El City barre al Gladbach sin despeinarse

Fue demasiado City para el Gladbach. El líder de la Premier se impuso merecidamente por 0-2 al Borussia en la ida de octavos de final de la Champions y, de esta manera, prolongó una racha de victorias que comienza a dar verdadero miedo. Fue el decimonoveno triunfo consecutivo para el conjunto dirigido por Pep Guardiola que, además de tener más que encarrilada la Premier, vuelve a presentar su candidatura a la tan ansiada orejona. Ya tiene pie y medio en cuartos.

El Gladbach salió a minimizar daños desde el inicio. Intentó juntar líneas atrás para achicar espacios ante la capacidad combinativa del City, pero fue cometer el primer fallo y pagarlo caro. Un error en la salida de balón de Kramer terminó en las botas de Cancelo, que colocó el cuero en la cabeza de Bernardo Silva para que su compatriota portugués pusiera por delante a los ingleses. Muy merecido tras el monólogo inglés en la primera mitad.

Si el Gladbach lograba cruzar la divisoria fue por el ímpetu de Lainer en el carril diestro, eso sí, no encontró apoyo por parte de sus compañeros en ataque. Los de Rose lograron liberarse de la presión con más frecuencia en el segundo período y un remate de escorpión de Plea salió rozando el palo. Fue la única clara para el Gladbach, que provocó que los mancunianos subieran una marcha más y Jesús anotara el segundo a pase de Silva en otro desajuste en la zaga alemana.


Guardiola: «Cuando veo cómo jugó el Bayern en Roma no creo que seamos favoritos»

El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, se mostró satisfecho por la victoria por 0-2 de este miércoles en la ida de octavos de la Liga de Campeones ante el Borussia Mönchengladbach, en lo que fue el decimonoveno triunfo seguido, que les concede un favoritismo para el título que no terminar de ver el catalán.

«Cuando veo cómo jugó el Bayern el martes, no lo creo (ser favoritos). Es un gran desafío recuperar a los jugadores y asegurarse de que estén en las mejores condiciones posibles, pero si la gente quiere decir que somos favoritos, está bien, lo aceptaremos«, señaló Guardiola a ‘BT Sports’ tras el partido.

El de Santpedor consideró «bueno» el rendimiento ofrecido por su equipo en un partido de ida que «siempre es más difícil», pero advirtió que deben ser «más fríos» en sus ocasiones. «El uno contra uno de Gabriel Jesus contra con el portero con 0-1…. En esta competición tienes que ser perfecto para asegurarte de que pasas», advirtió. Finalmente, Guardiola alabó a Bernardo Silva, un jugador «muy inteligente». «Necesitamos centrocampistas ofensivos para atacar el área y él lo hizo. Tiene que mejorar en ocasiones y tomar riesgos en algunas posiciones, pero es muy inteligente. Nos da algo especial y tiene un buen físico», remarcó. – EUROPA PRESS

Marco Rose: «Hemos jugado con un equipo terriblemente bueno»

El entrenador del Borussia Moenchengladbach, Marco Rose, reconoció la superioridad del Manchester City en su victoria por 0-2 de este miércoles en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y apuntó que «es muy difícil de detener» cuando está a su mejor nivel. «Nos hemos enfrentado a un equipo terriblemente bueno contra que el tuvimos que luchar, pero en ese estado de forma, el Manchester City es muy difícil de detener», comentó Marco Rose a ‘DAZN’ tras el encuentro.

El técnico germano cree que «apenas» pudieron llegar a las inmediaciones del área ‘citizen’, «especialmente en la primera mitad». «Defendimos relativamente bien, pero es muy difícil cuando te siguen atacando con todo«, admitió. «Ahora tenemos que estar juntos. Mis chicos pusieron mucho de sí mismos en el partido de esta noche. Tenemos que mantener la cabeza alta, ser fieles a nosotros mismos y llevar el juego para el partido de vuelta», sentenció Rose.

Ferreyra: «Iba caminando por Donetsk y parecía que estaba jugando al ‘Call of Duty'»

¿Cómo fueron sus inicios en Argentina?

“Empecé jugando en Banfield. Llegué a debutar en Primera con 17 años, estando como técnico Jorge Burruchaga. Estuve allí de 2008 a 2012 y luego me fui a Vélez Sarsfield, donde viví un año increíble. A los seis meses de llegar salimos campeones y me lo pasé muy bien. Después, al año siguiente ya me vendieron al Shakhtar Donetsk”.

