asediar a Cillessen.

La asociación Memphis-Ansu dio fruto antes del cuarto de hora con un gran gol del canterano tras dejada del holandés. A lomos de la euforia que provoca cada gol de Ansu, que emocionalmente vale por dos en la grada del Camp Nou, el Barça jugó sus mejores minutos y tras una gran combinación en ataque, Fati cayó en el área pequeña ante el acoso de Gayà. Para Gil Manzano fue penalti y el castigo lo ejecutó Memphis con una violencia en el chut que dejó a su compatriota Cillessen con el molde.

El inicio de la segunda parte fue del Valencia a pesar de que la primera ocasión fuera de Ansu, que da la sensación de jugar sin ningún freno muy por encima de lo que le recomendarían los médicos. Su chut lo salvó Cillessen y a partir de ahí el Valencia dominó el partido. Carlos Soler disparó al palo y Ter Stegen recordó al portero salvador a tiro de Guedes.

A la hora de partido, Koeman ya retiró a Ansu, que lo había dado todo, para dar entrada a Coutinho. A primera vista parecía algo así como pasar de la energía atómica a la máquina de vapor, pero los clásicos siempre tienen ases en la manga y el brasileño culminó con toda la calma una jugada frenética de Dest que suponía el 3-1.

Y con ese resultado, el aficionado acabó su ducha escocesa olvidando la asamblea y centrándose en el campo.

La pareja de Buffon da pistas sobre el futuro del portero

Gigi Buffon ha anunciado su adiós a la camiseta Juventus tailandia tras 19 temporadas juntos, pero todavía no queda claro dónde jugará en el próximo curso. El guardameta cumplió 43 años en enero, aunque sus ganas de jugar siguen intactas y colgar los guantes, al parecer, todavía no es una opción. Ilaria D’Amico, su pareja, habló en ‘Rai Radio 1’ de la situación: «Gigi puede elegir lo que quiera, pero yo preferiría verle en el extranjero». La periodista explicó que, para una leyenda como Buffon, «jugar en Italia es complicado», aunque entiende que para un italiano «la Serie A tiene un gran atractivo». El arquero, hablando en ‘DAZN’, dijo que se tomaría «unos 25 días» para tomar su decisión, porque ha recibido «unas propuestas que se deben valorar bien». Todo dependerá de los estímulos que le ofrezcan. Las ganas las pondrá él: son las de siempre.

El Liverpool escapa de la Premier

El Liverpool sí va a jugar la vuelta en casa pero no lo hará en Anfield. Esto, que en otra situación habría sido una mala noticia, ahora es buena. Después de seis derrotas consecutivas en casa en la Premier League, los reds atraviesan una de sus mayores crisis en los últimos años. En Budapest, terreno neutral, buscarán hacer bueno el 0-2 de la ida contra el RB Leipzig para calmar la tensión que les atrapa en el campeonato liguero, donde son octavos.

Mientras Nagelsmann planea cómo hacer daño a una defensa bajo mínimos –cada semana hay una nueva lesión en la zaga-, Klopp ha cerrado la puerta a la selección alemana: «Cuando firmas un contrato, cumples el contrato. Así lo hice en el Dortmund y en el Mainz. ¿Estoy disponible? La respuesta es no», dijo el técnico del Liverpool, que quiere agarrarse a la Champions League si no consigue la clasificación entre los cuatro primeros de la liga.

Berenguer mete al Athletic en su segunda final de Copa

El Athletic repetirá final de Copa en sólo dos semanas. Los de Marcelino eliminaron al Levante, con un gol de Berenguer en la prórroga, y tendrán dos oportunidades de levantar de nuevo el título de campeón, ese que se le resiste desde 1984 (aquella final de la tangana con Maradona de por medio). En 2021 recupera el clásico apelativo de rey de Copas, o al menos el de rey de las finales. Ningún otro disputará dos finales de la competición del KO por excelencia en sólo 14 días. Histórico. El 3 de abril, contra la Real Sociedad; el 17, contra el Barça de Messi. Además, los de Marcelino se aseguran la defensa de la Supercopa, en enero de 2022.

