Alcácer rehabilita al Submarino

Fue Paco Alcácer, un hombre que necesitaba rehabilitarse, el que le dio oxígeno al Villarreal para que cazase su primera victoria de la temporada. El valenciano, frente a su rival maldito, participó en tres goles ante un Elche que sólo aguantó el pulso unos minutos. Alcácer, en modo recuperador y asistente, como si fuese un base de baloncesto, vio desde una posición privilegiada los goles de Pino, Trigueros y Danjuma.

Trigueros también fue clave en el festín amarillo. El Submarino, atascado hasta el momento, aprovechó una acción clave en el primer tiempo para desbloquear un partido que sólo se le complicó con el golazo de Mojica. El Elche se perdió reclamando una expulsión de Pedraza. Ante tanta protesta, Roco la lió frente Alcácer y Trigueros hizo el 2-1. Ahí se acabó el partido para el Elche. La segunda parte fue de baño y masaje para el Villarreal. Alcácer le regaló otro gol a Danjuma y Paco pasó de buscar la rehabilitación a ser el rehabilitador amarillo. Alberto Moreno, en el último minuto del descuento, cerró la goleada amarilla.

Alcácer empezó a dar síntomas de su recuperación nada más arrancar el duelo. El valenciano estaba ágil, casi flotaba en el césped. Eso le permitía presionar, robar y tocar rápido. Sólo le faltaba rematar, pero cambió el disfraz de killer por el de fino pasador. Así nació el primer gol del partido. Alcácer conectó rápido con Trigueros, que mejoró la jugada con el pase y dejó al ‘9’ amarillo dispuesto para el remate con la pared. Alcácer, sin ánimo de venganza por todo lo que pasó ante el Elche, levantó la cabeza y culminó la acción cediendo a Pino el 1-0.

Sólo habían pasado cuatro minutos y el equipo de Escribá se veía superado. Lejos de venirse abajo, el Elche fue adelantando metros poco a poco. Carrillo avisó y Mojica se sacó un latigazo para ajustar el balón al poste y dejar a Asenjo con la mano levantada en la foto. Su ojo de halcón le pasó una mala pasada porque el balón entró. Y de qué manera, reventando su red e igualando el choque.

El Elche tenía el partido controlado. Incluso, Lucas Pérez tuvo el segundo tras una rápida contra con Fidel en la conducción. Emery resoplaba porque la acción llegó de un saque a favor. Eso el vasco no lo perdona. Lucas le indultó. Pero fue otra acción la que dio un vuelco al partido. Pedraza estuvo a un paso de marcharse expulsado. Escribá echaba humo desde su banda porque era la segunda del lateral amarillo. Muñiz Ruiz se la perdonó y el Elche, en un minuto y entre miles de protestas, se desconectó. En la siguiente acción, Roco tembló ante Alcácer. El valenciano, rápido y atento, le robó el balón y encontró a Pino. El canario, en otra triangulación de manual, vio la llegada de Trigueros para el 2-1. Mandi, con el Elche todavía aturdido por la acción de Pedraza y el fallo de Roco, estuvo cerca de meter el tercero. Casilla evitó un gol claro.

La segunda parte fue tranquila para el Villarreal. El equipo de Emery en ningún momento vio peligrar su primer triunfo del curso. El Elche seguía anulado, dándole mil vueltas a la jugada de Pedraza. Se borró del partido y eso le pasó factura ante un Villarreal con ganas de fiesta. Alcácer continuó con su show y asistió a Danjuma para el tercero. El Submarino llegaba con peligro y Escribá agitó el banquillo, sin suerte porque no hubo reacción. Alberto Moreno le puso la guinda a una noche redonda para el Villarreal y para Alcácer, que está de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *