Gago: «En el vestuario del Madrid, el más incómodo era yo»

Fernando Gago (Ciudadela, Argentina, 1986) dirige a Racing desde hace unas semanas. Es su segunda aventura en los banquillos, la primera en un grande. En sus espaldas hay una carrera dilatadísima.

¿Cómo se encuentra Fernando Gago?

Bien, bien, la verdad es que muy bien. Contento con esta nueva profesión, disfrutándola mucho.

¿Cuándo le hizo click en la cabeza el hecho de ser entrenador?

Desde chico… desde los 24 años empecé a tratar de entender un poco más el por qué de las cosas. Sumado a cuando tuve la primera lesión, ya me empezó a interesar porque no sabía si iba a volver a jugar.

¿Dónde cree que se vio al mejor Gago en Europa?

Tuve buenos momentos en el Madrid, en la Roma, en el Valencia. No me llevó a un momento especial. Creo que como todo jugador de fútbol, vas teniendo momentos y quizá el equipo acompaña. No me reprocho nada en mi carrera.

Usted más que nadie sufrió por el fútbol. ¿Es necesaria la psicología deportiva?

Es tratar de acompañar al jugador, que tenga todas las herramientas para poder rendir al máximo. Hay jugadores que van a creer, hay jugadores que no les gusta, hay jugadores que sí… como las personas.

¿Qué es lo que más recuerda de su etapa en el Madrid?

Fue un grupo de personas extraordinario, quizá el que estaba más incómodo era yo, porque los veía desde acá, veía jugadores de tanto nombre y me tocaba a mí estar ahí.

¿Y de la etapa en Roma con Luis Enrique?

Tengo una admiración muy grande por él. Me marcó como entrenador y como persona. Tengo esa admiración.

Hábleme de Lionel Messi.

Lo vi bien, lo vi feliz. La última vez que hablé con él lo sentí de esa manera. Estaba muy contento, yo creo que él se merecía ganar con Argentina más que nadie.

¿Se sintió el mejor socio de Leo en la selección?

No sé si fui uno de los mejores o no. Yo siempre dije que es difícil jugar con Leo, es difícil seguirle el ritmo, pero no desde lo físico, sino desde lo táctico.

Un jugador que salió de este club que ahora dirige es Rodrigo de Paul. ¿Cómo lo ve?

Ha tenido una gran progresión en lo futbolístico y desde la persona. Está en un momento maduro, donde se siente cómodo, donde se siente partícipe en la Selección y está en un equipo grande como el Atlético.

Tuvo varios de los mejores técnicos del mundo, ¿cómo define a cada uno? Basile…

Me puso de titular en Boca y me hizo debutar en la Selección. Le tengo un aprecio increíble como persona y me ayudó muchísimo.

Mourinho…

Ganador, un ganador.

Pellegrini…

Me dejó muchos conceptos de fútbol, un tipo muy capaz que analizaba muy bien todo lo que pasaba.

Luis Enrique…

Uno de los mejores.

Maradona…

El más grande, porque es Diego. Yo creo que a Diego dejas de analizarlo como entrenador porque es Diego.

Sabella…

Un profesor.

Heinze…

Uno de los mejores técnicos que tuve.

Capello...

Me ayudó muchísimo en lo que fue la adaptación mía a Europa. Es un técnico ganador y un tipo muy respetado.

Con la mente en el pleno

La combinación de resultados que se tiene que dar para que el Ajax no pase como primero de grupo es realmente difícil. Con el golaveraje ganado al Dortmund, sólo el Sporting de Portugal podría arrebatarle la plaza en el caso de que el Ajax pierda esta tarde, ganen esta noche a los alemanes y, en la última jornada, remonten el 1-5 de la ida.

Por lo tanto, la preocupación de Erik ten Hag para este duelo será la de mantener la increíble racha del club para que el ánimo no decaiga . En esta edición de la Champions League han ganado todos los partidos, recibiendo sólo dos goles y, en cambio, marcando catorce. Además, ya dejó claro en la rueda de prensa que no va a especular. «Vamos a ir con todo. Queremos ganar, tenemos que ganar. La última vez que di la oportunidad a otros jugadores no cumplimos, eso me dolió más que cualquier cosa«. Algo a tener en cuenta también será la situación con las tarjetas de Timber, el cual está apercibido de sanción y que podría forzar una amarilla para cumplir el castigo en la última jornada y pasar limpio a octavos de final.