¿La formación de las categorías inferiores es muy diferente en su país?

“No sé cómo trabajan ahora, pero yo lo pasé muy bien. Empecé jugando con ocho o nueve años y ya me conocía todo el mundo. Tuve una infancia muy buena en el club. Después, técnica y tácticamente quizás ahora haya mejorado. Aquí todos los niños empiezan a trabajar pase y recepción, a orientar el cuerpo y todas esas cosas que allí no se trabajaban tanto”.

¿Cómo llevó la fama siendo un adolescente?

“Es raro. Uno no se lo podía creer y más de un día para otro, como fue mi caso. Yo estaba yendo al colegio y un día me llaman para entrenar con el primer equipo y al acabar el entrenamiento me dicen que voy a ir concentrado. Entré veinte minutos, no lo hice mal y seguí jugando, marqué y ya me quedé en el primer equipo. Me cambió la vida porque aún por encima vivía en el centro, donde estaban todos los hinchas de Banfield. Salía a la calle y todos me reconocían y me pedían fotos. No me lo podía creer”.

¿Se agrandó su ego a esa edad?

“Siempre traté de tener los pies sobre la tierra y mi familia me lo hizo saber. En algún momento hasta pasé a tener demasiado humildad. A veces es bueno creérselo en el buen sentido y que eso te aporte a la hora de jugar. Después está creerse superior al ir por la calle y pensar que por ser jugador de fútbol ya puedes hacer o decir lo que quieres y te van a decir que sí a todo. Eso pasa si juegas bien, en el momento que las cosas vayan mal, toda la mierda que hiciste te va a ir en contra. Pasa en el fútbol y en la vida, en general. Hoy en día está todo mucho más exagerado con las redes sociales. Se está jugando un partido y si no marcas, te están puteando, pero si marcas, te está alabando la misma persona que te estaba puteando hace cinco minutos”.

Su salto a Europa fue a Ucrania. ¿Por qué tomó esa decisión?

“Había hecho un buen año en Vélez y me reuní con un agente del Shakhtar. Ese año estaban jugando en Champions, tenía un grandísimo equipo y no lo dudé mucho. Fue muy raro para mí desde el primer día porque era todo diferente. El idioma, la cultura, la comida… No lo pasé muy bien el primer año, pero tampoco ayudó mi personalidad, que es muy cerrada. El equipo estaba lleno de brasileños que me querían ayudar, pero yo era muy cerrado y eso jugó en mi contra”.

¿Cómo es vivir en un país en guerra?

“En Donetsk viví antes de que estallara la guerra, después me fui a Kiev. Yo no entendía nada, sabía que pasaban cosas, pero no entendía el idioma y no sabía lo que decían las noticias. En el club tampoco nos decían nada, pero después ibas por la ciudad y veías situaciones que ya no me parecían normales. Yo iba a entrenar a las afueras de Donetsk y siempre estaba la policía ucraniana, hasta que de repente no estaba más la policía ucraniana y había gente con la cabeza tapada y con metralletas. Yo dije ¿esto qué es? Pasaba por ahí, nos pedían documentos y yo sólo les decía: ‘Shakhtar, Shakhtar’, para que me dejaran pasar. Estuvimos así hasta que acabó el campeonato y cuando nos fuimos, ya explotó todo”.

¿Vivió situaciones de miedo?

“Había muchas manifestaciones me acuerdo. Los edificios del gobierno estaban todos tomados, estaban atrincherados con alambres, con gomas… Aquello parecía el Call of Duty. Uno iba por la calle y parecía que estábamos jugando al Call of Duty. En algún momento me asusté, pero siempre me decían que no pasaba nada. Cuando nos fuimos, a las pocas semanas explotó todo”.

Usted y los brasileños incluso se negaron a volver.

“Sí, estábamos haciendo la pretemporada en Francia o Suiza y después de un partido amistoso teníamos que regresar a Ucrania para jugar. Justo ese día habían tirado un avión comercial en Donetsk, en el que habían fallecido todas las personas que viajaban. En ese momento, estábamos asustados y decidimos no viajar a Kiev. Yo estuve dos semanas en Frankfurt hasta que se arregló mi salida a Newcastle”.

Su paso por la Premier no fue nada satisfactoria.

“Fue un año para olvidar. Había llegado mal del Shakhtar, porque como me quería ir no entrené como debiera. Fue algo que me sirvió de experiencia, más allá de no estar a gusto, hay que estar siempre preparado. Cuando fui al Newcastle tardé en adaptarme y luego tuve un problema en la espalda que me dejó varios meses sin jugar”.

El siguiente salto fue al Benfica, donde emergía un tal Joao Felix.

“Me acuerdo que llegué y me hablaban de un chico de 18 años que jugaba bien. Yo lo vi y parecía un nene, pero en los entrenamientos ya se le veía la calidad que tenía. Además, le daba igual jugar con el filial que con el primer equipo del Benfica. Ese chico no tiene techo, puede llegar a donde se proponga. Algún día puede llegar a ganar el Balón de Oro tranquilamente. Lo tiene todo, calidad y mentalmente es muy fuerte”

Durante su etapa en el Benfica realizó un intervalo en el Espanyol, del que no guarda gratos recuerdos.

“A nivel futbolístico la verdad que no. Borja Iglesias lo estaba haciendo muy bien y además me rompí el isquiotibial y estuve cinco semanas parado. Al siguiente año, empecé bien la pretemporada, estaba cogiendo confianza, había marcado varios goles en la previa de la Europa League y también en LaLiga, pero otra vez me rompo el isquiotibial, esta vez el otro, y cuando vuelvo ya habían cambiado de técnico. Ahí empezó la debacle del equipo y también la mía personal. Cuando llega Abelardo, ya sabía que no me tenía muy en cuenta. Era consciente que no estaba a mi mejor nivel. El descenso fue muy feo”.

Y finalmente, el Celta. ¿Cómo se gestó ese fichaje?

“Se acercó algún allegado del Chacho para decirme que me quería y yo le dije que sí. En el Benfica no estaba jugando casi nada, sabía que se había acabado mi etapa allí y se solucionó todo muy rápido?

¿Por qué firmó sólo hasta final de temporada?

“Ellos me dijeron que quieren ver primero cómo estoy. La realidad es que vengo de dos temporadas malas y que me hagan un contrato largo no era lógico, yo lo sabía. Me ofrecieron estos seis meses y después ya se verá según mi rendimiento”.

Empezó con buen pie, con gol en el Metropolitano.

“Sí, pude empujar ese gol para sacar un empate, pero ahora hay que demostrar que me puedo quedar mucho tiempo aquí. Físicamente me encuentro bien, pero soy consciente de que me falta ritmo. Contra el Valencia sentí que me costó, sobre todo en la parte física y de timing. Sabía que venía en estas condiciones y tengo que aprovechar los minutos que me toquen”.

¿Le da tranquilidad el hecho de saber que Coudet confía en usted?

“Sí, vengo de un año entero con dos entrenadores que no me tenían en cuenta y la autoestima se te baja porque no te sientes importante, no te sientes cómodo. Yo lo percibía y no me sentía bien. Aquí no estoy jugando, pero sé que puedo entrar en cualquier momento y ayudar al equipo. Es algo que me sube el autoestima y me va a ayudar a sentirme contento dentro de la cancha”.

¿Qué es lo que más le sorprendió en el Celta?

“Tiene jugadores de mucha calidad, hay jugadores de muy buen pie. Cuando estaba en el Espanyol no entendía que lucharan por el descenso. Luego está Aspas, que es un jugador top, para jugar en un equipo grande. Tiene una visión de juego que sale de la media, es diferente”.

Otro jugador de buen pie que estuvo a punto de venir es Cervi, ¿ya le ha convencido para que esté aquí en verano?

“Traté de no hablarle mucho porque sé que estuvo cerca de venir aquí, pero ahora está en Benfica y como amigo quiero que le vaya bien. Si no le va bien, quizás tenga ganas de salir y puede venir. El fútbol es así, no le tenían en cuenta, no estaba jugando, pero le tocó salir en dos o tres partidos por las bajas, fue el mejor del equipo y no lo dejaron salir”.

Reservas con Odegaard: «Se le ha dado el lujo de jugar ahí…»

El fichaje de Martin Odegaard es una fuente constante de comentarios, tanto positivos como negativos, en el Arsenal. Nadie duda de la calidad del noruego, pero su coincidencia posicional con Emile Smith Rowe crea cierta controversia. Arteta, que está encantado con Martin, está tratando de hacerlos encajar, como se pudo observar en el choque ante el Benfica de la Europa League. Los Gunners empataron (1-1) gracias a un tanto de Bukayo Saka, con el de Drammen ocupando la posición de diez y Smith Rowe desplazado a la banda izquierda. Los tres jóvenes conformaron la línea de mediapuntas por detrás de Aubameyang.

Sin embargo, Martin Keown, leyenda del club, no tiene del todo claro que arrebatar la batuta a Smith Rowe sea lo más adecuado, pues el canterano había sido de las notas más destacadas de la temporada. «Gran parte de los problemas en el Arsenal es encontrar ese jugador que va por libre. Ha sido Smith Rowe en los últimos tiempos, pero a Odegaard se la ha dado el lujo de jugar ahí (…). Las reservas que tengo son que Smith Rowe lo ha hecho especialmente bien en esa posición», dijo a ‘BT Sports’.

Además, la falta de minutos en el Madrid es otra fuente de preocupación para el excentral: «Todavía lo estamos esperando. Creo que hay un buen jugador ahí, pero no ha jugado demasiado con el Real Madrid, quizá siete u ocho partidos esta temporada, puede que esté un poco corto de físico». Eso sí, no quiso poner en duda sus capacidades: «Si no le das el balón no puedes ver de lo que es capaz, pero hubo momentos en los que tuvo el esférico y conectó buenos pases. Lo hace muy bien de cara a portería, es un jugador que quieren probar y construir alrededor suyo».

Posible encaje posicional

Aunque Keown quiso buscarle una explicación a la alineación puesta en juego por Arteta: «Ahora, puede que (Arteta) no sintiera que estaba sacando el suficiente jugo a Pépé defensivamente, por eso ha colocado a Smith Rowe en esa posición. Ahora tienes a Saka y a Smith Rowe abiertos. Se mueven realmente bien, van muy bien hacia dentro, dan espacio para que los laterales lleguen hasta el fondo y saben cuándo deben presionar. Quizá, por ahora pierdan un poco hasta que Odegaard esté preparado para igualarles en velocidad, pero hubo destellos de buen juego».

Por último, dejó una reflexión posicional al analizar una jugada en la que Bellerín no le pasó el balón y comparó al noruego con Mesut Özil, ya historia pasada del club: «Aquí él tiene muchísimo espacio, ¿tiene algo que ver con estatus? Porque el equipo ha perdido a Özil, que era muy bueno en ese tipo de posición y la habría pedido. Este jugador tiene que hacer algo similar. En posición central, si recibe la pelota puede ser muy creativo. Quieres que coja el balón. Creo que por eso Arteta le quiere ahí, pero deben alimentarlo».

El Atlético se resiente de las bajas de Hermoso y Trippier

El Atlético está pasando por el momento de mayor fragilidad defensiva de la temporada. Cuatro jornadas consecutivas de Liga encajando, en las dos últimas por partida doble, y que ante el Celta costó que se escapase la victoria en el último minuto. El equipo rojiblanco solo había comenzado una vez con el marcador en contra en las primeras 16 jornadas en Liga, en el derbi contra el Real Madrid donde acabó cayendo por 2-0. Pero en estos cuatro últimos duelos ha tenido que remontar en tres, encajando los mismos goles que en toda la temporada anterior.

Ante Eibar (1-2) y Valencia con éxito (3-1), y frente al Celta sin el premio final por culpa del gol de Ferreyra. Una mala racha sobre la meta de Oblak que coincide con la ausencia de un Mario Hermoso que se había adaptado a la perfección a la zaga de tres centrales. Desplazado a la izquierda, era el jugador capaz de sacar el balón jugado y que mejor se desenvolvía para salir hacia su pierna natural y frenar las acometidas rivales. El madrileño fue baja en Ipurua por un esguince y se ha perdido los duelos contra Cádiz y Celta por coronavirus.

Ahora se mantiene a la espera de dar negativo en los próximos test para unirse al grupo y volver a participar con el equipo. En su ausencia, Felipe ha ocupado el perfil izquierdo de la defensa, pero no ha estado para nada acertado. A pierna cambiada sufre mucho saliendo de sitio, con metros a su espalda comete faltas innecesarias y ante el Celta tuvo que ser sustituido en el descanso para no acabar expulsado. En Cádiz el Cholo movió el puesto de Felipe con Giménez, pero el uruguayo, que sí está acostumbrado a jugar perfilado a la izquierda en una zaga de cuatro, tampoco está cómodo en la línea de tres tirado a ese lado.

Hermoso ha ido ganando protagonismo esta temporada hasta acabar siendo una pieza básica en este nuevo sistema, donde sin él pierde parte de su esencia cerrar con tres. Es el central más diferente de los cuatro, y el único zurdo. De su evolución dependerá que pueda estar en Granada. El que seguro que seguirá sin poder hacerlo es Trippier, que sigue tachando los días para volver a jugar. Sancionado hasta acabar febrero, la baja del inglés también ha abierto un boquete en la banda derecha. Simeone está haciendo probaturas para cubrirlo, situando ahí a Llorente, anteriormente a Carrasco, a Vrsaljko e incluso a Giménez. Pero el croata no está en buena forma y Llorente pierde muchas de sus características ahí, aunque siempre cumple.

Unos problemas globales en defensa que no se deben únicamente a las ausencias, pero donde las bajas están metiendo el dedo en la llaga. Si el excentral del Espanyol vuelve este fin de semana será una gran noticia para Simeone. El Cholo indicaba que «los números están para mirarlos y preocuparse. Nos están haciendo bastantes goles en estos últimos partidos, cuatro seguidos y tendremos que mejorar en una faceta importante del equipo que en estos momentos no está tan firme». Parte de recuperar esa solvencia puede llegar con el regreso de un Hermoso que empezó el curso con un papel secundario y se ha hecho con un hueco amoldado para él, donde se está lamentando su ausencia. Para volver a ver a Trippier habrá que esperar todavía unas semanas más.

Piqué: «El 85% de los árbitros son del Madrid, ¿cómo no les van a pitar a favor?»

Gerard Piqué ha concedido una entrevista al canal Post United y al youtuber DjMaRiiO, en la que ha tratado todos los temas futbolísticos de la actualidad. Como siempre, el central del Barcelona no ha tenido pelos en la lengua y ha desvelado su polémica opinión sobre los arbitrajes y los presuntos favores al Real Madrid. El jugador considera, según el testimonio que dio un colegiado ya retirado, que el 85% del cuerpo es aficionado al club blanco y que eso influye a la hora de pitar.

«Un exárbitro, que no recuerdo quién era, quizás Iturralde, decía que el 85% de los árbitros son del Madrid. Es una estadística que se dijo, lo puedes mirar. ¿Cómo no van a pitar a favor del Madrid? Inconscientemente, pero cómo no van a tirar más de un bando que del otro. Al final, si eres de un club… Respeto totalmente la profesionalidad de los árbitros. Sé que intentan hacer el mejor trabajo posible, pero cuando llega un momento de duda…», expuso Piqué en la entrevista.

El entrevistador también le preguntó sobre la marcha de Luis Suárez. Piqué no hizo una crítica directa, si bien todo apunta a que no comparte la decisión tomada: «No lo hice yo, eh. Yo no… Pregunta a quien lo dejó ir. No es culpa mía. ¿Si los jugadores mandamos? Quiero decir una respuesta lógica. Si alguna vez los jugadores hemos decidido es porque nos han preguntado, nos delegaban a nosotros. Muchas veces hemos respondido ‘eso es cosa vuestra’. Al final el jugador está para jugar al fútbol. Cuanta menos decisión tenga que tomar mucho mejor. Que se centre solo en jugar».

De nuevo, describió el trabajo de un presidente y una junta directiva consolidada y puso de ejemplo a su excompañero en la Selección, Sergio Ramos: «Cuando tienes una directiva fuerte y que quiere ir hacia un lado, los jugadores poco tienen que decir. Sergio con la renovación que está teniendo es un ejemplo de presidente fuerte que toma una decisión y va por un camino. A veces los jugadores no pintamos mucho. No he hablado con Ramos de su renovación. Con los del Madrid tengo una relación buena. Con Arbeloa tuve un rifirrafe en su momento por la rivalidad Barça-Madrid. Le deseo lo mejor en el futuro. Ahora está en el club trabajando y nuestra relación es correcta».

DjMaRiiO, reconocido aficionado del Real Madrid, admitió haberse puesto la elástica blaugrana por necesidad, cuando jugó un partido en el Camp Nou. Recibió de Piqué la equipación oficial del Barça esta temporada, algo que se tomó en broma, pese a que no prometió vestirla. Entonces, le preguntó al entrevistado si alguna vez la había elegido en el armario: «Nunca me he puesto la camiseta del Madrid. Tengo en casa porque las he intercambiado. Tengo de Cristiano, de Benzema, de Ramos. Hemos jugado muchos años… Si creyera que me la tengo que poner, me la pongo sin problemas, pero es superior a mí».

«El Madrid está acostumbrado a que le piten todo»

Sobre el partido de Copa contra el Granada: «Desde el inicio jugamos bastante bien. El marcador de 2-0 no reflejaba lo que estábamos viendo. Tuvimos varios palos, varias jugadas claras, y al final se hizo justicia. Son de esas victorias que hacen equipo».

Palabras de Di María: «Sorprendente que un jugador de otro equipo hable así, habrá que preguntárselo. Yo lo que veo y las sensaciones son muy buenas. Leo está más enchufado que nunca».

Onana, suspendido un año por dopaje: «Confundí un medicamento ilegal con una aspirina»

André Onana estará un año fuera de los terrenos de juego tanto con el Ajax como con su selección. El meta camerunés ha sido sancionado por dopaje por la UEFA después de que encontraran furosemida en su orina en un control fuera de competición el 30 de octubre del año pasado.

El Ajax, a través de un comunicado, ha dado la noticia y ha ofrecido más detalles de lo sucedido. Según el club, el portero la mañana del 30 de octubre de 2020 tenía malestar general y quería medicarse para aliviar las molestias. Sin saberlo, Onana se tomó un comprimido de Lasimac, un medicamento que le habían recetado a su esposa. Este medicamento contenía la citada furosemida, un diurético, que fue detectado a posteriori en la muestra de orina del portero tras un control antidopaje fuera de competición.

Onana ha manifestado su no intención de doparse u obtener algún beneficio de esta sustancia pero la Asociación Europea de Fútbol considera, según explica el Ajax, que el portero tiene deber de asegurarse en todo momento de que ninguna sustancia considerada dopaje ingrese al cuerpo. Esta sustancia, al ser un diurético, no es considerada como dopante al uso pero si está prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje, ya que puede ser usada para acelerar la eliminación a través de la orina de otras que se pudieran haber sido usadas previamente pro el deportista en cuestión para evitar dar positivo.

La furosemida está incluida en la lista de sustancias prohibidas para 2021 publicada por la AMA y que entró en vigor el 1 de enero de 2020. Esta está categorizada entre las que no se pueden usar ni compitiendo ni fuera de competición, momento en el que, según el Ajax, se le realizó el control a André Onana. Esta sustancia se usa habitualmente en medicina con la intención de ‘acelerar’ el funcionamiento de los riñones para que orinen con más frecuencia. En España, siempre se administra bajo prescripción médica.

El jugador emitió un comunicado minutos después de conocerse la sanción. «Quiero aclarar que todo ha sido fruto de un error humano al confundir un medicamento que contenía una sustancia prohibida por la WADA con una simple aspirina. Dicho  medicamento fue recetado a mi novia, y, por equivocación, la confundí con un medicamento para el resfriado porque los envoltorios eran casi idénticos, lo que lamento enormemente».

El Ajax y Onana recurrirán al TAS

Tanto Onana como el Ajax han anunciado que recurrirán al Tribunal de Arbitraje Deportivo. En su comunicado, el Ajax ha demostrado su apoyo al meta públicamente a través de Edwin Van der Sar, que salió a valorar el caso. «Renunciamos, de manera explícita, a cualquier medicamento que mejore el rendimiento y defendemos un deporte limpio. Este es un revés terrible para André y para nosotros como club. Es un gran portero, lo ha demostrado durante años y además, muy popular entre los aficionados. Esperábamos una suspensión más corta que estos doce meses ya que André no tenía intención ninguna de mejorar su rendimiento», aseguró el antiguo guardameta del club neerlandés.