El Levante, por su parte, se quedó a las puertas de la historia. Superado por un rival con más cuajo en estos partidos, tendrá que bajar de la nube y volver a su día a día en LaLiga, que es la que le da comer, como dice Paco López. Se desfondó mediada la segunda mitad. Tuvo sus opciones, sobre todo tras el gol de Roger, y en su fuero interno siempre le quedará saber qué hubiera pasado con un Ciutat de València lleno, qué habría sido de ellos con una plantilla sin lesiones, sin tanta acumulación de esfuerzo. Un diez para este grupo de Paco López.

La primera parte fue a tumba abierta, con dos equipos verticales en pos de la portería contraria, con dos defensas algo blandas, como atenazadas por la presión del momento. A cada ataque de uno, le respondía otro acercamiento del contrario. Así, el primero que percutió fue Raúl García que remató cerca del poste un servicio de De Marcos. De Frutos respondió de espuela pero fue Roger el que dio en la diana. Gran jugada por la banda izquierda, con caño de Morales incluido, pase de Rochina y Roger, más listo que nadie en el área, a la media vuelta cruza a la red.

Pero el Athletic no estaba dispuesto a renunciar a su segunda final de Copa. Muniain perdonó a Aitor con un cabezazo que salió alto. Por entonces, los de Marcelino habían encontrado un bólido en una autopista con Williams. Así llegó la jugada del penalti. El ariete se fue por la izquierda con su exultante zancada de cuatrocentista, centró al área y Duarte placó a Raúl García cuando este iba a fusilar a Aitor. El navarro, seis días después, repitió desde el punto de penalti.

1-1, todo igualado. Pero nadie con ganas de parar. De Frutos lo intentó con un remate difícil, Muniain se encontró con Aitor pero fue Yeray quien casi la mete en su propia portería, tras un centro de Miramón. El poste le salvó. Del ida y vuelta, intensidad y verticalidad de la primera parte se pasó al juego trabado, ritmo más bajo y faltas tácticas multiplicándose, tras el descanso. Paco y Marcelino advirtieron a los suyos en el vestuario: quien se equivocara, perdía.

Mediada la segunda parte, al Levante le empezó a faltar fuelle. El Athletic empezó a inclinar el campo hacia la portería de Aitor. Pero ni Williams, tras un taconazo genial de Raúl García, ni Berenguer, en dos ocasiones, una de ellas con un cabezazo de espaldas, encontraron la red. El Levante lo fiaba todo a defender y que llegara una cabalgada de Morales o Roger… o un balón parado de Bardhi. Nadie se equivocó, lo que dio paso a la prórroga.

Última media hora

Y ahí, el Athletic quiso más, o pudo más. Raúl García lanzó al lateral de la red en su último esfuerzo y Marcelino puso en liza el punch de Villalibre. El Levante apenas daba dos pases seguidos. Ya casi se trataba de llegar a la orilla de los penaltis. La veía. Pero apareció Berenguer, con un derechazo, que golpeó en Vukcevic y el poste antes de entrar, que mete al Athletic en la final tras una carambola cruel para el Levante y mágica para el Athletic.

El Atlético se resiente de las bajas de Hermoso y Trippier

El Atlético está pasando por el momento de mayor fragilidad defensiva de la temporada. Cuatro jornadas consecutivas de Liga encajando, en las dos últimas por partida doble, y que ante el Celta costó que se escapase la victoria en el último minuto. El equipo rojiblanco solo había comenzado una vez con el marcador en contra en las primeras 16 jornadas en Liga, en el derbi contra el Real Madrid donde acabó cayendo por 2-0. Pero en estos cuatro últimos duelos ha tenido que remontar en tres, encajando los mismos goles que en toda la temporada anterior.

Ante Eibar (1-2) y Valencia con éxito (3-1), y frente al Celta sin el premio final por culpa del gol de Ferreyra. Una mala racha sobre la meta de Oblak que coincide con la ausencia de un Mario Hermoso que se había adaptado a la perfección a la zaga de tres centrales. Desplazado a la izquierda, era el jugador capaz de sacar el balón jugado y que mejor se desenvolvía para salir hacia su pierna natural y frenar las acometidas rivales. El madrileño fue baja en Ipurua por un esguince y se ha perdido los duelos contra Cádiz y Celta por coronavirus.

Ahora se mantiene a la espera de dar negativo en los próximos test para unirse al grupo y volver a participar con el equipo. En su ausencia, Felipe ha ocupado el perfil izquierdo de la defensa, pero no ha estado para nada acertado. A pierna cambiada sufre mucho saliendo de sitio, con metros a su espalda comete faltas innecesarias y ante el Celta tuvo que ser sustituido en el descanso para no acabar expulsado. En Cádiz el Cholo movió el puesto de Felipe con Giménez, pero el uruguayo, que sí está acostumbrado a jugar perfilado a la izquierda en una zaga de cuatro, tampoco está cómodo en la línea de tres tirado a ese lado.

Hermoso ha ido ganando protagonismo esta temporada hasta acabar siendo una pieza básica en este nuevo sistema, donde sin él pierde parte de su esencia cerrar con tres. Es el central más diferente de los cuatro, y el único zurdo. De su evolución dependerá que pueda estar en Granada. El que seguro que seguirá sin poder hacerlo es Trippier, que sigue tachando los días para volver a jugar. Sancionado hasta acabar febrero, la baja del inglés también ha abierto un boquete en la banda derecha. Simeone está haciendo probaturas para cubrirlo, situando ahí a Llorente, anteriormente a Carrasco, a Vrsaljko e incluso a Giménez. Pero el croata no está en buena forma y Llorente pierde muchas de sus características ahí, aunque siempre cumple.

Unos problemas globales en defensa que no se deben únicamente a las ausencias, pero donde las bajas están metiendo el dedo en la llaga. Si el excentral del Espanyol vuelve este fin de semana será una gran noticia para Simeone. El Cholo indicaba que «los números están para mirarlos y preocuparse. Nos están haciendo bastantes goles en estos últimos partidos, cuatro seguidos y tendremos que mejorar en una faceta importante del equipo que en estos momentos no está tan firme». Parte de recuperar esa solvencia puede llegar con el regreso de un Hermoso que empezó el curso con un papel secundario y se ha hecho con un hueco amoldado para él, donde se está lamentando su ausencia. Para volver a ver a Trippier habrá que esperar todavía unas semanas más.

Palo para Inzaghi: Luis Alberto, baja por apendicitis

El centrocampista español del Lazio, Luis Alberto Romero, tuvo que someterse a una operación de urgencia esta noche por apendicitis. El mediapunta gaditano acudió a la Clínica Paideia y la intervención ha resultado satisfactoria, según informa La Gazzetta dello Sport.

El de San José del Valle podrá volver a casa en las próximas horas. Se prevé que no esté disponible mañana por la noche contra el Parma (Copa Italia) ni el domingo frente al Sassuolo (Serie A). Podría reaparecer el 31 de enero en el partido liguero fuera de casa ante el Atalanta, rival del Real Madrid en octavos de Liga de Campeones.

Luis Alberto, que había sido protagonista el pasado viernes con un doblete en el triunfo por 3-0 en el derbi ante la Roma, es una baja muy importante para el técnico italiano Simone Inzaghi. El centrocampista andaluz, de 28 años, ha marcado seis goles en la Serie A esta temporada. Su Lazio ocupa la séptima posición a tres puntos de la zona de Liga de Campeones y a doce del líder AC Milan.