Para este partido no estará Edson Álvarez, que él vio la tercera amarilla en la última jornada. La pregunta en el once es quién suplirá al mexicano acompañando a Gravenberch en el doble pivote. La opción que parece más lógica es la de Klaassen, aunque también podría adelantar a Blind al centro del campo para dar entrada a Tagliafico, relegado a un segundo plano esta temporada, en el lateral izquierdo. Otra posible solución a tener en cuenta con la clasificación ya certificada es la del debut del joven Kenneth Taylor en la Champions League.

Esta tarde, el Ajax estrenará en la Champions League (ya la ha vestido en la Eredivisie) la tercera equipación de esta temporada, la llamativa camiseta en honor a Bob Marley. Lo hará sin el símbolo de los tres pájaros (en referencia a la canción Three little birds, un himno no oficial para el club) porque la UEFA no se lo permite justificándolo con la norma que sólo permite mostrar logotipos del club o del patrocinador.

Aunque el Besiktas todavía no está eliminado matemáticamente (una victoria hoy le podría permitir llegar con opciones a la última jornada contra el Dortmund si estos últimos pierden en Lisboa) su técnico Yalcin es realista«Estas dos últimas jornadas son por el honor del club y los puntos UEFA para nuestro país. Cuanto más altas se establezcan las metas, mayores serán las decepciones. Nos metimos en un gran lío por las lesiones», explicó en la previa del partido.

A causa de estas repetidas lesiones no tendrá hoy disponible a Batshuayi desde el principio. Se ha recuperado de una lesión en el tendón de la corva, pero estuvo enfermo este fin de semana y su entrenador avisó de que quizá podría jugar la última media hora, pero no correrá ningún riesgo para asegurarse de tenerlo el próximo sábado para la visita del Giresunspor.

Ficha y posibles onces titulares

BESIKTAS: Ersin Destanoğlu; Rosier, Vida, Montero, Rıdvan Yılmaz; Hutchinson, Pjanić, Ghezzal, Alex Teixeira, Nkoudou; y Larin.

AJAX: Pasveer; Mazraoui, Timber, Lisandro Martínez, Blind; Klaassen, Gravenberch; Antony, Berghhuis, Tadic; y Haller.

ÁRBITRO: I. Peljto (Bosnia).

ESTADIO: Vodafone Park, Estambul.

HORA: 18:45 (MLC 2).

Duelo de gigantes en el Etihad

Leo Messi cogió el balón en el Parque de los Príncipes, arrancó hacia la portería de Ederson y su disparo con la zurda fue imparable. Así sentenció el PSG el partido de la ida, un 2-0 contra el camiseta Manchester City baratas, y así podría volver a suceder en la vuelta: «A veces él no sabe lo que va a pasar cuando tiene el balón, imagínate los demás. No puedo decirle nada a los jugadores sobre cómo defenderlo», explicó Pep Guardiola sobre Messi en la rueda de prensa previa al choque.

Aunque los ingleses y los franceses están a un paso de los octavos de final (al City le sirve un punto y al PSG le basta con igualar o superar el resultado que consiga el Brujas), la rivalidad entre ambos conjuntos añade un punto extra al duelo. En juego no sólo está la primera posición de grupo, sino también una revancha de la temporada pasada cuando los citizens se impusieron en las semifinales de la Champions League.

El Manchester City llega sin De Bruyne, aislado por dar positivo en COVID-19, pero con un Cancelo inconmensurable –siete asistencias esta temporada– y una clara adaptación al nuevo esquema sin delantero. En una posición donde alternan Foden, Grealish o Bernardo, otros como Gündogan lo tienen claro: «Algunos como yo tenemos la opción de llegar a más oportunidades de gol, por eso marqué tantos la temporada pasada. Cuando no hay un delantero en el campo, hay que seguir teniendo jugadores en el área».

Por si fuera poco, la previa del partido ha estado aderezada con los rumores en el banquillo parisino. Mauricio Pochettino es el principal candidato del Manchester United para reemplazar a Solskjaer, pero el técnico argentino todavía no da pistas: «Mi contrato es hasta 2023. Me queda esta temporada y una más. Y después estoy muy feliz en el PSG«. Aunque sin títulos en su historial ante la hipotética situación de hacerse cargo del club de Old Trafford, su compañero Guardiola lo defiende: «No hace falta ganar títulos para ser un gran entrenador».

En el apartado de altasDonnarumma y Kimpembe vuelven a estar disponibles tras perderse el partido del sábado ante el Nantes y también ha entrado en la lista Sergio Ramos, en los que serían sus primeros minutos en seis meses. Sólo son baja Draxler y Letellier.

Busquets caza a Xavi

Tras superar a Andrés Iniesta el pasado jueves ante Grecia, hoy Sergio Busquets ha cazado a Xavi Hernández. El actual capitán de la Selección disputa ante Suecia su partido 133 con la camiseta nacional y empata en el tercer puesto de internacionalidades con su excompañero y nuevo entrenador.

Busquets es un fijo con Luis Enrique, tanto que Grecia quiso darle descanso y no entró hasta la segunda parte para tenerle fresco para la ‘final’ de hoy contra Suecia. Fue titular en la final a cuatro de la Nations League y de los jugadores que más elogios se llevó. El capitán brilló con España mientras que con el Barcelona había ofrecido una imagen más pobre. Una de las claves es que muestra sentirse más a gusto con el juego de Luis Enrique, con un bloque más junto, que con el que planteaba Koeman, con el equipo más estirado en el campo y que le hacía sufrir a sus 33 años. Ahora Xavi Hernández se reencontrará con su excompañero, pero con una relación nueva: entrenador-jugador. Y con el objetivo de sacar un rendimiento al que está dando con España.

Desde que debutara con victoria el 1 de abril de 2009 ante Turquía, ha jugado 133 partidos en los que ha anotado dos goles (a Macedonia y Bielorrusia) y cuenta en su palmarés con el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012. Por ahora, a sus 33 años, sigue con la intención de seguir vistiendo la zamarra de La Roja. «Tengo la confianza del grupo y del entrenador. Aquí sigo y si tengo confianza seguiré unos partidos más. Yo solo intento ayudar a mis compañeros y estar lo mejor preparado posible, todo lo demás no depende de mí», aseguró el capitán de la Selección en rueda de prensa.

Ramos es el líder con 180 partidos

Sergio Ramos es el futbolista que más veces ha vestido la camiseta de la Selección española. Hasta en 180 ocasiones desde que debutase en marzo de 2005. Aunque el de Camas sigue en activo, las lesiones del último año han provocado que se caiga de las últimas listas de Luis Enrique. Salvo que el actual defensa del PSG recupere su máximo nivel y vuelva a la Selección, Busquets tiene más cerca a Casillas (167), segundo jugador que más ha jugado con España.

España 1 – Suecia 0: resultado, resumen y goles. Clasificación Mundial 2022

Es una gran noticia para nosotros. Falta bastante pero cada vez que haya convocatorias más nervios, más emoción. No hay que celebrar más de la cuenta. replica camiseta España tiene que estar en todos los mundiales. Creo que desde hace un tiempo cualquier partido es difícil. Todos estos equipos están trabajadísimos. No hay partido fácil y estamos muy contentos. Necesitábamos clasificarnos y ganar. Somos un gran grupo y nos merecemos estar en el Mundial. Seguramente habrá alguna gran selección que opta a ganar el Mundial y se quedará fuera. Es díficil ir a jugar a sitios donde hemos ido a jugar. Vamos a estar contentos porque estaremos allí. Hay que trabajar mucho en el club para tener esa oportunidad. Hemos sufrido todos juntos. Cuando esto pasa es muy difícil que perdamos»

Rrahmani frena a Grecia

Sin billetes para Qatar se midieron camiseta Grecia 2022 y Kosovo en el Toumba Stadium.  Los visitantes rascaron un punto intrascendentes gracias a un tanto de Rrahmani, quien falló en el gol de Masouras para Grecia en el primer tiempo. Kosovo, que fue de más a menos, tuvo opciones de remontar en los últimos minutos.

Los kosovares salieron valientes en la primera parte, pero el peligro llevó la firma de Grecia. Los discípulos de Van’t Schip dieron un primer aviso a sus invitados tras un disparo de Bouchalakis que estrelló en el larguero . El terror aumentó tras otro misil de Tsimikas en un libre directo, pero Rashica quiso dar aire a los suyos y quitar el aliento a los pocos espectadores que poblaban las gradas. El 7 de Kosovo recibió un balón de espaldas entre la defensa Griega, controló, se giró y armó un disparo que se pasó rozando el larguero de la portería defendida por Vlachodimos. De los pocos sustos que vivió durante la primera parte.

En los últimos compases del primer tiempo llegó el premio para los griegos. La sociedad Douvikas-Masouras dio sus frutos. El primero realizó un centro para que el delantero del Olympiakos, al ganar la posición a Rrahmant, mandase el balón al fondo de la red. Tras el paso por vestuarios, trató de mostrar más los dientes, dando más espacios para que Douvikas recorriera la banda en busca de Masouras, que perdonó el segundo al principio del segundo tiempo. Grecia se fue acomodando con el resultado y de un descuido llegó el empate. Un centro de Zhergrova, que había sido uno de los cambios en el descanso en busca de un revulsivo, pilló a la zaga adelantándose y Rrahmant se coló para batir a Vlachodimos. Kosovo cogió confianza y fue creando más problemas a los anfitriones. El punto les sabía a poco. La remontada estuvo en manos de Vojvoda, cuyo remate se marchó rozando el palo. Un duelo intrascendente que acabó un intercambio de golpes para animar a la escasa centena de aficionados que visitaron el estadio.

Muniain chafa la fiesta del líder

En el minuto 92, cuando el derbi andaba finiquitado y orientado a ser una repetición de la final de Copa de abril, Remiro quiso erigirse en protagonista. Rompió el parentesco con la cita de La Cartuja al tragarse una falta de Muniain sencilla. La Real estaba con uno más, muy cómoda, con cinco defensas, manejando las teclas. Una falta absurda de Lobete inició el despropósito local. La sacó Iker y cuando parecía que sería un centro, la lanzó directa. Al meta txuri-urdin le dio por despejar de puños, pero el balón venía duro, seco y se le disparó hacia el larguero, con tan mala suerte de que se le coló en la meta. Fin de un partido muy táctico, feo como la lluviosa noche. La Real recupera el liderato en solitario, pero se quedó con un palmo de narices. Quedó absolutamente desolado el portero, un ex del Athletic para más aflicción. Su motivación era enorme y resulta que resucitó al equipo al que dio un sonoro portazo años atrás. El curso pasado, también en Anoeta, se llegó a ese mismo empate a uno con cantada final de Simón. Otra caprichosa coincidencia.

Pero si no llega a ocurrir ese accidente, el paralelismo habría sido con la final copera aplazada durante un año. En la noche ‘invernal’ de Donostia, Anoeta admitió su primer gol a un visitante este año de la manera más dramática. Ese candado se ha roto, pero la cima en LaLiga es suya. Todo era perfecto para los txuri-urdin hasta que llegó el desvarío de Remiro, en una de esas veladas a la vieja usanza: mucho choque, lluvia torrencial, polémica y un público entregado.

El Athletic quería resolver una vieja factura, la de abril, la primera de las dos raciones que tuvo en La Cartuja, y lo logró a medias. Era aparentemente el mismo guion, un derbi parejo, muy trabado y el detalle mínimo de un penalti que parecía decantarlo. Con el mismo protagonista que en Sevilla: Íñigo Martínez. Fue en el minuto 56, un balón colgado desde la derecha por Januzaj. Sorloth, un gigante que asusta con su pisada, trató de controlarla y perdió la referencia el balón. Merino, listo como pocos y tan racial que parece que va con armadura y lanza sobre el campo, cazó el cuero para ponerse cara a cara con Simón. Le entró por detrás Martínez y le hizo un penalti como una catedral, pena máxima tan grande como el propio Sorloth. Lo lazó otro nórdico de la delantera realista, Isak. Le aguantó bien el portero, pero se la coló por el centro. Íñigo Martínez masticó la impotencia durante minutos, pero lo peor vino más adelante, con un manotazo leve a Isak que le deparó la segunda amarilla y el desfile entre la bronca y carcajadas de casi 40.000 aficionados. Muy rigurosa la amonestación, y más viendo la fogosidad de Merino en un patadón a Sancet. Lo curioso es que un encuentro tan parejo lo decidieron dos ex: favor de Íñigo a la Real y cortesía de Remiro con Athletic.

Esa jugada parecía desnivelar un partido malo, sin ninguna continuidad, con muchas precauciones y respeto mutuo. Balenziaga se perdió el derbi al sufrir unos problemas estomacales en las horas previas. Marcelino se quedó sin laterales izquierdos. Íñigo Martínez, ayer abucheado como de costumbre en el Reale Arena, se perdió el partido ante el Espanyol por la misma razón. El Athletic se enchufó muy bien al inicio de ambos períodos. Por ejemplo, nada más sacar de medio campo, con un balón profundo para Williams, que no supo definir. Tal vez porque le hizo penalti Elustondo. Martínez Munuera (al que amedrentó Aperribay el año pasado bajando a vestuarios) estuvo muy casero. Tampoco acertó Raúl García en el cabezazo posterior. Los leones no presionaban alto y los pupilos de Imanol sí eran más agresivos, invitaban al rival a generar por dentro para luego pillarle a la espalda.

Las ocasiones llegaban de año en año. Una tuvo Isak en el minuto 19, que atajó abajo Simón. Ambientazo, afeado por el lanzamiento de botellas a Muniain antes de sacar un córner. Hacía años que no se veía algo así en LaLiga. La Real empezaba a encontrar facilidades para llegar a la frontal en un derbi tosco, sin el control de ninguno de los dos contendientes. Todos estaban encima de sus pares, y el que menos continuidad tenía era el cuadro visitante. La Real trataba de recuperar lo más alto posible para explotar la velocidad de sus balas nórdicas. Imanol cerró el grifo de Berenguer y Muniain. Y los laterales apenas tenían presencia en campo contrario. Faltaba madurar los ataques. Imanol retrasó la posición de Merino para amasar más juego. Raúl dispuso de la suya, y Berenguer, por arriba tras un gran centro de Williams, pero nada. El Athletic se puso más arriba cuando recibió el gol, y tiró de orgullo tras la expulsión de su líder defensivo. Supo nadar toda la noche a contracorriente, fue más fiel a sí mismo que el enemigo. La Real acabó con cinco para tener más fortaleza atrás. Todos estaban para desfilar, cuando Remiro premió el tesón de sus excompañeros. Y cayó el telón de un pulso intenso, táctico y enormemente igualado.

Las rachas de Elady y Valcarce, frente a frente

La 13º jornada se cierra con un interesante Tenerife-Burgos. Se trata de dos equipos que llegan dulces al duelo por su última victoria e intentarán seguir progresando en la clasificación: los tinerfeños para mantenerse en la zona de playoff y los burgaleses para acomodarse lejos de la zona peligrosa.

La jornada pasada, los blanquiazules se repusieron ante la adversidad en Leganés (con polémico gol en contra) y sumaron tres puntos de prestigio gracias a Elady, su hombre más en forma, mientras que el conjunto blanquinegro llega tras dar un golpe sobre la mesa derrotando al poderoso Huesca (y antes al Real Oviedo) por 3-1 con dos tantos de Pablo Valcarce. Ambos goleadores se verán frente a frente.

En plena época de rotaciones, Luis Miguel Ramis tiene previsto seguir con su idea para evitar acumulación de cansancio en las piernas de sus jugadores. Salvo en la portería, ha movido a casi todos. Para este duelo, por ejemplo, recupera a Michel Herrero y Mollejo y ambos aparecen como candidatos a ser titulares.

También es más que probable que Enric Gallego esté en la convocatoria tras superar su esguince de tobillo, aunque no parece que salga de inicio. La idea es no arriesgar y más teniendo a Elady Zorrilla en forma y siendo determinante. Así, se espera recuperar la fortaleza de un Heliodoro que por el momento no está siendo tan invencible.

Los pupilos de Calero, por su parte, han ganado en seguridad y confianza con los últimos resultados. El técnico madrileño ha anunciado rotaciones en el once titular, teniendo en cuenta los tres encuentros que debe disputar en una semana y, además, tiene a toda la plantilla disponible. Últimamente venía utilizando un sistema con tres centrales y dos carrileros que puede variar en esta oportunidad.

Los cambios en las alineaciones son una tónica habitual del míster y más en esta semana con compromisos tan exigentes. La mejor versión del equipo castellano se ha visto con una defensa sólida y la búsqueda de contras que hagan daño al rival. El equipo burgalés se presenta en el estadio tinerfeño como un equipo modesto, pero con argumentos para poder dar la sorpresa.

Las diez esperanzas del Leganés

Mehdi Nafti, nuevo entrenador del Leganés, tiene por delante un reto que no es nada sencillo. Pese a gozar de una plantilla llamada a principios de curso al reto de subir de categoría, ahora los pepineros aspiran a mantenerse en Segunda. Viendo las estadísticas de la última década, el asunto es complejo, pero no imposible: diez de los 17 equipos que en ese periodo sumaban 10 puntos (los mismos que suma el Leganés ahora mismo) o menos a estas alturas del campeonato lograron salvarse. Supone un alto porcentaje del 58%. Los otros siete acabaron bajando.

Dos son los ejemplos más cercanos. El curso pasado, Zaragoza (diez puntos) y Alcorcón (ocho puntos) ocupaban el último y antepenúltimo puesto de la clasificación. Los dos consiguieron salvarse y hacerlo con cierta holgura tras acabar con 50 y 48 puntos respectivamente el campeonato. La marca de los 50 puntos son las que se han fijado ahora en el Leganés. En el lado negativo de esa temporada, Albacete (también diez puntos) y Castellón (once) acabaron en Primera RFEF pese a tener los mismos o más puntos de los que ahora suma el Leganés.

Salvados con menos puntos que el Leganés

Más complicado lo tuvieron en su momento el Extremadura (9 puntos en la 2018-2019), Albacete (8 puntos en la 2014-2015), Hércules (8 puntos en la 2012-2013) y Huesca (7 puntos en la 2011-2012), los tres únicos equipos de este periodo, de la última década, que llegaron a la jornada 13 con menos puntos de los que ahora suma el Leganés y que acabaron salvando la categoría. Ellos son también referencia para Nafti y los suyos.

Los otros cuatro equipos que lograron salvarse con diez o menos puntos a estas alturas de campeonato en esta década fueron Córdoba (10 puntos en la 2017-2018), Nàstic (10 puntos en la 2016-2017), Mirandés (10 puntos en la 2012-2011) y Nàstic de nuevo (10 puntos en la 2011-2012).

Los que no lo lograron, además del mencionado Albacete del curso pasado, fueron Nàstic (9 puntos en la 2018-2019), Sevilla Atlético (7 puntos en la 2017-2018), Real Madrid Castilla (7 puntos en la 2013-2014) y Cartagena (9 puntos en la 2011-2012). El equipo que falta, el Guadalajara, sumaba 9 puntos a estas alturas en campeonato en 2012 y acabó fuera de los puestos de descenso, pero bajó por motivos administrativos.

La botella medio vacía

En el lado negativo de la balanza, de los 40 equipos que descendieron en esta última década, 14 (el 35%) lo hizo teniendo más puntos incluso de los que suma ahora el Leganés. Un dato, éste último, que en Butarque tienen en cuenta, pero que esperan desterrar a final de un campeonato que se ha torcido mucho más de lo esperado. En Nafti y su capacidad para agitar el equipo se confía para cambiar esta tendencia negativa.